11 graduación del Seminario Teológico Bautista ¨Luis Manuel González Peña¨: Pregunta 27 de 30: 27. ¿Por qué el Ministerio de Educación Superior no reconoce a la mayoría de los seminarios bíblicos y teológicos del país, a pesar de estar reconocidos por sus asociaciones, y por qué ni siquiera una de las universidades del país tiene una Facultad de Teología?

poster seminario Este jueves 19 de junio 8pm se realizará la 11 graduación del Seminario Teológico Bautista ¨Luis Manuel González Peña¨ de la Iglesia Bautista ¨La Trinidad¨ de la ciudad de Santa Clara, Cuba. En el horario de la mañana serán discutidas las dos últimas tesis … y en la noche la graduación.

Con los 25 estudiantes que se graduarán serán 333 el total de los graduados por este seminario. Es un honor para mi esposa Yoazxis Marcheco y para mí servir como profesores en este Seminario que el régimen no ve con buenos ojos como demuestra su negativa a reconocerlo como institución, independientemente de que ningún seminario teológico de la isla sea reconocido por el Ministerio de Educación Superior y las facultades de teología brillen por su ausencia en todas las universidades. En 30 preguntas () que llevamos en nuestro viaje a Washington invitados por Solidaridad Cristiana Mundial en septiembre del pasado año la número 27 refleja esta realidad.

Por la existencia de este seminario en particular se mantuvo congelada la cuenta bancaria de 27000 dolares de la iglesia bautista que le fundó y que le acoge. Fue la sanción que la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba impuso pues el actual rector Rev. Homero Carbonell no es bien visto por estas autoridades políticas que además censura nuestra presencia en el profesorado.

Este Seminario coauspició el primer foro del Instituto Patmos el 28 de febrero de 2013 dedicado. Contra viento y marea llega su oncena graduación, para gloria de Dios y para extensión del evangelio del Reino en Cuba.

Patmos: entre Resurrección y Pentecostés

Slide12Aunque cada día constituye una aventura espiritual, para muchos cristianos las fechas litúrgicas se convierten en acicates de la fe. Vivirlas en el contexto cubano no deja de serlo, por el contrario, a veces llega a vivirse lo mismo que se representa. El Instituto Patmos, ya con año y medio de existencia, trabajando fundamentalmente en el centro de Cuba, pero sin fronteras en su horizonte, es una prueba de ello.

Quienes compartimos juntos aquel Ágape para celebrar la Resurrección de Jesús, el inolvidable domingo 20 de abril, todavía saboreamos tanto la comida espiritual como la de los exquisitos platos preparados por los trabajadores de «Mi Campamento» que utilizaron como principal ingrediente el amor. Quien fuera la fundadora del sitio, la misionera Helen Black, una de las inspiraciones de nuestro proyecto, parecía estar todavía presente entre nosotros, cosechando una pequeña muestra de la inmensa cosecha para la cual sembró. El triunfo de Jesús sobre la muerte fue el tema de los conferencistas para los tres grupos de edades que se organizaron: las maestras de niños Aidita, Adalis y Lilibet; el pastor para los adolescentes y el profesor Raulín para los jóvenes y adultos en una insuperable conferencia magistral. Luego el sermón, los cantos, las poesías, décimas y testimonios; antes de la comida fraternal, muestra material del amor que nos une y de lo que significa compartir los hermanos juntos y en armonía. La Resurrección de Jesús no solo fue vista como una epopeya gloriosa del pasado sino como un incentivo no solo para derrotar la muerte postrera sino las tantas maneras de morir del día a día. Cuando regresamos aquella tarde a nuestras casas quien podía dudar que aquel día cada uno de los participantes no había también resucitado a una nueva manera de vivir, quién no podía exclamar al estilo de Jeremías en medio de las Lamentaciones: «No obstante, aún me atrevo a tener esperanza».

Alimentados con el fervor de la Resurrección nos lanzamos a vivir desde el siguiente día con mayores fe y valor para enfrentar las vicisitudes del cada día, y serían interminables los testimonios de toda índole, aunque hayamos tenido también nuestros judas y traidores entre café amargo y Café Amargo. Pero por si a alguien se le estaba agotando el combustible llegó con fuerza arrolladora el Pentecostés. Y para tamaña ocasión Patmos se buscó un salmista hasta con el nombre de David. La onda expansiva cubrió esta vez desde la ciudad de Santa Clara hasta el poblado avileño de Florencia, dejando huellas especiales, además de los dos puntos limítrofes, en Chambas, Taguayabón y Rosalía.

Hubo muchas expectativas tanto desde el Bien como desde el Mal. Aunque por supuesto cuando se trata de confiar en Dios el Bien siempre termina triunfando. Eso ya lo habíamos aprendido con la Resurrección. La primera jornada del viernes víspera de Pentecostés todo se inició con un zarpazo: el averno envió secuaces suyos que secuestraron violentamente tanto al salmista como a los organizadores de Patmos. Fue el pago a la buena voluntad de los coordinadores que durante semanas estuvimos tocando respetuosamente la puerta de instituciones culturales como: el Mejunje, el Museo de Artes Decorativas, el cine Camilo Cienfuegos, la sede de la AHS o la Casa de la Cultura de Santa Clara, que al principio mostraban disposición de recibir a David pero que luego de «consultar» se lamentaban de que no era posible. Pero esa misma fuerza bruta de los secuestradores, el Espíritu Santo, poder vivo y personal, la convirtió en una ola que utilizamos para lanzarnos aún más allá de las expectativas humanas que Dios se encargó de rebasar con creces. Nos sobrepusimos a la violencia con que se nos intentó disuadir y aunque hubo amenazas a David al estilo de «si regresas te vamos a romper», nos reorganizamos y lo hicimos.

Del secuestro del viernes, al que poco queremos referirnos, pasamos a celebraciones inolvidables coauspiciadas por la Iglesia Episcopal San Juan Bautista, de Florencia, donde David realizó dos presentaciones (sábado en la noche y domingo en la mañana) coronadas con la experiencia mística del propio bautismo y primera comunión del salmista, oficiado por el Rev. Andrés Espinoza, acompañado de tres ministros más: episcopal, veterocatólico y bautista. Esa propia noche se cerró con broche de oro cuando el pentecostés se celebró con bombo y platillo y al concierto de David se unió la agrupación placeteña de rap ABeC. La juventud bautista celebraba también su Día Mundial de Oración. La festividad se ofreció desde el portal del templo de la Iglesia Bautista Eben Ezer de Taguayabón (donde mismo fuera fundado el Instituto Patmos el 2 de febrero de 2013 en el marco del 74 aniversario de la iglesia) y para todo el pueblo convertido en templo teniendo como techo el cielo. Aunque las fiestas fueron sublimes y el Espíritu Santo se movió como quiso en su pentecostés, no podemos olvidar que Él a la vez es tanto fuego como silbo apacible, y es que profundamente mística resultó también, y que para nada pasó desapercibida en el poblado de Chambas, nuestra visita a la tumba que guarda el cuerpo de nuestro hermano en la fe Harold Cepero, mientras se aguarda la Resurrección, y donde elevamos oraciones, clamando por claridad y justicia, tanto para él como para Oswaldo Payá; a la vez que agradecimos por sus dos vidas, tan breves como fructíferas en la tierra pero que ahora nos acompañan desde el cielo.

El Pentecostés fue tan intenso que no alcanzó con el domingo y se prolongó al lunes llevándonos todavía a la Cuba más profunda y rural, y en el batey de Rosalía, coauspiciados por la Iglesia Bautista Resurrección, David dio uno de sus conciertos más memorables. Allí declaré ante los participantes que las mismas instituciones culturales que hoy no tienen permitido recibir a cantantes como David porque no pueden acoger a un arte genuinamente libre, algún día se lo disputarán, pero nadie podrá olvidar que cuando no le recibieron, aquella iglesita humilde perdida en el corazón de Cuba tuvo el valor de abrirle sus puertas.

El martes creíamos sería el paréntesis para cerrar las jornadas pero resultó en final abierto ya que el encuentro informal de David, que duró toda la noche, en pleno parque principal de Santa Clara, con decenas de jóvenes insatisfechos, dejó el itinerario en pausa, y por tanto la gira queda inconclusa, en espera del concierto del cierre, que hará historia en Santa Clara, como la ha hecho Patmos en este deambular entre la Pascua de Resurrección y el Pentecostés, para seguir adelante y ofrecerle Cuba a Cristo como ofrenda.

PATMOS: Solicitud de investigación imparcial en relación a la muerte de Harold Cepero y Oswaldo Payá

Logo PATMOSCuba, mayo de 2014

 Señor presidente Raúl Castro Ruz, dignatarios y dirigentes gubernamentales y estatales: la Gracia, el Amor y la Paz que han entrado al mundo con la Encarnación y Resurrección del Hijo de Dios hagan morada en nuestros corazones para que podamos discernir, a cada paso, lo que es mejor para el futuro de la Patria.

Hermanos todos, nosotros, hijos de la Iglesia de Jesucristo, que afincados en Dios nos orientamos y hablamos desde el pueblo y para el pueblo, vemos con profunda tristeza como son muchas las fisuras que imposibilitan el amor entre los cubanos; llegando al punto en que ya no pensamos, tal y como han de hacerlo quienes, siendo familia, tienen un proyecto común para el futuro. Ya nos preocupamos muy poco en lo que es conveniente y lo que enriquece al otro, y en la mayoría de las ocasiones, nos tratamos con mucho recelo y animosa enemistad.

Y una de esas fisuras es la circunstancia fatal y dolorosa en la que murieron hace ya dos años nuestros hermanos: Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero. Desde entonces mucho se ha especulado y no han sido pocos los encendidos improperios proferidos desde uno y otro lado. Es hora de detener los espíritus que nos mueven a la ofensa puesto que nadie, sino Dios, es propietario de la verdad, camino infinito y no vulgar tenencia del hombre.

En el caso de la terrible pérdida de Oswaldo y Harold, la sensatez que nace de la sabiduría y la caballerosidad impide que sea borrada de un manotazo la inocencia de los dirigentes del gobierno cubano porque sin pruebas conclusivas nadie podrá ser declarado culpable. No hay intuición ni deseos que puedan fabricar la verdad; sin embargo, hay toda una familia cubana sumergida en el dolor y se ha levantado una campaña internacional que pone en entredicho la capacidad que tenemos para resolver imparcialmente casos como estos. Y esto afecta el prestigio de Cuba, esto nos concierne a todos.  

Nosotros que no tenemos más autoridad que la que nace del anhelo de servir a Dios en su Creatura, ni más interés que la verdad, sin parcialidades ni simpatías particulares, soñamos acabar con cualquier maledicencia, esclarecer los hechos, restaurar nuestro prestigio común; y que no sea más tenido el inocente por culpable y éste no continúe escondiéndose de la responsabilidad.

Hombres del Gobierno Cubano, sabemos que entenderán nuestras razones, por amor a Dios que es amistad invariable a toda la humanidad, les suplicamos humildemente que utilicen el poder político que poseen para que con la comparecencia de observadores internacionales sea reabierto el caso de la muerte de nuestros hermanos en la fe, en la humanidad y en la nacionalidad, Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero, albergando de conjunto la esperanza de que la reputación de toda nuestra patria sea restaurada puesto que de lejos parecemos todos calmados cómplices de un crimen.

Al solicitar esta investigación definitoria, tenemos total consideración de la importancia que tendrán los resultados que de esta se derivasen para dar comienzo a la reconciliación de los cubanos. Con estos propósitos y embargados de un sentimiento constructivo rogamos a Nuestro Señor Jesucristo por el éxito de esta petición.

Repaso a las Treinta Preguntas sobre Libertad Religiosa en Cuba: 28. ¿Por qué si afirma que las extrañas muertes de creyentes como Juan Wilfredo Soto García, Laura Pollán y Oswaldo Payá Sardiñas no constituyen ejecuciones extrajudiciales, como muchos afirman, se niega a permitir investigaciones imparciales que han sido solicitadas y que sólo confirmarían su inocencia?

Por Mario Félix Lleonart Barroso

Me emocionó conocer que justo ayer

Foto del MCL

Foto del MCL

cuando publiqué mi post acerca de la pregunta cinco de treinta que anarbolamos acerca de la supuesta libertad religiosa en Cuba, la relacionada precisamente con la visita de Benedicto XVI, el Papa Francisco recibía en audiencia privada, en su residencia en Santa Marta, a la familia Payá. Ya sabemos que Juan Pablo II se había encontrado con Oswaldo Payá, y que en la visita de aquel papa a Cuba en 1998 el líder del Movimiento Cristiano Liberación no fue excluido de la manera como lo fue en el propio año de su muerte, cuando unos meses antes del deceso, Benedicto XVI nos visitara. 

En su intercambio, la viuda Ofelia, y los huérfanos Oswaldo José, Rosa María y Reinaldo nos dieron a conocer que al Papa Francisco nada le es ajeno sobre Cuba. Gracias a esta noble familia por sentir la responsabilidad de representar a todas las familias cubanas justo cuando muchas iglesias, como las que pastoreo, entendiendo y sufriendo la crisis de las células de la sociedad, celebran la Jornada del Hogar, entre el segundo domingo de mayo, Día de las Madres, y el tercero de junio, Día de los Padres. Le contaron sobre el atentado a Oswaldo Payá y a Harold Cepero, pero palparon que él estaba al tanto.

¿Tendrá este importante encuentro repercusiones en la Iglesia Cubana? Internacionalmente, como sucede también respecto a la petición de liberación a Sonia Garro y a su esposo Ramón Alejandro Muñoz, la solidaridad crece. En el ámbito teológico ha sido noticia que personalidades como Desmond Tutu se han sumado a la petición de una investigación imparcial sobre las muertes en extrañas circunstancias de Harold y Oswaldo. Pero, ¿dentro de Cuba qué vamos a hacer?

Ojalá las repercusiones hacia dentro de la isla se hagan sentir pronto, de momento, me complace anunciar que el Instituto Patmos del Libro y el Saber Cristianos, del cual soy coordinador, inspirado en el gesto de Francisco al recibir a la familia Payá, da a conocer una carta abierta dirigida al General Raúl Castro y sus acólitos donde, desde dentro de Cuba, solicita también la investigación imparcial para este caso. La carta abierta, fruto de la redacción colectiva de varios religiosos, protestantes y católicos, colaboradores en este Instituto, todavía sin sede física, pero que se desenvuelve de manera especial en el centro de la isla, aunque ya sostiene contactos de oriente a occidente, se concretó hace apenas dos semanas y recaba firmas de profesantes pertenecientes a cualquier afiliación religiosa.

No cejaremos hasta conocer a fondo que sucedió aquel fatídico domingo con las vidas de nuestros hermanos Harold y Oswaldo. Gracias Francisco. Ahora también sabemos que contamos con usted y alienta saberlo.

DE NUEVO EN PATMOS

Logo PATMOSpor Mario Félix Lleonart

Tras casi cuatro meses ausente de mi isla prisión acá de nuevo abocado en la tarea de que pronto finalicen todos los exilios externos e internos de esta otra isla de Patmos que también es Cuba. Hoy 2 de febrero es el 75 aniversario de la Iglesia Bautista de Taguayabón y también el segundo del proyecto PATMOS. Estamos muy lejos de sentirnos satisfechos con lo realizado en el primer año de vida, conscientes que lo mejor está todavía por venir. Pero a quienes nos involucramos en los tres foros que tuvieron lugar en 2013 nos quedó un delicioso sabor que será imposible no volver a sentir en 2014.

El origen de la vida, el derecho a la vida, y la calidad de la vida fueron los temas que nos ocuparon el año fundacional. Como taller adoptamos y adaptamos ¨Incidencia de los cristianos en la Política¨ de Solidaridad Cristiana Mundial (CSW). En 2014 continuaremos compartiendo este taller por su ayuda al empoderamiento que necesitamos los creyentes en Cuba y sumaremos otros que nos parecen útiles en el rescate de valores, tan crucial para enfrentar el enorme daño antropológico que hemos sufrido los cubanos. Por supuesto, el constructivo espacio de los foros también tendrá lugar, y puede que también PATMOS incluya un nuevo espacio de conciertos que contribuyan a liberar las emociones y sentimientos presos de tantos cubanos amordazados. 

Aunque la celebración de los aniversarios que se tenían previstos han debido ser modificados, por causa de la prisión domiciliar que extrajudicialmente sufrí por casi una semana que impidió realizar las gestiones necesarias PATMOS y la iglesia hoy estarán de fiesta. Y conociendo a Dios como le conozco sé que Él nos asombrará yéndose como siempre se va por encima de nuestras expectativas. Y estaremos contando esta semana como celebramos por fin estos aniversarios, pero mejor aún: narraremos todo el año como estaremos trabajando de la manera que Dios quiere para conseguir moldear a Cuba a Su forma, y no a la de hombres ¨que se creen dioses y se perderán.¨