Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (I)

Yo, el presbítero Mario Félix Lleonart Barroso, pastor de la iglesia Bautista Eben Ezer en el poblado de Taguayabón, Cuba, me veo en la penosa y extrema necesidad de condenar ante el mundo hasta donde llegan los descalabros de la manipulación y chantaje de la denominada Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba hacia mi persona, familia y ministerios; al menos para que estos no ocurran impunemente. Sin acceso a internet alguno en semanas anteriores pude publicar mi denuncia completa gracias al blog Religión en Revolución. Tras horas publicado el Granma respondió con el artículo de Dalia González Delgado: ¨¿Hay libertad religiosa en Cuba?¨ el día 30 de abril. Ahora publico cada denuncia por separado en diferentes post y con ello saludo a mi modo la VI Asamblea del CLAI en La Habana:

– Desde mediados de 2009 dicha Oficina acosa a los líderes de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental para que tomen medidas en contra de mi persona y ministerios. Estos líderes constantemente son llamados a dicha Oficina para recibir regaños y presiones por no interferir en mi ministerio pastoral, ni en las decisiones como iglesia autónoma que es la nuestra, pero asociada a dicha Convención Bautista, como es propio de la doctrina y práctica eclesial de nuestras iglesias en las que esta Oficina política del Comité Central intenta interferir a toda costa violando nuestro principio fundamental de separación Iglesia-Estado.

Loading Facebook Comments ...

Un pensamiento en “Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (I)

  1. Tengo algún conocimiento sobre las dificultades que viven los cristianos en la isla. Me pongo a disposición para hacer las gestiones necesarias desde el Parlamento Uruguayo para ayudar en esa lucha por libertad y respeto al ejercicio de la libertad de conciencia.
    Atentamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *