Continúan las restricciones a la cuenta bancaria 030000000028738 de la Iglesia Bautista La Trinidad, de Santa Clara, Cuba

En nuestras treinta preguntas formuladas hace ya casi dos años, en septiembre de 2013 http://cubanoconfesante.com/?p=733 , cuestionando las supuestas libertades religiosas de las que especula el régimen en Cuba, la número 19 preguntaba: ¿Por qué aprovechándose de poseer el monopolio de los bancos utiliza las cuentas bancarias de iglesias como medio de coacción contra ellas, de lo que resulta ilustrativo la inoperante cuenta en divisas de la Iglesia Bautista La Trinidad de la ciudad de Santa Clara a la que tampoco reconoce legalmente su Seminario Teológico Bautista Luis Manuel González Peña? Ante los diversos reclamos en favor de que la Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara, Cuba, pudiese utilizar su cuenta bancaria en divisas, incluida la denuncia mundial a través de informes de Solidaridad Cristiana Mundial, no ha sido ejecutada la amenaza de que se le abrogaría, y se encuentra operativa desde la celebración del Congreso del CLAI en 2013, cuando se le anunció activa por ocho meses que sin embargo se han extendido hasta la actualidad. Por supuesto, habría que agregar primero, el termino del pastorado de Homero Carbonell por jubilación el 31 de octubre de 2010, y luego su salida definitiva del país en agosto de 2014 y por ende su finalización como Rector del Seminario Teológico Bautista “Luis Manuel González Peña”, ya que resulta importante recordar que en el caso específico de las sanciones políticas a esta organización religiosa iban dirigidas especialmente a alcanzar tal resultado dada la mantenida posición de critica profética ejercida por él. A pesar de esto todavía no se ha concedido la legalidad al Seminario. No obstante, el problema de la cuenta bancaria 030000000028738 de la que figura la iglesia como cliente No. 287 del Banco Financiero Internacional (BFI) no se ha resuelto del todo. Esta congregación religiosa denuncia que solo se le permite operar su cuenta para propósitos probados de su reconstrucción en proceso. Para ningún otro motivo se le permite utilizar su dinero, a pesar de que cuando fue abierta en 1988 no se especificaron condiciones de este tipo. Este bloqueo, proveniente directamente como una orden de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba al BFI, pretende recordar a esta iglesia quien manda en Cuba, además de la amenaza latente de que vuelvan a congelarla, o incluso, a derogarla definitivamente. Por supuesto, nuestra pregunta diecinueve del total de treinta solo toma como ejemplo la situación de esta cuenta bancaria para reflejar el fenómeno mayor que constituye la obstrucción a la arena religiosa de parte de quienes detentan el poder político. Continúa siendo una mayúscula realidad que el monopolio de los bancos utiliza las cuentas bancarias de iglesias como medio de coacción contra ellas. Cabe preguntarse entonces cómo van a funcionar en tal limitado contexto las licencias otorgadas por el presidente Barack Obama a instituciones religiosas en USA para que colaboren con sus homologas en Cuba. Pero aun así estamos hablando de iglesias afortunadas que poseen el privilegio excepcional de poseer una cuenta bancaria en divisas y la pregunta veinte de las treinta que continúa esta temática abunda en violaciones aun mayores: de las millares iglesias en Cuba a las que se les abroga este simple derecho como evidente método de contención y violación adicional a las libertades religiosas.

Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (V)

– Los miembros de nuestra iglesia son víctimas de proceso constante de presiones, intimidaciones, chantajes, coacciones e incluso reclutamientos en medio de una guerra fría y psicológica cuyo objetivo final sería mi ansiada renuncia o revocación como pastor. Esto demuestra el doble rasero de este régimen cuyos agentes, en detención arbitraria que se me realizó el miércoles 12 de octubre de 2011, y en su afán de presionarme para que firmase un Acta de Advertencia, a lo cual por supuesto no accedí, me conminaban a que me concentrara en mi actividad pastoral y dejase a un lado mis preocupaciones sociales, cual si estas no fuesen dos caras de la misma moneda. Lo triste es que en la práctica son estos mismos agentes, amparados por la nunca mal ponderada Oficina política en La Habana, quienes dificultan y entorpecen todo lo que intento realizar en mi comunidad, en las bases.

Sigue leyendo

Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (IV)

– En diciembre de 2012 por presiones de esta Oficina la vicepresidente del Consejo de Iglesias de Cuba en Villa Clara me excluyó de los equipos de capellanía que fueron organizados en ese mes para visitar las principales prisiones en Villa Clara, a pesar de mi participación activa desde el principio en el curso que desde dos años antes se impartía para tales efectos. Contradictoriamente fueron incluidas personas no matriculadas en dicho curso pero que al parecer poseían una cualidad que yo no tengo: la de ser Personal Confiable para la Oficina.

Sigue leyendo

Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (III)

Desde 2007 mi esposa Yoaxis Marcheco y yo fungimos también como profesores adjuntos del Seminario Teológico Bautista «Luis Manuel González Peña» de la iglesia Bautista «La Trinidad» de la ciudad de Santa Clara. A esto también se opone la magnánima Oficina, y no solo lo ha dado a conocer verbalmente, sino que lo evidencia desde hace meses mediante la inoperatividad de la cuenta bancaria de esta como cliente No. 287 en el Banco Financiero Internacional (BFI). Se trata de la cuenta en divisas de alrededor de 27000 USD que permanecen inaccesibles bajo el No. de cuenta 030000000028738. Por supuesto, aquí las sanciones políticas también son compartidas con el Reverendo Homero Carbonell, rector de este Seminario, y quien por más de veinte años fuera pastor de dicha iglesia, y también contra su familia que comparte sus ministerios; históricamente ellos también han sido objeto de presiones que ya en su momento denunció el Rev. Homero al jubilarse el 31 de octubre de 2011 mediante su «Carta abierta a quienes aman a nuestro Señor Jesucristo». Ahora con la cercanía del Congreso del CLAI este mes en Cuba y en un enorme arranque de hipocresía de repente la cuenta se hace operable, parece ser una gracia por el CLAI, pero ya advirtieron que solo será operativa por ocho meses. ¿PUEDE ADMITIRSE TAMAÑO DESCARO?

Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (II)

En enero 2010 esta Oficina utilizó sus redes y voceros para interferir mi traslado como pastor de la iglesia en Taguayabón a la iglesia bautista en Bejucal, entonces provincia Habana, ahora Mayabeque. Según el vocero que utilizaron para comunicarse con el pastor Iván Elio García Muñoz quien me invitaba con el apoyo de esta congregación a ser su copastor: «En Taguayabón se le ha tolerado, pero no lo harán en Bejucal». Lo cual constituyó toda una amenaza e intimidación al libre ejercicio de la libertad religiosa a la iglesia bautista en Bejucal. Ante esta coacción yo mismo dirigí carta de agradecimiento a dicha iglesia por tenerme en cuenta pero respondí que ante las amenazas referidas yo rehusaba a su invitación para evitarles las presiones anunciadas.

Una oficina que sobra, y que nunca debió estar (I)

Yo, el presbítero Mario Félix Lleonart Barroso, pastor de la iglesia Bautista Eben Ezer en el poblado de Taguayabón, Cuba, me veo en la penosa y extrema necesidad de condenar ante el mundo hasta donde llegan los descalabros de la manipulación y chantaje de la denominada Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba hacia mi persona, familia y ministerios; al menos para que estos no ocurran impunemente. Sin acceso a internet alguno en semanas anteriores pude publicar mi denuncia completa gracias al blog Religión en Revolución. Tras horas publicado el Granma respondió con el artículo de Dalia González Delgado: ¨¿Hay libertad religiosa en Cuba?¨ el día 30 de abril. Ahora publico cada denuncia por separado en diferentes post y con ello saludo a mi modo la VI Asamblea del CLAI en La Habana:

Sigue leyendo