Mi experiencia en Coral Park: la iglesia-sinagoga

El templo de la Primera Iglesia Bautista de coral Park: ¨La Ballena¨

El templo de la Primera Iglesia Bautista de coral Park: ¨La Ballena¨

 

La Estrella de David de los vitrales

La Estrella de David de los vitrales

 

El anuncio de la calle con el nombre del Rev. Jorge Comesañas

El anuncio de la calle con el nombre del Rev. Jorge Comesañas

 

La calle con el nombre del pastor

La calle con el nombre del pastor

 

La iglesia-sinagoga por dentro

La iglesia-sinagoga por dentro

Fue mi domingo de descanso en USA (20 de julio), en este viaje que realizo, entre 9 de julio y 6 de agosto, liderando a una pequeña delegación que incluye a mi esposa e hijas y a cuatro hermanos más de nuestra iglesia en Cuba. Fue mi día de sentarme a recibir la Palabra. El domingo anterior la prediqué en la iglesia bautista ¨Estrella de Belén¨, Hialeah; y en apenas dos semanas que nos quedan de periplo me esperan para predicar al menos cuatro congregaciones más: ¨Jesus Worship Center ( www.iglesiadoral.org )¨ del Doral; la ¨First Hispanic Presbyterian Church¨ de Tampa, la ¨Casa Cristiana: JWC¨ de Kissimmee y la ¨Hispania Baptist Church¨ de Naples. Muy oportuno este domingo porque incluso, de tanto hablar en días anteriores llegué a quedar literalmente sin voz.

La Primera Iglesia Bautista de Coral Park es la congregación donde adoran hermanos entrañables y con gran amor por Cuba que hoy han querido dedicarnos su domingo e iglesia. La misma en que pastoreó el muy recordado Rev. Jorge Comesañas cuyo nombre no por gusto lleva una de las calles aledañas, quien tan tangible hizo a Cristo entre los más afligidos, y especialmente a quienes llegaban de su quebrantada isla buscando sanidad a sus heridas.   La congregación se compone mayoritariamente de cubanos y su equipo pastoral también, aunque su página web (coralpark.org) informa que sus miembros provienen de veinticinco naciones diferentes. Este domingo precisamente su actual pastor, Carlos Tellez, que muchos recuerdan como pastor en Santo Domingo y Madruga, en Cuba, cumplía su primer año de ministerio en esta iglesia, de los veinte ocho que lleva como pastor.

Conocida popularmente como ¨la ballena¨ por la original estructura arquitectónica de su templo, este edificio acogió desde su comienzo y hasta 1986 a una sinagoga. La iglesia ha respetado una de las condiciones impuestas en el acuerdo de compra: mantener los símbolos hebreos que forman parte del inmueble. Es por ello que tanto por dentro como por fuera pueden ser vistos todavía los vitrales de los ventanales con la inconfundible estrella de David. Pero más que adornos físicos algo del espíritu judío pervive también en ¨la ballena¨. Lo comprobé cuando al saludar a quienes estábamos de visitantes fue cantado en mismísimo hebreo el: ¨Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom, Shalom. Shalom aleichem.¨. Luego cuando entre los motivos de oración estuvo el de la paz de Jerusalén ya no tuve dudas.

En estos días de clamar por paz verdadera para judíos y palestinos y de condenar a la organización terrorista Hamas, que daña tanto a unos como a otros, me regocijo en asistir a congregaciones como estas que recuerdan tanto la secuencia de un cristianismo histórico que nació en las sinagogas y se movió a las iglesias tan semejantes y deudoras de aquellas. Y aunque este domingo descansé de predicar el mensaje con el que esta vez vengo a USA: ¨De lo último de la tierra a Jerusalén¨ tras por supuesto haberlo proclamado primero en Cuba; seguí en el mismo espíritu y cada vez más convencido de las palabras del apóstol Pablo cuando cita de Isaías y de Jeremías en Romanos 11.26b-27: ¨como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y éste será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados¨. Y es que lo más admirable y judío de la sinagoga-iglesia de Coral Park es que se proclama al único capaz de dar paz tanto a judíos como a palestinos: Jesús el Mesías, quien dio su vida en la cruz para TODOS.

Loading Facebook Comments ...

Un pensamiento en “Mi experiencia en Coral Park: la iglesia-sinagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *