Patmos de literatura (II): La Biblia Reina-Valera 1977 enviada a Cuba por la iglesia Jesus Worship Center

Presentando la Biblia RV77

Presentando la Biblia RV77

El pasado sábado 24 de enero  en la Feria Independiente del Libro realizada en Caibarién, Villa Clara, Cuba, organizada por el Instituto Patmos el libro que encabezó los títulos presentados fue La Biblia – Revisión Reina-Valera 1977. La revisión 1977 de la versión de la Biblia de Reina-Valera fue llevada a cabo por CLIE entre 1974 y 1979. Realizada por un equipo de expertos en lenguas bíblicas y revisada por un grupo selecto de profesores y pastores en España y Latinoamérica bajo la dirección del Dr. Francisco Lacueva.

Además de describir a las setenta y siete personas que asistieron el valor de esta otra versión de la denominada ¨Reina de las versiones de la Biblia en Español; se abundó en la especificidad de esta edición llevada a cabo por la casa publicadora Bíblica-LA, en su objetivo de publicación y distribución de la Biblia a nivel mundial. Pero especialmente se resaltó el detalle de que la veintena de biblias que compartíamos ese día provenían de un contenedor que contenía 14000 copias para Cuba financiado íntegramente por la hermana iglesia en el Doral, Florida, Jesus Worship Center (JWC), pastoreada por Frank  y Zayda López, quienes realizaron esfuerzos extraordinarios para ponerla en manos de cubanos en la isla. Casi un año hubo de demorar ese cargamento para llegar a su destino, luego de sortear cientos de trabas, muchas de ellas de dentro de la propia Cuba, sorprendentemente provenientes hasta del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), que supuestamente debía existir para facilitarlo. En contra de toda lógica debieron enrumbar primero al norte, hasta Canadá, para luego definitivamente volver al sur hasta llegar a nuestras manos.

fueron priorizadas primero aquellas personas que no tenían ningún ejemplar de la Biblia

fueron priorizadas primero aquellas personas que no tenían ningún ejemplar de la Biblia

Entre el público asistente a nuestra Feria fueron priorizadas primero aquellas personas que no tenían ningún ejemplar de la Biblia a las cuales se las obsequiamos y el resto fue rifado entre los expectantes asistentes. Gracias a Dios por este gesto de  de compartir la Palabra de Dios también dentro de nuestra amada isla. Gracias a todos los que a lo largo de estos años han realizado esfuerzos para que las biblias lleguen a la isla, invirtiendo cuantiosos recursos para ello, y sobre todo, solidaridad y mucho amor.

Alan Gross: otra muestra de antisemitismo en Cuba – Vigencia de nuestra pregunta 13 de 30: ¿Por qué no libera al ciudadano estadounidense Alan Gross, quien se encuentra preso en Cuba por apoyar con tecnología a la comunidad judía cubana y que constituye una advertencia a modo de escarmiento para cualquier otro que decida ser solidario con cualquier otra de las comunidades religiosas existentes?

Este domingo prediqué en la  ¨Hispania Baptist Church¨ de Naples el sermón que traje de Cuba ¨De lo último de la tierra a Jerusalén¨. También tuve el privilegio de hacerlo ya en la iglesiaestrelladebelen.com, Hialeah; en ¨Jesus Worship Center¨ ( www.iglesiadoral.org ) del Doral; en la ¨First Hispanic Presbyterian Church¨ de Tampa, y en lacasacristiana.org de Kissimmee. Cuando lo preparé y prediqué en Cuba el actual conflicto Israel-Hamás no había estallado. Pero Dios puso en mi corazón este mensaje que ahora al predicarlo en USA cobra una trascendencia que no imaginé, dadas las lamentables circunstancias en Israel y Gaza, y que mi sermón incluye un énfasis misionero por los judíos. La próxima semana estaré colgando en el blog el bosquejo de este y de los otros dos sermones que me acompañaron en mis dos viajes anteriores por USA, siempre después de haberlos predicado en Cuba.

Ruego a Dios por la paz en el Medio Oriente. Y coincido con pensamientos como el de Carlos Alberto Montaner en que Hamás es dañino tanto a palestinos como a judíos. Casi al final de mis sermón pido perdón a Dios por pecados de mi país en relación a los judíos. Allí listo:

–          El caso en 1939 del barco S.S. Saint Louis, con 900 judíos que lograron huir de Alemania, fondeado varios días frente al puerto de La Habana a la espera del permiso para los refugiados y a los que no se dejó entrar; retomado por cierto en la exitosa novela cubana «Herejes», Premio Ciudad de Zaragoza de Novela Histórica 2014, de Leonardo Padura, residente en la isla.

–          La votación en contra de la proclamación del Estado de Israel en las Naciones Unidas, único voto adverso en toda américa Latina.

–          La parcialidad a favor de los enemigos de Israel: puesto de manifiesto en la prensa oficial, y políticamente en la ausencia de relaciones diplomáticas (no hay embajada israelí aunque si la hay Palestina)

–          El éxodo de judíos de Cuba desde 1959 evidencia que no se han sentido cómodos.

Y concluyo la pequeña lista, que sin dudas pudo haber sido mucho más extensa, refiriéndome a Alan Gross, el rehén judío-norteamericano, que permanece secuestrado en La Habana, por el simple delito de proveer tecnología a la comunidad judía cubana. Antes de venir en nuestro viaje a USA lamentamos el pasado 18 de junio el fallecimiento de su madre

Gross y su esposa en Jerusalén

Gross y su esposa en Jerusalén

, víctima de cáncer, y que no pudo volver a ver a su hijo a pesar de peticiones humanitarias. Lo más cruel resulta que su caso sea comparado por sus secuestradores con el de sus cinco espías sorprendidos en USA y a todas luces este haya sido el móvil de su encierro con el propósito de realizar negociaciones.

Entre treinta preguntas que el pasado año cuestionan las supuestas libertades religiosas en la isla la trece, al igual que el resto, tristemente mantiene toda su vigencia y se dedica precisamente a este caso: ¿Por qué no libera al ciudadano estadounidense Alan Gross, quien se encuentra preso en Cuba por apoyar con tecnología a la comunidad judía cubana y que constituye una advertencia a modo de escarmiento para cualquier otro que decida ser solidario con cualquier otra de las comunidades religiosas existentes?

Que Alan Gross forme parte de la comunidad judía no es simple coincidencia. El régimen de La Habana, junto a todas sus maldades también pasará a la historia por su antisemitismo.

Portada de la novela ¨Herejes¨ de Leonardo Padura

Portada de la novela ¨Herejes¨ de Leonardo Padura

Foto en prensa norteamericana de protestas en USA reclamando la liberación de Alan Gross

Foto en prensa norteamericana de protestas en USA reclamando la liberación de Alan Gross

Mi experiencia en Coral Park: la iglesia-sinagoga

El templo de la Primera Iglesia Bautista de coral Park: ¨La Ballena¨

El templo de la Primera Iglesia Bautista de coral Park: ¨La Ballena¨

 

La Estrella de David de los vitrales

La Estrella de David de los vitrales

 

El anuncio de la calle con el nombre del Rev. Jorge Comesañas

El anuncio de la calle con el nombre del Rev. Jorge Comesañas

 

La calle con el nombre del pastor

La calle con el nombre del pastor

 

La iglesia-sinagoga por dentro

La iglesia-sinagoga por dentro

Fue mi domingo de descanso en USA (20 de julio), en este viaje que realizo, entre 9 de julio y 6 de agosto, liderando a una pequeña delegación que incluye a mi esposa e hijas y a cuatro hermanos más de nuestra iglesia en Cuba. Fue mi día de sentarme a recibir la Palabra. El domingo anterior la prediqué en la iglesia bautista ¨Estrella de Belén¨, Hialeah; y en apenas dos semanas que nos quedan de periplo me esperan para predicar al menos cuatro congregaciones más: ¨Jesus Worship Center ( www.iglesiadoral.org )¨ del Doral; la ¨First Hispanic Presbyterian Church¨ de Tampa, la ¨Casa Cristiana: JWC¨ de Kissimmee y la ¨Hispania Baptist Church¨ de Naples. Muy oportuno este domingo porque incluso, de tanto hablar en días anteriores llegué a quedar literalmente sin voz.

La Primera Iglesia Bautista de Coral Park es la congregación donde adoran hermanos entrañables y con gran amor por Cuba que hoy han querido dedicarnos su domingo e iglesia. La misma en que pastoreó el muy recordado Rev. Jorge Comesañas cuyo nombre no por gusto lleva una de las calles aledañas, quien tan tangible hizo a Cristo entre los más afligidos, y especialmente a quienes llegaban de su quebrantada isla buscando sanidad a sus heridas.   La congregación se compone mayoritariamente de cubanos y su equipo pastoral también, aunque su página web (coralpark.org) informa que sus miembros provienen de veinticinco naciones diferentes. Este domingo precisamente su actual pastor, Carlos Tellez, que muchos recuerdan como pastor en Santo Domingo y Madruga, en Cuba, cumplía su primer año de ministerio en esta iglesia, de los veinte ocho que lleva como pastor.

Conocida popularmente como ¨la ballena¨ por la original estructura arquitectónica de su templo, este edificio acogió desde su comienzo y hasta 1986 a una sinagoga. La iglesia ha respetado una de las condiciones impuestas en el acuerdo de compra: mantener los símbolos hebreos que forman parte del inmueble. Es por ello que tanto por dentro como por fuera pueden ser vistos todavía los vitrales de los ventanales con la inconfundible estrella de David. Pero más que adornos físicos algo del espíritu judío pervive también en ¨la ballena¨. Lo comprobé cuando al saludar a quienes estábamos de visitantes fue cantado en mismísimo hebreo el: ¨Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom aleichem, Hevenu shalom, Shalom. Shalom aleichem.¨. Luego cuando entre los motivos de oración estuvo el de la paz de Jerusalén ya no tuve dudas.

En estos días de clamar por paz verdadera para judíos y palestinos y de condenar a la organización terrorista Hamas, que daña tanto a unos como a otros, me regocijo en asistir a congregaciones como estas que recuerdan tanto la secuencia de un cristianismo histórico que nació en las sinagogas y se movió a las iglesias tan semejantes y deudoras de aquellas. Y aunque este domingo descansé de predicar el mensaje con el que esta vez vengo a USA: ¨De lo último de la tierra a Jerusalén¨ tras por supuesto haberlo proclamado primero en Cuba; seguí en el mismo espíritu y cada vez más convencido de las palabras del apóstol Pablo cuando cita de Isaías y de Jeremías en Romanos 11.26b-27: ¨como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y éste será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados¨. Y es que lo más admirable y judío de la sinagoga-iglesia de Coral Park es que se proclama al único capaz de dar paz tanto a judíos como a palestinos: Jesús el Mesías, quien dio su vida en la cruz para TODOS.

Mi ausencia

En JWC junto al pastor Frank López

En JWC junto al pastor Frank López

Con Alberto Mottesi

Con Alberto Mottesi

Slide2

Mi pobre blog siempre pagando las consecuencias, de lo bueno o de lo malo. Esta vez de algo positivo: otro exitoso mes en el ministerio de diplomacia ciudadana que tan en serio nos tomamos desde la caída del injusto permiso de salida (carta blanca), vigente en Cuba hasta el 14 de enero de 2013. Fue un tiempo tan intenso, y aunque a diferencia de lo que vivo en Cuba tenía casi constante acceso a internet, tuve que tomar la triste decisión entre vivir o escribir.

El objetivo principal del periplo fue la celebración del aniversario diez de la iglesia «Jesus Worship Center (JWC)» (www.iglesiadoral.org) pastoreada por Frank y Zayda López (@PastorFrankJWC y @Zaydalopez7), que propició el encuentro, haciendo realidad un sueño de mi infancia, con el «Pastor de los Presidentes», Alberto Mottesi (@albertomottesi). Adicionalmente compartimos con otras diversas iglesias como las de @casacristiana o @javiersotolongo tendiendo puentes fraternales entre estas y las nuestras en Cuba. Como parte de nuestra labor diplomática también sostuvimos encuentros colaterales con personalidades de la sociedad civil norteamericana y con políticos de renombre como los congresistas cubanoamericanos Ileana Ross Lehtinen y Mario Díaz Balart. A la vez que tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con nuestro Félix Varela de San Agustín o nuestro Martí de Tampa.

Ahora que me encuentro de regreso en Cuba donde escasean tanto la internet como también el tiempo me veo en la difícil situación de no postergar más el volver a este sitio, prolongación de mi mismo desde aquel año difícil de 2010, cuando murió Zapata.  Entre otras angustias por Cuba volveré sobre las treinta preguntas sobre libertad religiosa con las que el pasado año viajara a Washington de la mano de Solidaridad Cristiana Mundial (CSW) y que lamentablemente no solo que no han perdido su desafortunada vigencia sino que la incrementan, como es perfectamente evidenciable en las próximas que nos ocupan: la quinta, sobre Sonia Garro, todavía en prisión desde la visita de Benedicto XVI, sin siquiera celebrársele juicio; la trece, sobre el insolente encarcelamiento de Alan Gross, ahora además en preocupante huelga de hambre; la veintiuno, acerca de las negativas de visas religiosas, ahora que por quinta vez, según lo ha dado a conocer el Informe del primer trimestre del año del Grupo de consultores de la sociedad civil, le ha sido negada a alguien de tanta relevancia para los evangélicos del continente como lo es Alberto Mottesi, el «Pastor de los Presidentes», o la veintiocho, sobre la negativa a investigaciones imparciales sobre extrañas muertes de creyentes, a solo unos días del aniversario tres de la golpiza (5 de mayo) y muerte como consecuencia (8 de mayo) de Juan Wilfredo Soto García, y en medio de un creciente coro de voces, que ya incluye a Desmond Tutu, exigiendo la investigación sobre la muerte de Oswaldo Payá Sardiñas. Nada, que todas estas urgencias, aún en medio de las vicisitudes diarias, me obligan a dedicar estos minutos y superar el tiempo de mi ausencia.