OTRA HUELGA DE HAMBRE

Como me duele saber que algunos hombres tengan que flagelarse al modo de una huelga de hambre para que otros, crueles y endurecidos, solo al verles a punto de morir, y temiendo solo por las consecuencias que esto pueda acarrearles a si mismos, les escuchen. Como fue el caso de la epopeyica huelga de hambre que sostuvo el Premio Sajarov por la libertad de conciencia del Parlamento Europeo 2010 Guillermo Fariñas, por cuya causa, unido a otros elementos, como la muerte de Orlando Zapata Tamayo y las persistentes marchas de las Damas de Blanco, los cincuenta y dos hombres del grupo de los 75 de la Primavera Negra de Cuba de 2003 que restaban en las prisiones fuesen liberados.

Participantes en la huelga de hambre en Cuba

Lo más fácil en un país como Cuba es hacerse el de la vista gorda ante el sacrificio de hombres dispuestos a emplear lo único que le han dejado para protestar: su propia vida. Lamentablemente a esta posición de pasar de largo no escapan a veces ni muchos de los que dicen representar a Cristo en la tierra, ejemplo máximo de lo que constituyó el sacrificio por la humanidad que también le hizo declarar: «Nadie tiene mayor amor que este, que uno de su vida por sus amigos». Para algunos cristianos es mucho más fácil y escapista decir: «Yo no apoyo a nadie que se maltrate su cuerpo porque el cuerpo es templo del Espíritu Santo», y seguir como si nada pasase rumbo al templo a cantar como si afuera no pasara nada. Es una posición simplista, mucho más cómoda que ir a las raíces y preguntarse ¿qué situaciones límites estamos viviendo en mi contexto para que seres humanos adopten decisiones tan drásticas al punto de literalmente tomar un calvario para morir por otros hombres? Pero una posición además contradictoria para quienes leemos en la Biblia tantos ejemplos de ayunos voluntarios que únicamente fueron terminados una vez concedidas sus peticiones.

El año 2011 pasará a la historia de Cuba como un año de cruenta represión por parte de la presente dictadura de típico anticristo, con falso profeta incluido. Yo mismo, simplemente un pastor bautista y contrario a todo indicio de violencia he contado en este año con dos secuestros por parte de la seguridad del Estado (23 de febrero y 26 de junio) y una detención domiciliaria (15 de septiembre). ¿Qué podemos esperar para una dama de blanco o cualquier opositor político por pacífico que sea? No hay dudas de que reina la intolerancia, estimulada por un Estado que más bien debiera combatirla si viviera bajo los principios bíblicos de Romanos 13 y no de Apocalipsis 13, como es el caso. Ante situaciones así: con Juan Wilfredo Soto muerto el 8 de mayo como consecuencia de la violencia instigada, ante una Laura Pollan ingresada de extrema gravedad en Terapia Intensiva del hospital Calixto García -no sorprende que haya caído en crisis esta mujer diabética que ha tenido este año por lo menos una golpiza por mes, en la última de las cuales fue estrellada contra las paredes el pasado 24 de septiembre-; ante las golpizas y largas detenciones en el lejano y vejado Oriente del país; ante la prolongada detención tras las fuertes golpizas a Sara Marta Fonseca Quevedo y su esposo Julio Ignacio León Pérez, todavía hospitalizado; …, con una en fin creciente represión; hombres como Rolando Ferrer Espinosa, Alcides Rivera Rodríguez, Guillermo Del Sol Pérez, Michel Oliva López, Julio Columbié Batista y Frank Reyes López, reprimidos ellos también en los pasados días, como sucedió en las masivas detenciones del pasado 15 de septiembre han adoptado la medida extrema de plantarse en una huelga de hambre que han nombrado «Cese la impunidad» y cuyas consecuencias para sus vidas sería imposible ahora predecir.

Cartels de la huelga de hambre

Estos hombres no son unos suicidas. Estarían dispuestos ahora mismo a levantar su ayuno si el desgobernante de esta nación dejara de endurecerse como el faraón de Egipto y humillado les prometiera que va a cesar la impunidad, en vez de responderle evasivo al cardenal que ningún organismo central del Estado ha orientado esta violencia, desentendiéndose de lo que sucede en su propio pueblo, dando a entender que lo que reina aquí es la anarquía total. Yo intenté persuadir a los huelguistas para que redujeran su petición a la liberación de la hermana Sara Marta y su marido, pero ellos me dijeron que esto solo lo verían como una señal de buena voluntad y que su petición esta vez no tendría retroceso. El grupo al que pertenecen, la Coalición Central Opositora nos ha dirigido una carta a quienes se supone el liderazgo espiritual en la provincia. Ojalá no hagamos oídos sordos. Ojalá pongamos en práctica ese cántico que se suele escuchar en todas nuestras iglesias llamado TE PIDO LA PAZ que entre sus frases clama a Dios: «Ayúdame a mirar con tus ojos/ yo quiero sentir con tu corazón/ no quiero vivir más siendo insensible…». Ojalá que nuestras oraciones por Raúl Castro muestren tener efecto con su escucha de la carta que ellos también le dirigen en vez de endurecerse como hasta ahora. Ojalá que en Cuba desaparezcan toda las causas que propician que cada semana se anuncie una nueva huelga de hambre.

Loading Facebook Comments ...

3 pensamientos en “OTRA HUELGA DE HAMBRE

  1. 7 de abril de 2003
    La iglesia tiembla?
    A: El pastor.
    A: Los lideres y por intermedio de ustedes a los miembros de vuestra Iglesia cristiana.

    Hermanos saludos cordiales en Cristo Jesús, sustentador de nuestra fe y forjador de auténtica hermandad. En Jesús he estado pensado y en sus demandas paradójicamente liberadoras antes de optar por esta.
    Invoco la libertad que es en Cristo, cuyo legado resume: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU FUERZA, Y CON TODA TU MENTE; Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO; para rogarles juzguen, si realmente hay espacios en nuestras vidas para desde nuestra responsabilidad adquirida con el evangelio, procurar insertar las buenas nuevas, donde las malas ya son viejas y oprimen, para que juzguen si hemos hecho lo que ha estado a nuestro alcance, lo que nuestros anhelos cristianos requieren. Me remito a un evangelio que es primicia del Reino de Dios, primicia de sus valores, de su justicia, de su amor y agenda de nuestras responsabilidades cristianas. Evangelio que históricamente ha desconocido miedos; y con la sabiduría del espíritu y como arma los recursos del amor y la paz, ha anticipado la esperanza; misión que se alía a la prédica, que debe tener siempre presente que hemos de dar a Dios lo que es de Dios pero nunca al Cesar lo que le pertenece a Dios. Me pregunto si pudiéramos distinguir algo que realmente no debamos darle a Dios y algo que debamos darle solo al Cesar, salvo los actos que amparan el amor al que hemos sido convocado.

    Somos iglesia en un contexto excepcional, en el que el sufrimiento y la pena han adquirido matices muy peculiares, vivimos desde muchos años las restricciones impuestas por un sistema que se declaro suficiente, y decretó como único ámbito de acción para la iglesia, si acaso los estrechísimos predios del templo y con el consecuente catalogo de temas autorizados, todos estrechamente ceñidos a la archiinvocada “doctrina” de que los cristianos no se meten en política.
    Significativo es, El hecho de que un elevado porciento de nuestros hermanos parecen no distinguir entre el paraíso prometido y los EUA.
    Lo es la tendencia a dar una connotación cuasi supersticiosa a los motivos que caracterizan la relación de muchos hermanos con la iglesia y con la fe, vínculo con el que pareciera se está pagando algún voto o procurando la buena suerte o el desahogo, cabe preguntarse incluso en que medida la iglesia para algunos hermanos no pasa de ser un club social.
    Lo es el hecho de que son exiguos los actos que identifican a los hermanos en consonancia con los propósitos universales de Dios, incluida su justicia, me refiero a los actos y no tanto al discurso; al extremo que pareciera que el sermón del monte y algunas de sus bienaventuranzas nos son totalmente ajenos, muy en particular aquellas referidas al hambre y la sed de justicia.
    Lo es que, seamos presas de la misma preocupación, sufrimientos, carencias y para colmo en infinidad de circunstancias también de las mismas desesperanzas que nuestro pueblo, y que como cristianos no tengamos mensaje nuevo, ni bueno, ni siquiera malo que articular, frente a este cuadro.
    Lo es la apatía, la indiferencia, la indolencia, la irresponsabilidad social, que se ampara en la exclusiva gestión con que se procura presentar a Jesús como único salvador, sin tener en cuenta que también sin proponérnoslo, así presentamos a un Jesús indiferente.

    Tan solo procuro hacer extensiva esta preocupación, no me anima la critica, soy parte de esta iglesia Cristiana, me mueve la pena, la pena que me ocasiona distinguir el desconocimiento de la potencia del evangelio, de la fe, de la comunidad de creyentes; la ignorancia de las posibilidades que nos ofrece este regalo sagrado para desenmascarar y sofocar el mal, incluso el pecado institucional y el sufrimiento que le procede.
    Reconozco la dificultad que entraña comunicarme en estos términos, y considero pertinente reiterar que no creo que como iglesia o cristianos tengamos que consagrarnos a la política, ahora, resulta pertinente si queremos ser más fieles, que nos consagremos a enunciar y procurar la justicia como debiéramos estar consagrados al amor, que sin descuidar nuestra mirada vertical, revisemos también el ámbito horizontal, el de nuestras responsabilidades.
    Tal vez una mirada introspectiva ayude:
    Veremos a nuestros hijos optando por ser, pioneros por el comunismo, idénticos al Che, desconocedores de que por asistirnos, no sé que razones como iglesia, nunca se les procuró la oportunidad de haberse consagrado a otra organización y otro lema: Pioneros por el cristianismo seremos como Cristo.
    Nos veremos como trabajadores junto al pueblo, supuestamente amparados por una constitución que garantiza en su artículo 9-b) que no haya hombre o mujer… que no tenga oportunidad de obtener un empleo con el cual pueda contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de sus propias necesidades. Sin embargo en Cuba el salario promedio será de 250 ó 300 pesos al mes tal vez, con el que la familia mesurada alcanza a cubrir no más que las contingencias económicas de quince días; la misma constitución, prohibe el trabajo esclavo.
    Nos veremos en una sociedad con raseros inéditos, donde la incondicionalidad es lo que prima, no el talento, ni siquiera los valores humanos.
    Nos veremos en medio de un pueblo sujeto a disposiciones y leyes que hacen prácticamente imposible que nos alimentemos, imposible la existencia, salvo al margen de la ley, al extremo muy probable de que seamos delincuentes o en cambio cadáveres. Es evidente que esto acentúa nuestra vulnerabilidad, y el comportamiento ante las prerrogativas electorales y otras, sea la típica de un pueblo chantajeado. De este inconveniente evidentemente no nos ha salvado la Fe a nosotros los Cristianos, ni tampoco de la desmoralización consecuente.
    Nos veremos enrolados junto al pueblo, en posturas políticas que no logramos encarnar, en muchisimas ocasiones ni siquiera entender, dóciles y aparentemente complacidos.
    Nos veremos quizá, reconociendo nuestra Fe nominal hasta en las más terribles situaciones, en cambio veremos, si somos honestos, con que alarmante frecuencia nuestras posturas, sobre todo ante los reclamos de índole social, niegan justamente la misma Fe.
    ¿No será cuestionable la lógica de las elecciones en un país donde elegir ni remotamente significa optar?. ¿No será cuestionable la lógica de la encuesta pública que en nuestro país jamás dejará margen para el que se atreva a expresar cualquier opinión que disienta?. ¿No será como para alarmarnos con la imposibilidad de encontrar un medio para frenar o al menos denunciar la arbitrariedad y la impunidad de las instituciones estatales?. ¿No será comprensible que semejante panorama nos acerque a la sensación de, en lugar de gobernados, propiedad, lo que avalará licencia para referirnos al dueño en lugar de él gobierno?.
    Como Cristianos reconocemos que con precisión, preocupación y urgencia, la iglesia se pronuncia solidariamente, a favor de los que sufren, antes el dolor y calamidades infligidas por causas naturales, enfermedades, catástrofes, y otras. Sin embargo no sucede igual cuando el sufrimiento es ocasionado por la voluntad humana, por el despotismo, la arbitrariedad y el oportunismo oficial.
    Una mirada introspectiva y sincera quizá nos ponga ante la dura realidad de una iglesia que tiembla.

    Hoy en nuestro país “se procesa” a un grupo significativo de compatriotas, equivocados o no, no sé; lo que sí sabemos es que estos hombres han recurrido a métodos no violentos para disentir, para procurar otras alternativas, no dudo que tambien para procurar quizás soluciones que no respaldemos como cubanos, es posible. Lo único claro es que nada está claro en virtud de un gobierno que domina y dispone. Estos son cubanos, algunos conocidos o amigos, incluso algunos son familiares de nuestros hermanos y los hay que son hermanos en la fe, para estos acusados la petición fiscal ha sido de 16, 25 años, cadena perpetua, he incluso hasta pena de muerte; estas penas todas se aplican a expensas de leyes que los hermanos de nuestras iglesias como parte de este pueblo también han firmado, conscientes o no, no sé. ¿Estaremos ante una injusticia? ¿Ante esta nueva situación los cristianos, pastores y líderes de nuestras iglesias seguiremos cambiando testimonio por miedo, seremos los mismos que tiemblan?
    Que Dios nos dé sabiduría, pero que nosotros no despreciemos la libertad en Cristo que ya alcanzamos, esta es mi oración.

    Si esta es una carta dura perdónenme, corríjanme, pero si algo en ella es acertado, les ruego en el señor, no lo desestimen, nuestra Fe lo necesita, nuestra iglesia, y más que nada el pueblo con que vivimos y por quien nos reconocemos en misión.

    La enumeración política ha resultado pertinente para desentrañar sucintamente las herramientas del dominio; concebidas me cuestiono si para perpetuar la independencia o el dominio de una casta. Y lo hago reitero no para proponer una cruzada por la política o el sistema que le parezca más adecuado, conveniente o justo a nadie, sino para proponer se reflexione y se reafirme una postura que identifique a los que profesamos Fe en Jesús Salvador con los que sufren y padecen, y en franca oposición a los recursos y estrategias del pecado, también en estos ámbitos, que con alarma definimos: políticos.

    La paz de Dios sea con todos.
    De Joel Abel Moreno Román

    PD.
    Soy un hombre, cubano, y cristiano, hombre y cubano por designio digamos natural, cristiano por decisión voluntaria, el hecho es que de la voluntad es huésped la dignidad y justo a esta, la dignidad, aprecia Dios.
    Escribo en calidad de cristiano, pero no como miembro de la iglesia Bautista Genesaret de Ranchuelo en la que si acaso he llegado a ser un modesto sustituto de maestro de la clase jóvenes adultos, entonces esta es la carta de un miembro que prefiere se enumere entre los más pequeños, pero que decidió extender hasta ustedes una preocupación que le duele en el pecho en la proporción en que duele el abandono de las responsabilidades más caras, que son justamente las responsabilidades sagradas. No propongo que seamos duros porque el amor nunca lo es, solo propongo que no seamos indiferentes.
    Prefiero aclarar que desde noviembre espero junto a mi familia la confirmación de una visa para viajar a los EUA, esto tiene infinidad de lecturas, me limito a proponerles una: Soy padre de cuatro niños con 14, 15 y 8 años las hembritas y el niño que ya cumplió 4 años. ¿No será preferible que permanezca tranquilo para por fin poder viajar?. Entre los hermanos los hay que consideran una gran tontería lo que hago. La cuestión hermanos es que con esta pudiera estar frustrando lo que entre muchos es precisamente una de las más apreciadas añoranzas (emigrar) no lo olviden, pudiera ser como muchos opinan que restrinjan mi libertad, y claro está para mi familia resultará doloroso, les aseguro que no soy un suicida, simplemente, por Fe, asumo el riesgo.
    Aunque mi postura desde hace años ha estado a tono con mis criterio y mi discurso en estos asuntos; Nunca he estado afiliado ha ningún grupo opositor organizado o no.
    Cuente con que soy el primero en estar consciente de que no soy perfecto, Dios me libre de suponerlo. Tampoco juzgo a nadie.
    Cuenten con que la experiencia en este asunto es que con facilidad se termina siendo blanco de la persecución y la mentira, si es lo que sucede, Dios permita que pueda remitirme en el sermón del monte a la ultima de las bienaventuranzas, Mateo 5:11
    Sé a lo que me expongo, en cualquier caso quiero dejar el margen de las preocupaciones y los temores a la Fe en un Dios misericordioso.
    Teléfono de la iglesia Bautista de Ranchuelo: 451819. Particular: Leoncio Vidal 57, Ranchuelo, Villa Clara, C.P. 53100. Esto lo asumo solo, cuento con sus oraciones.

  2. Apelen al Señor de la Fe, dura encomienda solucionar de esta forma. Valoren posibles deserciones, nada más caro que la vida, sean sensatos, no ofrezcan su alma a la muerte simplemente, a la lista de mártires que son símbolos, inevitablemente símbolos relativos, el éxito depende de la voluntad de aquel o aquellos que tienen una voluntad notablemente insana. Acérquense a Jesús de manera que procedan según su consejo, cito Hechos 5:29, para subrayar que hombres significa todo hombre, incluso al que hay en cada uno de nosotros, incluso el hombre que soy, de manera que lo que haga lo he de hacer para Dios.
    Hechos 5:29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *