Cuba, Siria y la Pascua florida de Resurrección

En las últimas semanas mi compañero de trabajo más cercano ha sido un joven sirio, sobreviviente de Alepo. La mejor amiguita de mi hija Rachel en la escuela también es una niña siria refugiada. Aunque mi coworker y yo no nos entendemos una palabra ya que por el momento él no conoce ni el abc del inglés y solo habla y escribe árabe, es increíble como la comunicación se las ingenia para tejerse puentes, especialmente cuando se proviene de circunstancias con denominadores comunes. El porqué de la identificación de Rachel también con su compañerita siria me resulta en extremo significativa. Cuando leo en la página http://saintannesdamascus.net/ de St. Anne’s Episcopal Church, de Maryland, acerca de su participación, en proyectos como Montgomery County Interfaith Refugee Resettlement Neighbors (MCIRRN) donde colabora con organizaciones como Ethiopian Community Development Council (ECDC) o Lutheran Immigration and Refugee Services (LIRS) y otras agrupaciones islámicas, cristianas y judías que se unen para ayudar. Y que en el caso específico de Islamic Center of Maryland (ICM)  colabora en el esfuerzo Interfaith Neighbors Refugee Assistance (INRA) para ayudar a familias provenientes de cinco naciones muy específicas: Siria, Afganistán, Sri Lanka, Sudán y Cuba; y nuevamente nos veo ahí, juntos, me estremezco en pensar en cómo tan alejados del Medio Oriente los cubanos hemos permitido ese cáncer con tantas metástasis en América llamado castrismo que ha puesto a correr a su propio pueblo por el mundo, como lo hacen los sirios.

Junto a mi coworker sirio; mi niña Rachel y su amiguita siria; con mi familia a la entrada del condominio en que vivimos

Salvando las distancias, las peculiaridades y la magnitud de los conflictos, me he preguntado mucho durante los últimos meses el por qué, coincidentemente son precisamente los sirios el mayor problema migratorio para Europa, y los cubanos, aun cuando seamos una pequeña isla que pretende escapar de sí misma, el problema migratorio más sonado en América. Ver las fotos de los dictadores Castro y Bashar el Assad juntos; escuchar cómo se defienden y visitan el uno al otro, con Putin como socio y protector común; en bloque con aberraciones tan grandes como lo son los totalitarismos de Corea del Norte e Irán, me lleno de rubor y vergüenza, azotándome con la pregunta de ¿cómo lo hemos permitido?

Los dictadores de Cuba y Siria

En medio de tanta hecatombe, y celebrando que mi hija o yo podamos reír con prójimos sirios olvidando por momentos las desgracias de las que provenimos, viéndonos más allá de nuestra diferentes nacionalidades o fe, como seres humanos, similares criaturas y objetos del amor de Dios, haciendo valer aquella contundente frase del emigrante cubano José Martí ¨Patria es humanidad¨; me inspiro a soñar un mundo diferente en el que todos quepamos. Y justo en una semana tan especial cuando los judíos celebran la Pascua y los cristianos el sacrificio de Jesús como Cordero pascual y su Resurrección; que nos hacen meditar en el esfuerzo de Dios para que sueños como el mío puedan realizarse; aprovecho para saludar a compañías como Unifirst Uniform donde miles de inmigrantes como mi amigo sirio o yo hemos encontrado un trabajo digno; sistemas escolares como Prince George´s County Public Schools (PGCPS) que han provisto el marco para que niños como mi Rachel o su amiguita siria puedan compartir sueños; entidades que monitorean las libertades religiosas a nivel mundial tan prestigiosas como Solidaridad Cristiana Mundial (CSW) o International Christian Concern (www.persecution.org) y organizaciones de fe o sociales como ECDC, MCIRRN, LIRS, ICM, INRA e iglesias como St. Anne’s Episcopal Church, First Baptist Church of St. Charles o la Iglesia Bautista de Waldorf, que hacen el bien sin mirar a quien, incluyendo lo mismo a sirios que a cubanos.

¡Feliz Pascua florida de Resurrección!

 

Trump, Cuba y Norcorea

Como es conocido por todos, los regímenes de Cuba y Norcorea son aliados. Los hechos hablan por sí mismos. Tráfico de armas ante las narices de un mundo inerte hasta ahora, como cuando el camuflaje en azúcar descubierto en julio de 2013 en el Canal de Panamá a pesar del quebrantamiento evidente de sanciones de la ONU y del Tratado de Neutralidad del Canal. Las constantes visitas entre sus altos líderes políticos y militares, tanto secretas como públicas, etc.

Faltan apenas unos días para la toma de posesión de la presidencia de USA por el Sr. Donald Trump. Ambos regímenes, como puestos de acuerdo, reaccionan a priori. Kim Jong-un prueba misiles y afirma amenazante que ya tiene capacidad balística de impactar regiones de USA con armamento nuclear. Raúl Castro por su parte envía su mensaje de resistencia en desfile militar en el que participaron las Fuerzas Armadas, el Ministerio del Interior, las Milicias de Tropas Territoriales, instituciones académicas militares, secciones de los ejércitos Occidental, Central y Oriental, la División de Tanques, las Tropas Especiales, la Marina de Guerra Revolucionaria y el Ejército Juvenil del Trabajo; y coloca las palabras en la boca de Jennifer Bello, presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), la oradora encargada.

Si bien todos preferiríamos que tanto el pueblo cubano como el norcoreano tuviesen la capacidad de liberarse a sí mismos, lo cierto es que el mundo ha sido testigo por demasiadas décadas ya de las sucesiones dinásticas de estos regímenes cómplices y de las violaciones flagrantes a los derechos de su gente. Palabras de Trump referidas a ambos provocadores despiertan de repente expectativas en muchos que se habían resignado a tener que seguir soportando a estas dos situaciones intolerables en pleno siglo XXI.

Respecto al régimen totalitario cubano dijo Trump: “Sabemos lo que tenemos que hacer, y lo haremos. No se preocupen por eso”. Y en relación a la amenaza norcoreana: “Norcorea acaba de decir que está en la fase final de desarrollo de un arma nuclear capaz de alcanzar partes de EEUU. ¡Esto no pasará!”. ¿Habrá llegado por fin a la Casa Blanca quien ponga coto a los Castro y a los Kim? ¡Ya era hora!

Quien siembra vientos…

raul-castro-executesEn Cuba decimos: ¨Quien siembra vientos cosecha tempestades¨. Cuando se asiste en 2015 a raros eventos que tienen lugar en el enrevesado panorama geopolítico uno no tiene menos que llegar a la conclusión de que a una siembra de vientos, y ya se empiezan a formar las tempestades.

Sigue leyendo

Julio revelador

Gen. Kim Kyok Sik en negocios militares con ejercito cubano días antes que se descubriese el cargamento bélico en el Canal de PanamáEl mes de julio de 2013 fue sumamente revelador respecto a la empantanada realidad cubana.

Sigue leyendo

La solidaridad polaca

La solidaridad entre las dictaduras

La solidaridad entre las dictaduras

Hace veinticuatro años que Polonia se despojó del comunismo salvaje e intenta edificar mancomunadamente una sociedad en democracia. Que organizaciones polacas tan prestigiosas como la Fundación Lech Walesa inviten a conocer su país y sus experiencias a cubanos como yo, constituye un gesto que dice mucho de ellos. No les basta con su libertad, la desean también para otras naciones que, como Cuba, sufren cualquiera de las variantes de regímenes opresivos.

Desde mi primer día activo en Varsovia, el lunes 3 de junio, comprobé que esta solidaridad no es exclusiva para Cuba. En la tarde de ese día Maciek Kuziemski nos compartió a petición del Instituto Lech Walesa la disertación: ¨Birmania: Medios de comunicación y lucha no violenta¨, que no solo informó en detalle sobre la historia de la dictadura militar en ese país y su situación actual, sino que también dejó muy claras la preocupación y solidaridad polacas por los destinos del país asiático. Un programa similar tuvo lugar en la tarde del viernes 7 de junio, pero teniendo como punto de mira al pueblo iraní, esta vez la conferencia fue: ¨Irán: la sociedad civil y el régimen¨, impartida por un activista del Instituto cuya pasión por la libertad en Irán era más que evidente. Fue edificante constatar también el apoyo solidario que brindan a su vecina, la oposición bielorrusa, que intenta librar a su país del tirano Lukashenko; esto me fue particularmente evidente en la visita realizada el 6 de junio a los estudios de TV Belsat donde bielorrusos exilados tienen la posibilidad de preparar una programación altamente demandada en su país que desenmascara el control de la administración impuesta y propaga la filosofía de la noviolencia que más pronto que tarde está llamada a conseguir lo mismo que logró Otpor en Servia.

Conocer y experimentar en mí mismo la solidaridad polaca enfocada en las sociedades civiles de países sin democracia como el mío, Birmania, Irán o Bielorrusia; y conocer muy bien las redes existentes entre todos estos regímenes autoritarios no me preparó lo suficiente para recibir noticias indignantes, apenas unos días después de mi regreso a Cuba. Nicolás Maduro encontrándose y estableciendo acuerdos con su par Alexander Lukashenko en Bielorrusia el 2 de julio, y apenas el día anterior, Raúl Castro recibiendo desvergonzadamente, y a invitación de sus Fuerzas Armadas Revolucionarias, al General de Ejército Kim Kyok Sik, jefe del terrorista Estado Mayor General de Corea del Norte. En medio de estas inconcebibles y tan repudiables complicidades me genera esperanza por contraste mi experiencia en Polonia, donde evidentemente el concepto cristiano del movimiento Solidaridad: -no solo me interesa mi vida, sino también la de los otros- trasciende los marcos individuales para convertirse en asunto prioritario de la política exterior de esa nación que tan hondo conoció la intolerancia y que por tanto puede comprender tan bien a quienes todavía la sufrimos. Ojalá que Polonia nunca olvide su duro pasado y no anteponga jamás a su preocupación por la libertad y los derechos humanos en el mundo, intereses económicos o de cualquier otro tipo, que como en relación a China ya comienza a preocuparnos.

OTRA HUELGA DE HAMBRE

Como me duele saber que algunos hombres tengan que flagelarse al modo de una huelga de hambre para que otros, crueles y endurecidos, solo al verles a punto de morir, y temiendo solo por las consecuencias que esto pueda acarrearles a si mismos, les escuchen. Como fue el caso de la epopeyica huelga de hambre que sostuvo el Premio Sajarov por la libertad de conciencia del Parlamento Europeo 2010 Guillermo Fariñas, por cuya causa, unido a otros elementos, como la muerte de Orlando Zapata Tamayo y las persistentes marchas de las Damas de Blanco, los cincuenta y dos hombres del grupo de los 75 de la Primavera Negra de Cuba de 2003 que restaban en las prisiones fuesen liberados.

Sigue leyendo

EL DEBER Y EL DERECHO A LA VIOLENCIA

El VI Congreso del PCC desde su inaugural desfile militar y el Informe Central presentado por el General de Ejercito demostró que la Moción que presenté hace apenas unos días en la 102 Asamblea de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental es totalmente pertinente. No en balde previamente se afirmó que sería el asunto más polémico a tratar. Ante el tema sobre el que giraba: mujeres golpeadas, actos de repudio, detenciones arbitrarias y reclusiones domiciliarias; la propuesta era bien moderada y en espíritu de diálogo: escribir cartas al Primer Secretario del Partido y al Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular manifestando preocupación ante este tipo de actos que no contribuyen a la paz de la nación. La Asamblea determinó no tomar partido al respecto devolviendo el asunto a la mesa para ser archivado en carpeta, espero que no por demasiado tiempo.

Sigue leyendo