Pregunta 14 de 30: ¿Por qué pretende negar el acceso a las Iglesias al grupo femenino pro Derechos Humanos conocido como Damas de Blanco?

Damas de Blanco en La Habana el primer domingo tras anuncio de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba

Damas de Blanco en La Habana el primer domingo tras anuncio de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba

Un hecho relevante tuvo lugar en Miami hace apenas unos días: exprisioneros políticos inauguraron un monumento a Laura Pollán. Como líder de las Damas de Blanco, Laura fue víctima de muchos actos de repudio, detenciones y hasta de intentos de asesinato, su muerte todavía es un capítulo pendiente de investigación. Nuestra preocupación por el grupo femenino pro-derechos humanos que continúa la obra de esta insigne mujer ocupa la pregunta catorce de un total de treinta (http://cubanoconfesante.com/?p=733) que presentamos el año pasado en Washington cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW).

El pasado domingo, el primero tras el reinicio de relaciones entre EE.UU. y Cuba anunciado el 17 de diciembre, fue un día de prueba para determinar si se mantenía intacta la naturaleza represiva del régimen, demostrada apenas siete días antes del sorpresivo anuncio contra este emblemático grupo femenino mientras el mundo libre celebraba el septuagésimo sexto aniversario de proclamada la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Al menos este primer domingo, tras mucho tiempo sin poder hacerlo en paz, este notorio grupo femenino realizó marchas por la libertad de los presos políticos al salir de misa sin producirse actividades represivas. A la salida de la misa de la Iglesia de Santa Rita, en La Habana, unas sesenta mujeres marcharon por la quinta avenida. Fue tal el júbilo por ello que en Matanzas el Padre Santana dio gracias a Dios durante su homilía por, según afirmó, haber cesado los domingos de represión contra las Damas de Blanco. Es esto lo que se supone debería suceder, pero a ciencia cierta no sabemos si solo se trata de una tendencia rapaz ante la efervescencia del momento, entendiéndose que por estos días los ojos del mundo están sobre la isla.

Sin embargo, según la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional lidereada por Elizardo Sánchez, ese mismo día, en Santiago de Cuba, otra agrupación femenil, las Ciudadanas por la Democracia, sí sufrieron la represión habitual. De treinta y seis mujeres que se disponían a acudir a misa, solo la mitad logró hacerlo, mientras las dieciocho restantes fueron detenidas y abandonadas en sitios lejanos a sus hogares. Mientras cualquier mujer o agrupación de ellas sea impedida de participar en servicios religiosos o simplemente de ejercer su derecho a la libre asociación nadie podrá insinuar que en Cuba existen por fin las anheladas libertades religiosas. Ese será el mejor monumento que se le podrá dedicar algún día a nuestra Laura.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *