Quo Vadis* Francis?

Quo Vadis FranciscoThose of us who lived through the repressive crackdown that took place in Cuba in 2012 during the visit of Benedict XVI have never received a response from the Vatican, although it was informed of the facts. Jose Conrado—the priest who is a maverick within the Catholic Church in Cuba, like a modern-day Father Bartolome de las Casas**—met with many of us on March 29, 2012, in the home of Ismael de Diego, to share experiences of what happened during the papal visit to Cuba, the police crackdown called “Operation Vow of Silence.” The priest expressed regret and personally delivered letters and videos to the Apostolic Nunciature. But they didn’t even give him the courtesy of a response. As a result of this crackdown some activists were detained for more than two years without even the formality of a trial.

Sigue leyendo

Pregunta 14 de 30: ¿Por qué pretende negar el acceso a las Iglesias al grupo femenino pro Derechos Humanos conocido como Damas de Blanco?

Damas de Blanco en La Habana el primer domingo tras anuncio de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba

Damas de Blanco en La Habana el primer domingo tras anuncio de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba

Un hecho relevante tuvo lugar en Miami hace apenas unos días: exprisioneros políticos inauguraron un monumento a Laura Pollán. Como líder de las Damas de Blanco, Laura fue víctima de muchos actos de repudio, detenciones y hasta de intentos de asesinato, su muerte todavía es un capítulo pendiente de investigación. Nuestra preocupación por el grupo femenino pro-derechos humanos que continúa la obra de esta insigne mujer ocupa la pregunta catorce de un total de treinta (http://cubanoconfesante.com/?p=733) que presentamos el año pasado en Washington cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW).

El pasado domingo, el primero tras el reinicio de relaciones entre EE.UU. y Cuba anunciado el 17 de diciembre, fue un día de prueba para determinar si se mantenía intacta la naturaleza represiva del régimen, demostrada apenas siete días antes del sorpresivo anuncio contra este emblemático grupo femenino mientras el mundo libre celebraba el septuagésimo sexto aniversario de proclamada la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Al menos este primer domingo, tras mucho tiempo sin poder hacerlo en paz, este notorio grupo femenino realizó marchas por la libertad de los presos políticos al salir de misa sin producirse actividades represivas. A la salida de la misa de la Iglesia de Santa Rita, en La Habana, unas sesenta mujeres marcharon por la quinta avenida. Fue tal el júbilo por ello que en Matanzas el Padre Santana dio gracias a Dios durante su homilía por, según afirmó, haber cesado los domingos de represión contra las Damas de Blanco. Es esto lo que se supone debería suceder, pero a ciencia cierta no sabemos si solo se trata de una tendencia rapaz ante la efervescencia del momento, entendiéndose que por estos días los ojos del mundo están sobre la isla.

Sin embargo, según la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional lidereada por Elizardo Sánchez, ese mismo día, en Santiago de Cuba, otra agrupación femenil, las Ciudadanas por la Democracia, sí sufrieron la represión habitual. De treinta y seis mujeres que se disponían a acudir a misa, solo la mitad logró hacerlo, mientras las dieciocho restantes fueron detenidas y abandonadas en sitios lejanos a sus hogares. Mientras cualquier mujer o agrupación de ellas sea impedida de participar en servicios religiosos o simplemente de ejercer su derecho a la libre asociación nadie podrá insinuar que en Cuba existen por fin las anheladas libertades religiosas. Ese será el mejor monumento que se le podrá dedicar algún día a nuestra Laura.

El International Religious Freedom Report for 2013 y el P. José Conrado: Vigencia de nuestra pregunta 18 de 30. ¿Por qué intenta aislar a determinados líderes religiosos impidiendo por todos los medios el acceso a ellos, como lo evidencia la detención e incluso deportación de extranjeros que intentan visitarlos, y el sacerdote católico José Conrado es un vivo ejemplo de ello?

Este 28 de julio el Departamento de Estado de los EE.UU dio a conocer su Reporte sobre Libertad Religiosa a nivel mundial. En este tipo de violaciones, como en muchas otras, no podía dejar de faltar Cuba por supuesto. En su acápite: Gobiernos que reprimen la Libertad Religiosa, está su nombre junto a Corea del Norte, Arabia Saudita, Irán, Sudán, China, Tajikistan, Turkmenistan y Uzbekistan. Que quienes desgobiernan Cuba son también violadores de este derecho humano es algo sobradamente probado, a pesar de sus esfuerzos en los últimos años por un cambio de política respecto a la religión que de intentar destruir ha pasado a intentar manipular y usar.
Nuestras treinta preguntas (formuladas ya hace casi un año apuntan a aspectos de este tipo de violaciones. Basta revisarlas una a una para percatarse que tras su formulación, lejos de tomarse nota de ello e intentar mitigar, por lo escandaloso, su validez, lejos de ello, se ha trabajado para reforzarlas. Lamentablemente todas ellas hoy se encuentran con mayor vigencia que cuando las dimos a conocer. Pienso por ejemplo en una de ellas que ahora mismo tengo fresca en mi memoria por tener que ver con una visita especial que realizara a Trinidad unos días antes del viaje que ahora realizo por USA, volviendo a poner sobre el tapete precisamente las violaciones a la libertad religiosa en Cuba.
Pronto hará un año que el sacerdote católico José Conrado fuera trasladado de la diócesis de Santiago de Cuba para la de Trinidad. Por ende hace rato que le debíamos una visita para saludarle como vecinos. Además de Yoaxis y yo la oportunidad permitió que el activo laico católico de Caibarién, Amador Blanco Hernández, y el protestante camajuanense Leonardo Alonso, ambos muy activos en los eventos convocados por Patmos en el centro de la isla también participasen. Por supuesto qua la pregunta veintiocho de las treinta fue objeto de nuestro encuentro. Queríamos saber si al menos podíamos retirar su nombre como ejemplo de líderes religiosos que el régimen intenta aislar con diversos métodos. Aunque le escuchamos y reforzamos nuestra posición no eran necesarios sus argumentos. Desde que llegamos nos dimos perfectamente cuenta de la cámara de video colocada adrede y de manera totalmente visible espiando la entrada a la casa pastoral junto a la parroquia. ¨La colocaron justo un mes después de mi llegada a Trinidad, y lo hicieron de manera que todo el mundo se diese cuenta que lo estaban haciendo. Todo el que entra aquí se percata enseguida que la Seguridad del Estado sabe que lo ha hecho¨_ nos comentó resignado. ¨Ustedes llegaron porque son cubanos como yo, al extranjero que intente acercárseme enseguida lo interrogan o hasta deportan¨. Preocupados por la falta de comunicación nos respondió que aunque ya había pedido revisión su correo electrónico asignado por la iglesia solo estaba permitiéndole recibir mensajes, pero los suyos no llegaban a sus destinatarios, otro vestigio adicional del aislamiento a este valioso hombre de Dios. Nuestra charla no solo versó sobre estas violaciones. Con maestría el P. Conrado nos habló acerca de lo que denomina ¨indefención aprehendida¨ o ¨desesperanza inducida¨, citando a Martin Seliman, enfermedad social de la que padece nuestro pueblo que estamos determinados a curar.
Aunque no existieran las otras veintinueve preguntas ni la realidad abrumadora que con creces las supera, el solo caso del P. José Conrado ahora en Trinidad sería suficiente para incluir como violador de libertad religiosa a quienes mancillan por más de cincuenta años los derechos de los cubanos, tanto en reportes como este del Departamento de Estado de los EE.UU. como en los de cualquier otra entidad que se exprese al respecto. Pero lo que más inspira es que, a pesar de estas realidades, profetas como José Conrado continúan encarnando a la iglesia que Dios quiere en Cuba, sin importar las consecuencias.

En Trinidad con el P. José Conrado

En Trinidad con el P. José Conrado

con j. conrado 1