@TheEconomist: la Fe protestante ha sido políticamente más exitosa en la oposición que en el poder (IV)

Tal vez lo más interesante del ensayo The Stand publicado por The Economist a propósito del 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) sea su afirmación de que la Fe protestante ha sido políticamente más exitosa en la oposición que en el poder. Las denominaciones históricas establecidas por los misioneros, por ejemplo, fueron fundamentales en la caída del apartheid en Sudáfrica. Historias similares abundan: “En Kenia durante la década de 1980, cuando se prohibió toda actividad de oposición, los líderes de la oposición eran, en efecto, eclesiásticos”, dice Paul Gifford, profesor emérito de religión en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres.

Los lugares donde el protestantismo está más vivo y parece políticamente más sobresaliente -donde sus iglesias continúan discutiendo acerca de quién tiene la razón y qué significa la Biblia, emitiendo declaraciones y contraestructuras tal como lo hizo Lutero- son a menudo aquellos en los que ha conservado su condición de perseguido. El crecimiento de la fe evangélica en China, por ejemplo, tiene lugar en un contexto de desaprobación del que parece sacar fuerza. En 2015 el pastor Wang Yi emitió sus propias 95 tesis sobre “Reafirmar nuestra postura sobre las iglesias en casa” (las Shouwang), congregaciones fuera del control del gobierno. Reiteró la necesidad de la libertad de conciencia y de permitir que las iglesias caseras se independicen, al tiempo que protestan contra la distorsión de las Escrituras y atacan a las iglesias aprobadas por el estado que comulgan con las autoridades del Partido Comunista.

@TheEconomist: El #protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas (II)

Lejos de tratarse de un fenómeno del pasado histórico The Economist afirma en su ensayo The Stand dedicado al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) que el protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas al punto de que en las últimas décadas, el número de sus adherentes creció sustancialmente. En Almolonga, la comunidad guatemalteca tomada como muestra, desde la década de 1970, cerca de tres cuartas partes de los 14,000 residentes se han convertido a esa Fe; y más del 40% de la población de Guatemala ahora es protestante. Esta historia es presentada por The Economist como un microcosmos de un “despertar protestante” que hoy es más amplio en América Latina y en el mundo en desarrollo. El Pew Research Center es citado en relación a que el 40% de los 2.300 millones de cristianos del mundo son protestantes.

The Stand sin embargo es claro en que el epicentro de este movimiento no se encuentra ya hoy en la Alemania natal de Lutero, ni siquiera en Europa que representa solo el 13% de los protestantes del mundo. La publicación enfatiza que el hogar de esta fe ahora es más bien el mundo en vías de desarrollo. Nigeria por ejemplo tiene más del doble de protestantes que Alemania. Se destaca que más de 80 millones de chinos han abrazado la fe en los últimos 40 años y se cita a Yang Fenggang, de la Universidad de Purdue, quien predice que para el año 2025 podría haber al menos 160 millones de protestantes en China, lo cual significa que esa nación albergará a más protestantes que Estados Unidos en donde hoy todavía viven unos 150 millones de protestantes, el mayor número en cualquier país, pero en el cual ya resulta evidente que la proporción disminuye, las principales denominaciones, a menudo más liberales, cayeron del 18.1% al 14.7% entre 2007 y 2014, según el Pew Research Center, la proporción de evangélicos cayó menos drásticamente, del 26.3% al 25.4% mientras  que los religiosos no afiliados aumentaron del 16.1% al 22.8%.

La diversidad en el protestantismo también se tiene en cuenta en el ensayo que afirma que las variedades de más rápido crecimiento tienden a ser las evangélicas, que enfatizan la necesidad de un renacimiento espiritual y la autoridad de la Biblia. La base de datos del Gordon-Conwell Theological Seminary de Massachusetts, se cita en relación a que los pentecostales y otros evangélicos carismáticos representan el 35% de los protestantes de Europa, el 74% de los Estados Unidos y el 88% de los países en desarrollo y el 10% de todas las personas en la Tierra.

@TheEconomist dedica un ensayo titulado The Stand al 500 Aniversario de la Reforma Protestante (I)

En un reciente número, el 9065 del Volumen 425, The Economist dedica su ensayo The Stand al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante: https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand. El autor, quien como es tradicional en esta prestigiosa publicación, queda en el anonimato, realiza una evaluación de cinco siglos de un movimiento que no cesa de reformar su entorno mientras también se reforma a sí mismo. Es lógico que The Economist, con casi dos siglos (desde 1843), abordando la actualidad de las relaciones internacionales y de la economía desde un marco global, no quede fuera del amplio debate que ha suscitado al quinto centenario de un estallido religioso que determinó el desarrollo del Occidente liberal moderno.

El ensayo se mueve entre la fecha marcada como el origen de la Reforma, el 31 de octubre de 1517, cuando Martin Lutero clavó las 95 tesis en la iglesia en Wittenberg, Sajonia, Alemania, y hasta la actualidad en lugares tan distantes del estallido original como Corea del Sur, pero principalmente en el punto específico de la comunidad guatemalteca de Almolonga, donde Mariano Riscajche, un aldeano maya, tuvo en los ´70 del siglo pasado una experiencia mística parecida a la del monje alemán en el siglo XVI, que inició, como aquel, un movimiento que está transformando para bien el entorno de su localidad.

The Stand adjudica el éxito de este movimiento, que pudo haber terminado como una protesta menor en un rincón remoto de Europa, pero que llegó a convertirse en un movimiento global, a las tres creencias basadas en la palabra latina para “solo”: sola fide (que las personas son salvadas solo por la fe en Jesús, no por lo que hacen); sola gratia (que esta fe es dada solo por gracia, y no puede ganarse); y sola scriptura (que se basa solo en la autoridad de la Biblia, y no en la tradición o la iglesia). Estas ideas ofrecieron un nuevo tipo de libertad, la centrada en el individuo, que ayudó a allanar el camino hacia la modernidad. Según Jacques Berlinerblau, sociólogo de la Universidad de Georgetown, citado en el ensayo, “La separación de poderes, la tolerancia, la libertad de conciencia, todas son ideas protestantes”.