Patmos entra en su Año 5 en el Año 500 de la Reforma Protestante

Tarja que logramos colocar por unos meses en uno de los sitios en que se reunió la iglesia Bautista de Taguayabón durante el tiempo en que su templo le fue vedado.

Este dos de febrero la iglesia Bautista de Taguayabón, en Cuba, cumplió 78 años de organizada, y el Instituto Patmos, que se organizó en la celebración de su aniversario 74 arribó a su cuarto cumpleaños entrando así a su quinto año de existencia. Esta noche de sábado en el poblado de Taguayabón su iglesia bautista festejará 78 años de trabajo ininterrumpido, porque ni siquiera dejó de trabajar cuando el régimen, desafiando a Dios, se atrevió a colocar un sello oficial en su puerta entre el 15 de noviembre de 1963 y el 31 de diciembre de 1964, luego de confiscar todo el mobiliario, que nunca fue devuelto.

El Instituto Patmos por su parte seguirá adelante con su trabajo dentro de la isla y sus objetivos muy bien definidos: el ejercicio del diálogo interreligioso; la incidencia política; el monitoreo y defensa específica de las libertades religiosas; así como la educación en general de los Derechos Humanos Fundamentales consagrados en los treinta artículos de la Declaración Universal. Y lo continuará haciendo mediante iniciativas tales como: Foros, Talleres, Conferencias, Ferias de Literatura, Festivales, Exposiciones y Conciertos que procuran el máximo de participación ciudadana.

Resulta muy significativo para Patmos que en su quinto año de existencia la Reforma Prostestante conmemore el 500 Aniversario de su estallido. Dedicaremos el máximo posible de nuestros esfuerzos a extraer lecciones que pueden ser útiles para los cubanos, creyentes o no. Apartando todo cuanto dividió, aisló y mató intentaremos ser herederos de lo mejor de la reforma y la contrarreforma. Dejando a un lado los errores, limitaciones, pecados y desaciertos de Lutero, Erasmo, Calvino, Zwinglio, Servet, Castelio, Loyola, nos apropiamos de todo lo digno que a pesar de su naturaleza humana nos legaron. Solo en relación al tema de la Libertad y de la Democracia mucho se puede aprender de la  Reforma como fase histórica de transformación hacia el Estado de Derecho. La Reforma formuló a la sociedad la pregunta: ¿Cuán libre es el ser humano? y su influencia sigue ejerciéndose hoy en día sobre los movimientos reformistas en todo el mundo, particularmente el islámico, y sobre el desarrollo de la sociedad cívica democrática. ¿Por qué su consideración no habría de aportar algo a los cubanos?

¡En buena hora 78 Aniversario de la iglesia Bautista de Taguayabón, cuarto del Instituto Patmos y 500 de la Reforma Protestante! ¡SOLI DEO GLORIA!

PATMOS de otoño: Celebración del 497 Aniversario de la Reforma Protestante

El trío "Eben Ezer": Tony, Pedro y Juan.

El trío “Eben Ezer”: Tony, Pedro y Juan.

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión "Don Rafael".

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión “Don Rafael”.

Es seguro que los homenajes de Patmos en Cuba no se acerquen ni remotamente a muchos otros que se llevan a cabo en el mundo por los 500 años de la Reforma Protestante que toman como punto de partida el 31 de octubre de 1517 cuando Martin Lutero hizo públicas 95 tesis clavándolas en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Se sabe por ejemplo que la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD) proclamó en 2008 la Década de Lutero que despliega la vasta gama de contenidos de la reforma en años temáticos y remite a años conmemorativos históricos (www.luther2017.de).  Pero de cualquier manera Patmos se suma a esta oleada mundial conmemorativa.

Este 31 de octubre, y a pesar de grandes dificultades con el transporte, tan propio de nuestra Cuba, medio centenar de personas pudo participar de una noche de celebración que incluyo Foro por el 497 aniversario del acto de Lutero: con la misionera bautista Yoaxis Marcheco como moderadora y el laico católico Amador Blanco Hernández y un servidor como panelistas. La Rforma como fase de transformación hacia el Estado democrático de derecho podria ser el resumen de las palabras del primero; y el ejemplo de los personajes clásicos tanto de la Reforma como de la Contrarreforma para los ciudadanos del siglo XXI, las del segundo. La conmemoración fue amenizada por canciones del trío remediano “Eben Ezer”. Y una comida fraternal preparada por los anfitriones del restaurant “Don Rafael”, sede del evento, estuvo a la altura del banquete histórico-teológico.

En el marco de esta especial conmemoración se hizo publica la premiación de la primera edición del Premio Patmos que recayó precisamente en el académico de la noche, el profesor Blanco. Este Premio que Patmos espera conceder cada año, precisamente en ocasión de estas conmemoraciones tendrá en cuenta trayectorias como las que el primer galardonado posee: expulsado de la Universidad Central de las Villas en los ’80 por atreverse a cuestionar el estalinismo, fundó la comisión de Derechos Humanos “José Martí” de Cuba, expreso político, aún sin rendirse e intentando amoldarse, aún desde nuestras limitaciones a la era de la internet, publica en su blog “Alas de libertad” y tuitea desde @amadordlibertad.

Nada, que aún a la Cuba profunda llegan los ecos a 497 años de aquellos hechos que transforamron a Europa y al mundo para no volver a ser nunca los mismos. Y hoy también acá tenemos nuestras tesis que clavar y nuestra protesta que realizar para que las realidades se transformen. Como dijera Lutero: Que Dios nos ayude!

El Profesor Blanco en plena disertación.

El Profesor Blanco en plena disertación.

 

En el Dia de la Reforma Protestante: Pregunta 11 de 30: ¿Por qué, asumiendo aires de pontificado a través de la Oficina dedicada para ello en el Comité Central del PCC, se reúne periódicamente con líderes de los grupos religiosos históricamente reconocidos para incentivar, fomentar y alentar en ellos divisiones y odios hacia otros grupos religiosos a los que no concede los mismos derechos que a ellos corresponden?

Logo PATMOSHoy 31 de octubre muchos celebramos en el mundo el 497 aniversario de la Reforma Protestante tomando como punto de partida el acto valiente de Martin Lutero de anunciar sus 95 tesis en 1517, si bien entendemos que fueron muchos los antecedentes de todo este movimiento religioso que incidió en lo político, económico, cultural… ¡en todo! El lema de “La iglesia reformada siempre reformándose” debiera ser un acicate no solo para los profesantes de denominaciones “protestantes” sino para todos aquellos en el mundo, sin importar su profesión de fe, anhelan superarse a sí mismos de un día a otro, aplicable desde a individuos hasta sociedades en general.

Esta noche, al centro de Cuba nuestro Instituto Patmos lo celebra con un foro cuyo panel estará conformado por el académico Amador Blanco Hernández, activo laico católico de la ciudad de Caibarién, y por este servidor que intentará representar la parte protestante. Un auditorio conformado tanto por católicos como protestantes muestra cuanto ha cambiado el mundo en estos 497 años y como entes otrora antagónicos ahora preferimos sentarnos a dialogar, a aprender los unos de los otros, sin violencia. Apartando todo cuanto dividió, aisló y mató preferimos ser herederos de lo mejor de la reforma y la contrarreforma. Dejando a un lado los errores, limitaciones, pecados y desaciertos de Lutero, Erasmo, Calvino, Zwinglio, Servet, Castelio,

Martin Lutero

Martin Lutero

Loyola…, nos apropiamos de todo lo digno que a pesar de su naturaleza humana nos legaron.

Pero no se trata de pura historia ni de vana retórica. Aplicar a nuestro contexto los principios transferibles de todas estas zagas ideológicas es el reto que nos corresponde hoy a nosotros. Expongamos al mundo todas las tesis que tengamos y sin odios ni rencores escuchemos también las de los demás dejando que la alquimia de la vida decante el oro de las piedras. En una Cuba donde a semejanza de la Alemania de Lutero se suscitan conflictos ideológicos, donde los anabaptistas radicales, los luteranos y los católicos de antaño se reflejan también en nuestros grupos religiosos divididos especialmente por el antagonismo de lo definido como legal-ilegal impulsado por las autoridades políticas (esto es cuestionado precisamente en la pregunta once de treinta que presentamos el año pasado en Washington (http://cubanoconfesante.com/?p=733) cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW). En un país que fuera genuinamente laico las autoridades velarían más bien por el orden y la equidad, pero acá, como los príncipes feudales de entonces, manipulan el caos de un país con cuestionable libertad de culto pero impensable libertad religiosa; en este caos, es donde nos corresponde el trabajo colosal de cumplir con la oración de San Francisco: donde haya odio, amor, donde haya guerra, paz. Para cumplir nuestra ardua misión, como dijera entonces Lutero en la Dieta de Worms: ¡Que Dios nos ayude!