Las Tic: por fin, ¿herramientas de subversión o de emancipación, resistencia y movilización?

Li Tao, director general adjunto de la Oficina de Políticas y Reglamentos para el Ciberespacio del gobierno chino en el Panel Ciberseguridad Informatizacion de la II Conferencia Internacional “Nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital 2015”

Li Tao, director general adjunto de la Oficina de Políticas y Reglamentos para el Ciberespacio del gobierno chino en el Panel Ciberseguridad Informatizacion de la II Conferencia Internacional “Nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital 2015”

El pasado 7 de junio concluyó en el Palacio de las Convenciones, en La Habana la II Conferencia Internacional “Nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital 2015”. Tras la fachada de debatir sobre el desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y su impacto en el sistema de relaciones internacionales, así como en la comunicación política en el ámbito digital; convocado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, como era de esperar, el evento evidenció sus verdaderos objetivos: promover el viejo discurso de «batalla al imperialismo». Ello explica desde las declaraciones cargadas de confrontación y belicismo expuestas por la televisión nacional por parte de algunos de los invitados, «para que no nos puedan vencer en las redes», hasta el discurso de clausura a cargo de Abel Prieto Jiménez, ex ministro de cultura y actual asesor del general Raúl Castro, el mismo que liderara los actos de repudio que tuvieron lugar en el marco de la VII Cumbre de las Américas en Panamá.

No pasó desapercibida en los paneles la presencia de representantes del Departamento para los Asuntos de Nuevos Desafíos y Amenazas del Ministerio de Asuntos Exteriores del gobierno ruso, ni de la Oficina de Políticas y Reglamentos para el Ciberespacio del gobierno chino cuyo director general adjunto, Li Tao, en persona, disertó acerca de la primordial importancia que confiere China a la seguridad y gobernanza de internet al punto de admitir que desde 2013 su país cuenta con un grupo dedicado a esta tarea cardinal encabezado nada menos que por el propio presidente Xi Jinping. Evidentemente todos estos panelistas representaron posiciones comunes de gobiernos totalitarios ante el peligro que le suponen las TIC.

Durante el evento, cuando se hablaba de las TIC respecto a occidente o a los Estados Unidos se les esgrimía como arma de emancipación, e incluso se les resaltó como herramientas de movilización en ejemplos concretos, como los movimientos Occupy Wall Street (en EE.UU.), el 15 M (en España) y Yo Soy el 132 (en México). Por el contrario, respecto a sí mismos, el Minrex cubano y los panelistas representantes de los gobiernos chino y ruso expusieron su necesidad vital de garantizar su seguridad, y en tal sentido definir regulaciones en la web, entendiendo como subversión los intentos de enfrentárseles utilizando la internet. El uso de las TIC entonces para enfrentar al «imperialismo» se considera lícita resistencia política, pero si se opone a sus totalitarismos es tratado como sedición. En tal sentido el viceministro de Comunicaciones Wilfredo González destacó que en la Isla se estructura una política para el perfeccionamiento de la informatización de la sociedad que se diseña sobre los principios de la defensa política y la ciberseguridad, proceso conducido por la máxima dirección del país a través del Consejo de Informatización y Ciberseguridad.

El terror expuesto en el evento por parte de los regímenes totalitarios representados en La habana no es infundado. El número de quienes día a día se suman desde las TIC para empujar sus muros es cada vez mayor. En la aldea global a la que se reduce el mundo de hoy los totalitarios temen, conscientes de que si el modelo virtual de libertad y democracia que ofrece internet se tradujese a la sociedad real de los seres humanos de carne y hueso, sus horas estarán contadas. Y es cierto.

El International Religious Freedom Report for 2013 y el P. José Conrado: Vigencia de nuestra pregunta 18 de 30. ¿Por qué intenta aislar a determinados líderes religiosos impidiendo por todos los medios el acceso a ellos, como lo evidencia la detención e incluso deportación de extranjeros que intentan visitarlos, y el sacerdote católico José Conrado es un vivo ejemplo de ello?

Este 28 de julio el Departamento de Estado de los EE.UU dio a conocer su Reporte sobre Libertad Religiosa a nivel mundial. En este tipo de violaciones, como en muchas otras, no podía dejar de faltar Cuba por supuesto. En su acápite: Gobiernos que reprimen la Libertad Religiosa, está su nombre junto a Corea del Norte, Arabia Saudita, Irán, Sudán, China, Tajikistan, Turkmenistan y Uzbekistan. Que quienes desgobiernan Cuba son también violadores de este derecho humano es algo sobradamente probado, a pesar de sus esfuerzos en los últimos años por un cambio de política respecto a la religión que de intentar destruir ha pasado a intentar manipular y usar.
Nuestras treinta preguntas (formuladas ya hace casi un año apuntan a aspectos de este tipo de violaciones. Basta revisarlas una a una para percatarse que tras su formulación, lejos de tomarse nota de ello e intentar mitigar, por lo escandaloso, su validez, lejos de ello, se ha trabajado para reforzarlas. Lamentablemente todas ellas hoy se encuentran con mayor vigencia que cuando las dimos a conocer. Pienso por ejemplo en una de ellas que ahora mismo tengo fresca en mi memoria por tener que ver con una visita especial que realizara a Trinidad unos días antes del viaje que ahora realizo por USA, volviendo a poner sobre el tapete precisamente las violaciones a la libertad religiosa en Cuba.
Pronto hará un año que el sacerdote católico José Conrado fuera trasladado de la diócesis de Santiago de Cuba para la de Trinidad. Por ende hace rato que le debíamos una visita para saludarle como vecinos. Además de Yoaxis y yo la oportunidad permitió que el activo laico católico de Caibarién, Amador Blanco Hernández, y el protestante camajuanense Leonardo Alonso, ambos muy activos en los eventos convocados por Patmos en el centro de la isla también participasen. Por supuesto qua la pregunta veintiocho de las treinta fue objeto de nuestro encuentro. Queríamos saber si al menos podíamos retirar su nombre como ejemplo de líderes religiosos que el régimen intenta aislar con diversos métodos. Aunque le escuchamos y reforzamos nuestra posición no eran necesarios sus argumentos. Desde que llegamos nos dimos perfectamente cuenta de la cámara de video colocada adrede y de manera totalmente visible espiando la entrada a la casa pastoral junto a la parroquia. ¨La colocaron justo un mes después de mi llegada a Trinidad, y lo hicieron de manera que todo el mundo se diese cuenta que lo estaban haciendo. Todo el que entra aquí se percata enseguida que la Seguridad del Estado sabe que lo ha hecho¨_ nos comentó resignado. ¨Ustedes llegaron porque son cubanos como yo, al extranjero que intente acercárseme enseguida lo interrogan o hasta deportan¨. Preocupados por la falta de comunicación nos respondió que aunque ya había pedido revisión su correo electrónico asignado por la iglesia solo estaba permitiéndole recibir mensajes, pero los suyos no llegaban a sus destinatarios, otro vestigio adicional del aislamiento a este valioso hombre de Dios. Nuestra charla no solo versó sobre estas violaciones. Con maestría el P. Conrado nos habló acerca de lo que denomina ¨indefención aprehendida¨ o ¨desesperanza inducida¨, citando a Martin Seliman, enfermedad social de la que padece nuestro pueblo que estamos determinados a curar.
Aunque no existieran las otras veintinueve preguntas ni la realidad abrumadora que con creces las supera, el solo caso del P. José Conrado ahora en Trinidad sería suficiente para incluir como violador de libertad religiosa a quienes mancillan por más de cincuenta años los derechos de los cubanos, tanto en reportes como este del Departamento de Estado de los EE.UU. como en los de cualquier otra entidad que se exprese al respecto. Pero lo que más inspira es que, a pesar de estas realidades, profetas como José Conrado continúan encarnando a la iglesia que Dios quiere en Cuba, sin importar las consecuencias.

En Trinidad con el P. José Conrado

En Trinidad con el P. José Conrado

con j. conrado 1

LA TORTURA CHINA

Muchos pensarán que me refiero a algún método de tortura elaborado por los chinos con la intención premeditada de hacer daño o algo parecido, pero lejos estoy de eso, me refiero a los famosos ómnibus de fabricación china marca Yutong, que aunque estoy segura su diseño para nada tenía la intención de torturarnos, lo logra con una eficacia increíble, sobre todo cuando el kilometraje a recorrer es extenso. Obviamente los chinos no fabricaron los ómnibus Yutong teniendo en cuenta las características de los cubanos, si así lo hubieran hecho el espacio entre los asientos fuera un poco mayor, porque a los cubanos no nos gusta para nada eso de andar tirados unos encima de otros, sobre todo cuando son desconocidos quienes nos rodean. Los asientos de estas guaguas han traído más de un altercado entre los pasajeros y verdaderamente si alguien quisiera conocer a qué me refiero cuando hablo de tortura, solo con viajar de Villa Clara a La Habana tendría suficiente para comprender, aunque si es masoquista podría probar un viaje de más de catorce horas desde la capital hasta cualquier punto bien oriental del país.

Sigue leyendo

LA TSMP, la SARA y la Shouwang chinas, y cubanas

El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; más ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.
Juan 3.8

Con avidez leí el boletín No. 6 de 2011 de la Voz de los Mártires (VOM), www.persecucion.org . Días antes, el domingo 13 de noviembre, habíamos tenido en cuenta en nuestras iglesias su convocatoria acerca del Día Mundial de Oración por la Iglesia Perseguida, cuyo énfasis extendimos inclusive por toda una semana hasta el domingo 20 en que proyectamos el excelente cortometraje «La prueba de fe de Esteban», también producida por la VOM.

Sigue leyendo