@TheEconomist: El #protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas (II)

Lejos de tratarse de un fenómeno del pasado histórico The Economist afirma en su ensayo The Stand dedicado al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) que el protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas al punto de que en las últimas décadas, el número de sus adherentes creció sustancialmente. En Almolonga, la comunidad guatemalteca tomada como muestra, desde la década de 1970, cerca de tres cuartas partes de los 14,000 residentes se han convertido a esa Fe; y más del 40% de la población de Guatemala ahora es protestante. Esta historia es presentada por The Economist como un microcosmos de un “despertar protestante” que hoy es más amplio en América Latina y en el mundo en desarrollo. El Pew Research Center es citado en relación a que el 40% de los 2.300 millones de cristianos del mundo son protestantes.

The Stand sin embargo es claro en que el epicentro de este movimiento no se encuentra ya hoy en la Alemania natal de Lutero, ni siquiera en Europa que representa solo el 13% de los protestantes del mundo. La publicación enfatiza que el hogar de esta fe ahora es más bien el mundo en vías de desarrollo. Nigeria por ejemplo tiene más del doble de protestantes que Alemania. Se destaca que más de 80 millones de chinos han abrazado la fe en los últimos 40 años y se cita a Yang Fenggang, de la Universidad de Purdue, quien predice que para el año 2025 podría haber al menos 160 millones de protestantes en China, lo cual significa que esa nación albergará a más protestantes que Estados Unidos en donde hoy todavía viven unos 150 millones de protestantes, el mayor número en cualquier país, pero en el cual ya resulta evidente que la proporción disminuye, las principales denominaciones, a menudo más liberales, cayeron del 18.1% al 14.7% entre 2007 y 2014, según el Pew Research Center, la proporción de evangélicos cayó menos drásticamente, del 26.3% al 25.4% mientras  que los religiosos no afiliados aumentaron del 16.1% al 22.8%.

La diversidad en el protestantismo también se tiene en cuenta en el ensayo que afirma que las variedades de más rápido crecimiento tienden a ser las evangélicas, que enfatizan la necesidad de un renacimiento espiritual y la autoridad de la Biblia. La base de datos del Gordon-Conwell Theological Seminary de Massachusetts, se cita en relación a que los pentecostales y otros evangélicos carismáticos representan el 35% de los protestantes de Europa, el 74% de los Estados Unidos y el 88% de los países en desarrollo y el 10% de todas las personas en la Tierra.

@TheEconomist dedica un ensayo titulado The Stand al 500 Aniversario de la Reforma Protestante (I)

En un reciente número, el 9065 del Volumen 425, The Economist dedica su ensayo The Stand al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante: https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand. El autor, quien como es tradicional en esta prestigiosa publicación, queda en el anonimato, realiza una evaluación de cinco siglos de un movimiento que no cesa de reformar su entorno mientras también se reforma a sí mismo. Es lógico que The Economist, con casi dos siglos (desde 1843), abordando la actualidad de las relaciones internacionales y de la economía desde un marco global, no quede fuera del amplio debate que ha suscitado al quinto centenario de un estallido religioso que determinó el desarrollo del Occidente liberal moderno.

El ensayo se mueve entre la fecha marcada como el origen de la Reforma, el 31 de octubre de 1517, cuando Martin Lutero clavó las 95 tesis en la iglesia en Wittenberg, Sajonia, Alemania, y hasta la actualidad en lugares tan distantes del estallido original como Corea del Sur, pero principalmente en el punto específico de la comunidad guatemalteca de Almolonga, donde Mariano Riscajche, un aldeano maya, tuvo en los ´70 del siglo pasado una experiencia mística parecida a la del monje alemán en el siglo XVI, que inició, como aquel, un movimiento que está transformando para bien el entorno de su localidad.

The Stand adjudica el éxito de este movimiento, que pudo haber terminado como una protesta menor en un rincón remoto de Europa, pero que llegó a convertirse en un movimiento global, a las tres creencias basadas en la palabra latina para “solo”: sola fide (que las personas son salvadas solo por la fe en Jesús, no por lo que hacen); sola gratia (que esta fe es dada solo por gracia, y no puede ganarse); y sola scriptura (que se basa solo en la autoridad de la Biblia, y no en la tradición o la iglesia). Estas ideas ofrecieron un nuevo tipo de libertad, la centrada en el individuo, que ayudó a allanar el camino hacia la modernidad. Según Jacques Berlinerblau, sociólogo de la Universidad de Georgetown, citado en el ensayo, “La separación de poderes, la tolerancia, la libertad de conciencia, todas son ideas protestantes”.

La IV Edición Anual del Premio Patmos a Dagoberto Valdés Hernández en el 500 Aniversario de la Reforma Protestante

Dagoberto muestra la placa que lo acredita como Premio Patmos 2017 acompañado de representantes de Convivencia y del Instituto Patmos.

La IV Edición Anual del Premio Patmos que concedemos a nuestro muy apreciado Dagoberto Valdés Hernández coincidiendo con el 500 Aniversario de la Reforma Protestante, es más un premio a Patmos, que lo entrega, que a Dagoberto que lo recibe. Nuestro Instituto con solo casi cinco años de existencia se encuentra apenas en estado embrionario y nuestra corta vida ha estado signada por tribulaciones que encajan muy bien con el nombre con el cual nos identificamos, el de la isla mediterránea donde Juan el apóstol estuvo preso por causa ¨de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo¨ (Apocalipsis 1:9).

Entre las muchas inspiraciones que nos impulsaron, primero a nacer, y luego a continuar adelante en lo poco que hemos conseguido hacer en nuestra corta y atribulada existencia, se encuentra precisamente la de Dagoberto Valdés y de quienes le acompañaron primero en Vitral, y ahora en Convivencia. Nuestra historia y quehacer son nada al lado de la apasionada labor de Dagoberto y de sus valiosos colaboradores de dentro y de fuera de Cuba. Las enseñanzas y el ejemplo generados por el Centro de Estudios Convivencia constituyen hoy para nosotros un desafío para lograr de Cuba lo que juntos soñamos por igual. Dios utiliza a Dagoberto y a Convivencia para ofrecernos esperanza en las tribulaciones como mismo las recibiera Juan en Patmos a través de visiones celestiales.

Placa premio Patmos 2017

Este es el cuarto año consecutivo en que concedemos este reconocimiento. La condición primordial para nuestra selección es que nuestro elegido sea alguien que haya demostrado ser consecuente con su Fe en Cuba. Y Dagoberto Valdés Hernández lo ha demostrado con creces a lo largo de muchos y difíciles años sin claudicar.

Es de notar que con Dagoberto suman ya tres premios concedidos a católicos de los cuatro que hemos otorgado, le anteceden el laico Amador Blanco Hernández, Premio Patmos 2014 y el P. José Conrado, Premio Patmos 2015; solo el Premio Patmos 2016 ha sido el concedido a un protestante, el Dr. Oscar Elías Biscet, de definición bautista. No debe sorprender a nadie nuestra selección de tres católicos entre nuestros premios anuales que se otorgan precisamente en el Día de la Reforma Protestante. Como se sabe, nunca fue la intención de Martin Lutero cuando clavó sus 95 tesis a la puerta de su Iglesia en Wittenberg, Alemania, abandonar a su Iglesia, por el contrario, movido de gran amor por ella se proponía reformarla a la luz de lo que consideraba correcto en la Palabra de Dios y por la cual se sentía desafiado. Mucho menos se había propuesto provocar la escisión que finalmente ocurrió y que tuvo lugar luego de un juicio celebrado a Lutero por su iglesia y en el cual fue excomulgado. Lamentablemente no fue comprendido en su momento por la iglesia que amaba y anhelaba reformar de acuerdo a la Palabra de Dios.

Dagoberto Valdés Hernández ha sido siempre un católico comprometido con su profunda fe cristiana que ama con fervor a su iglesia y anhela y procura que ella actúe como es digno de Cristo en el contexto cubano aunque no siempre sea bien entendido por ello. Él y sus proyectos, primero Vitral y luego Convivencia, constituyen expresiones de la manera en que los hijos de Dios debemos encarnarnos en medio de la sociedad en la que Dios nos coloca para servirle. Nuestro Premio Patmos 2017 se entrega a una luz en la oscuridad como lo fue Martin Lutero en 1517. Y no dudamos que como también ocurrió con el creer y actuar de aquel monje agustino que de una luz que parecía condenada a apagarse, pero que resultó en un movimiento imparable que transformó a toda la cultura occidental; esta luz de Cristo que se irradia para toda Cuba desde Pinar del Río desde hace tantos años, no solo no se apagará, como el Maligno procura, sino que terminará iluminando irresistiblemente a toda Cuba.

A la acción social y cívica que nace de la fe que en Dagoberto se genera por la gracia de Dios puede sumarse su vocación en tender puentes y abrir puertas y ventanas que contribuyan a la convivencia no solo de quienes habitamos bajo el mismo techo de la patria sino también de la iglesia universal. Dagoberto no olvida nunca los genes protestantes que también se encuentran en su ADN cristiano, sigue amando su tiempo en la iglesia metodista, y no fue casual que en la Comisión Nacional de Laicos de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en 1977 Dagoberto titulara una tesis con el mismo nombre del de una de las obras del famoso teólogo luterano alemán del siglo XX Karl Barth: “Comunidad cristiana y comunidad civil” en la que introdujo el término de sociedad civil y las relaciones entre ella y la comunidad cristiana; principios con los que Dagoberto ha sido totalmente consecuente. Llama la atención que Karl Barth fuera también uno de los autores más citados en la cristología espiritual desarrollada por Josef Razinger, el papa Benedicto XVI, que renunció para retirarse a orar.

Es por estas y muchas razones más que el Instituto Patmos al hacer este humilde homenaje, repleto sin embargo de significados, más que felicitar, agradece a Dagoberto Valdés Hernández por aceptar nuestra distinción y recibirnos, lo cual nos honra profundamente a la vez que nos anima, y esperamos que estimule a otros también, para tampoco claudicar ni dejar espacio al desaliento; sino por el contrario seguir el ejemplo que nuestro premiado, como Juan en Patmos, o Lutero en Wittenberg, nos ofrece a seguir.

El mismo problema que Lutero, y la misma solución (bosquejo de mi sermón en Waldorf, 30 de octubre, 2016)

Estatua de Martín Lutero con la sola scritura, en Alemania

Estatua de Martín Lutero con la sola scritura, en Alemania

Introducción: Este lunes 31 de octubre se cumplen 499 años del estallido de la Reforma Protestante, conmemorando el día en que Martín Lutero clavó 95 tesis en la puerta de la Iglesia de Wittenberg. Además del contexto histórico propicio, este hito tuvo su origen en la lucha interna de este hombre, en la fuerte conciencia de su propio pecado. Desesperadamente buscaba una manera de estar seguro del perdón de Dios – ¡y la encontró en la Biblia! Nosotros tenemos el mismo problema que Lutero y podemos encontrar la misma solución, la única posible. Los dos libros que más hablaron a la vida de Lutero fueron los Salmos y la carta a los Romanos. Uno de esos salmos fue:

Lectura Bíblica: Salmo 130

Hay tres preguntas relacionadas que podemos contestar en base a este pasaje.

1.    ¿NECESITO SER SALVO? V. 1-3: Hay millones de personas en el mundo actual que dirían que no. Pero quien sea sensible a la realidad de Dios piensa diferente ya que comprende que la medida no es con los demás, sino con Dios. El salmista se sentía como si estuviera en el fondo de una fosa. Esa es la vida sin Dios. Y si no hubiera manera de recibir el perdón estaríamos condenados a pasar toda la eternidad metidos en ese pozo. No habría salida. ¡La salvación es necesaria porque somos pecadores!

2.    ¿ES POSIBLE SER SALVO? V. 4-6: Dios es un Dios de perdón. En Él se halla la misericordia. Por eso, entonces, si nosotros queremos encontrar el perdón de Dios, la única respuesta es buscarla de él. Parece demasiado obvio – pero ¿cuántas personas buscan en otros lados? El salmista sabía dónde buscarlo. ¡La salvación es posible porque Dios es misericordioso!

3.    ¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA SALVACIÓN? V. 7-8: en el Salmo la respuesta es solo preliminar, por la fecha en que se escribió, la esperanza es prospectiva, mira hacia el futuro. Pero esta esperanza futura era todo lo que tenían estas personas de seguridad. Sabían que Dios lo haría, aunque no sabían cómo ni cuándo. Nosotros tenemos una tremenda ventaja: Mateo 1:21, … la esperanza del perdón que tenían los fieles del AT se hizo realidad en Cristo. Redimir significa simplemente “comprar por un precio”. Cristo pagó ese precio cuando derramó su sangre en la cruz por nosotros. Aquí está la solución al problema del alma de Martín Lutero, y de cualquier otra persona que busca a Dios de corazón.

Conclusión: Si te duele tu pecado y te has dado cuenta de que necesitas la salvación, si reconoces que es posible porque Dios es un Dios de misericordia, y se deseas que esa salvación sea real en tu vida, expresa tu deseo a Dios en oración. Y si ya lo hiciste dale gracias a Dios por ello cada día de tu vida, ¡y compartelo!, como lo hizo Martin Lutero.

La Década de Lutero, Año 10

Junto a mi amigo Javier Peña, en su papel de Juan Calvino, otro de los personajes claves de la Reforma, en una de las celebraciones de estos días

Junto a mi amigo Javier Peña, en su papel de Juan Calvino, otro de los personajes claves de la Reforma, en una de las celebraciones de estos días

En 2008 la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD) asignó al teólogo Stephan Dorgerloh como prelado responsable de coordinar y gestionar las actividades de la denominada Década de Lutero iniciada desde ese año y hasta el 2017, año en que se conmemora el 500 aniversario del comienzo de la Reforma, cuando Lutero fijó en la puerta del Castillo de Wittenberg sus 95 tesis. Este 31 de octubre cuando se cumplen 499 años de aquel suceso está década especial habrá entrado en su décimo y último año.

La Década de Lutero despliega la vasta gama de contenidos de la Reforma en años temáticos y remite a años conmemorativos e históricos. Las actividades de Lutero y su compañero de contienda, el teólogo Philipp Melanchthon desataron profundas transformaciones que tuvieron lugar desde la Ilustración hasta la Modernidad del siglo XX. Además de a la iglesia y a la teología, la Reforma marcó también la música y el arte, la economía y la sociedad, el idioma y el derecho.

El tema de 2011 por ejemplo fue La Reforma y la Libertad y contribuyó al análisis de esta como fase de transformación hacia el Estado de Derecho. Uno de sus momentos culminantes fue un simposio celebrado en Wittenberg en el que en forma de disputatio se abordó la pregunta: ¿Cuán libre es el ser humano? y se tematizó la influencia de la Reforma sobre los movimientos reformistas en todo el mundo, particularmente el islámico, y sobre el desarrollo de la sociedad cívica democrática. Este año 2016 el lema fue: La Reforma y nuestro único planeta.

La Reforma Protestante es un movimiento cosmopolita y el Bundestag alemán habla de un evento de rango internacional invitando a ciudadanos de todo el mundo a seguir las huellas de la Reforma. Lo que hoy llamamos en retrospectiva la Reforma, y que solemos limitar solo a los acontecimientos de hace 500 años en Wittenberg, ha tenido un impacto global, declara Heinrich Bedford-Strohm, presidente del Consejo de la EKD. El tema dirige la mirada a la actual necesidad de reforma de nuestras acciones y de nuestra conducta en el mundo, resalta Bedford-Strohm, a la vez que aboga por una iglesia en la que nuestro único mundo esté en el centro de la atención: un mundo extremamente amenazado por la injusticia social, la guerra y la violencia y por una conducta económica que destruye aún más la naturaleza.

Es una excelente oportunidad de la que los creyentes cubanos no deberíamos excluirnos, por no decir todos los cubanos, dados lo universal de la influencia y los efectos de las tesis de Lutero. Involucrarnos también significará reflexionar y promover valores universales, sobre los que es necesario repensar desde Cuba, que manan de aquella transcendental revolución de las ideas indetenible desde el siglo XVI; sin obviar por supuesto una mirada crítica saludable en la que se tengan en cuenta las limitaciones de Lutero, sin eludir por ejemplo, cuestiones como su lamentable antisemitismo o su condena -evidente reminiscencia medieval- del ala más radical de la Reforma: la de los anabaptistas, quienes incidieron en el estallido de las rebeliones campesinas. A fin de cuentas, ¡el silencio no va con la imagen de la Reforma! En el ámbito eclesial será una ocasión afortunada para que las Iglesias, sin importar credo denominacional se revalúen bajo el concepto de: una iglesia reformada siempre reformándose.

¡SOLI DEO GLORIA!

PATMOS de otoño: Celebración del 497 Aniversario de la Reforma Protestante

El trío "Eben Ezer": Tony, Pedro y Juan.

El trío “Eben Ezer”: Tony, Pedro y Juan.

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión "Don Rafael".

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión “Don Rafael”.

Es seguro que los homenajes de Patmos en Cuba no se acerquen ni remotamente a muchos otros que se llevan a cabo en el mundo por los 500 años de la Reforma Protestante que toman como punto de partida el 31 de octubre de 1517 cuando Martin Lutero hizo públicas 95 tesis clavándolas en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Se sabe por ejemplo que la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD) proclamó en 2008 la Década de Lutero que despliega la vasta gama de contenidos de la reforma en años temáticos y remite a años conmemorativos históricos (www.luther2017.de).  Pero de cualquier manera Patmos se suma a esta oleada mundial conmemorativa.

Este 31 de octubre, y a pesar de grandes dificultades con el transporte, tan propio de nuestra Cuba, medio centenar de personas pudo participar de una noche de celebración que incluyo Foro por el 497 aniversario del acto de Lutero: con la misionera bautista Yoaxis Marcheco como moderadora y el laico católico Amador Blanco Hernández y un servidor como panelistas. La Rforma como fase de transformación hacia el Estado democrático de derecho podria ser el resumen de las palabras del primero; y el ejemplo de los personajes clásicos tanto de la Reforma como de la Contrarreforma para los ciudadanos del siglo XXI, las del segundo. La conmemoración fue amenizada por canciones del trío remediano “Eben Ezer”. Y una comida fraternal preparada por los anfitriones del restaurant “Don Rafael”, sede del evento, estuvo a la altura del banquete histórico-teológico.

En el marco de esta especial conmemoración se hizo publica la premiación de la primera edición del Premio Patmos que recayó precisamente en el académico de la noche, el profesor Blanco. Este Premio que Patmos espera conceder cada año, precisamente en ocasión de estas conmemoraciones tendrá en cuenta trayectorias como las que el primer galardonado posee: expulsado de la Universidad Central de las Villas en los ’80 por atreverse a cuestionar el estalinismo, fundó la comisión de Derechos Humanos “José Martí” de Cuba, expreso político, aún sin rendirse e intentando amoldarse, aún desde nuestras limitaciones a la era de la internet, publica en su blog “Alas de libertad” y tuitea desde @amadordlibertad.

Nada, que aún a la Cuba profunda llegan los ecos a 497 años de aquellos hechos que transforamron a Europa y al mundo para no volver a ser nunca los mismos. Y hoy también acá tenemos nuestras tesis que clavar y nuestra protesta que realizar para que las realidades se transformen. Como dijera Lutero: Que Dios nos ayude!

El Profesor Blanco en plena disertación.

El Profesor Blanco en plena disertación.