No le tengo miedo al capitalismo

Solo me ha faltado trabajar en el Trump Hotel, pero aunque lo intenté yendo a entrevista de trabajo, fui rechazado. Desde hace unos meses me interné con mi familia en lo profundo del capitalismo para conocer cómo se vive de veras en este sistema que tan malo nos pintaron en Cuba desde chiquitos; porque aquello en Cuba ya lo sufrimos en carne propia demasiado y sabemos lo que da, y lo que no da.

Entre sermón y sermón de domingo he trabajado entre semana sin complejo ninguno con el delantal puesto en restaurantes; y he experimentado lo que significa llegar hasta el agotamiento extremo después de un largo día de trabajo en una factoría. Con mucho gusto he vivido la bendita experiencia de vida de las personas que ministro cada domingo. He probado la práctica paulina de también construir tiendas y puedo certificar que Martí estuvo muy acertado cuando dijo que el trabajo ennoblece.

Es uno de los ejercicios que mejor estoy disfrutando en mi vida sin denostar de mis años de activismo social en Cuba en defensa de los Derechos Humanos, ni de tres años intensos de diplomacia ciudadana intentando hablar a nombre del cubano de a pie lo mismo en Washington, en Bruselas que en la ONU. Por otro lado resulta un acto de obediencia insoslayable para con Dios que bien claro dice que si alguno no provee para los suyos ha negado la fe y es peor que un incrédulo. Sin hablar de nuestro deber de no desamparar al Instituto Patmos, nuestro hijo de cuatro años, en el que siguen interactuando en Cuba valientes coordinadores y colaboradores, y para el cual, hoy por hoy y en medio de su cuarto aniversario de existencia, somos los únicos contribuyentes.

En medio de todo esto pienso en tanta gente buena en Cuba que ahora mismo lo único que quisiera sería trabajar en paz por un salario decoroso, y a veces puede ser que mis coworkers no se percaten, pero entre mis gotas de sudor rueda alguna lágrima mientras ruego a Dios por ellos. Claro que no le tengo miedo al capitalismo, le estoy echando ganas. Siento miedo por mi pueblo, eso sí, demasiadas décadas ya fingiendo como si trabajara para un Estado que finge pagarles, y que día a día, semana tras semana, mes tras mes, año tras año, les va robando la vida y esperanzas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *