Un nuevo caso de fraude sacude la Universidad cubana

Agradezco a @14ymedio la publicación de esta otra denuncia de fraude en universidades cubanas: que reproduzco en nuestro Cubano Confesante:

Un nuevo caso de fraude académico sacude este jueves los predios universitarios. Un grupo de estudiantes de primer año de Ciencias Médicas en la provincia de Villa Clara tuvo acceso previo a las respuestas del examen de Morfo-fisiología III que se realizó el pasado jueves 2 de julio. Según varios testigos, la venta y circulación de la prueba fue tan extensa que incidió en otras sedes municipales, como la ubicada en Sagua la Grande.

La solución inmediata que se aplicará será la repetición del examen a todos los alumnos de primer año el próximo lunes 13 de julio. Hasta el momento no ha trascendido si se aplicarán sanciones a quienes cometieron el fraude, ni se ha hecho pública la fuente de la filtración. Los únicos detalles que se conocen provienen de quienes deben someterse a la nueva convocatoria de la prueba, medida que algunos alumnos consultados lamentan: “pagan justos por pecadores”.

Los escándalos de esta índole en el ámbito académico cubano se han vuelto frecuentes en todas las modalidades de enseñanza. En julio del año pasado este diario informó del filtrado de varias pruebas finales en la Facultad de Medicina número 1 en Santiago de Cuba. En esa ocasión 23 estudiantes estuvieron involucrados directamente en la filtración y la distribución del contenido de los exámenes de Anatomía y Estadística de segundo año, inglés de cuarto año y la conocida Prueba Estatal. La dirección del centro docente solicitó en aquella ocasión una sanción de dos años de separación de la educación superior para los estudiantes involucrados en el hecho.

Más Rosas y menos espinas

Gracias por publicar testimonio que escribi 26 de noviembre cuando todos los padres de los niños de primer grado de la escuela primaria de nuestro pueblo nos consternamos por la ausencia a clases de su maestra:

Hoy Rosa Valeriano, la ejemplar maestra de primer grado de nuestra hija Rachel en la escuela primaria Pelayo Cuervo Navarro, en Taguayabón, Villa Clara, no se ha presentado a impartir clases en justa y evidente señal de protesta ante el incumplimiento de la remuneración salarial que ha reclamado.

Nuestra Rachel y sus dieciocho compañeritos se han quedado en este día sin quien les enseñe la siguiente letra del alfabeto, pero la maestra nos ha dado a todos, incluyendo a nuestros niños, una lección mucho más importante. Rosa me recuerda al personaje de Carmela de la reveladora película Conducta de Ernesto Daranas. Mi esposa y yo, junto a otros padres de niños de seis años, nos sentimos dichosos de contar con una maestra como ella a pesar del estado crítico de la educación en Cuba. Fue ella también quien enseñó a leer y escribir a Rocío, nuestra primogénita, ahora con catorce años; y en apenas estos tres primeros meses del presente curso Rachelita está a punto de lograrlo gracias a la excelente pedagogía de Rosa. Continúe o no trabajando en Educación estaremos en deuda con ella para siempre.

Rosa lleva décadas de experiencia. Ama su profesión. Es un hecho que tiene vocación por el magisterio. La necesidad de educadores la empujó a prolongar su jornada a pesar de sus problemas de salud, reconocidos por una comisión médica. Y es precisamente ahí donde radica su inconformidad. Desde julio pasado, antes de iniciar el curso, Rosa había solicitado cobrar cuatro horas adicionales a las que les paga el Ministerio de Educación y que dedica con excelencia a la preparación y planificación de clases. Supuestamente debería estar recibiendo el pago desde el inicio del curso, pero ya pasó noviembre y Rosa no ha sido resarcida como se debía.

 La escuela primaria Pelayo Cuervo Navarro de Taguayabón, Villa Clara.

La escuela primaria Pelayo Cuervo Navarro de Taguayabón, Villa Clara.

Es más que cuestión de dinero, al fin y al cabo ningún salario alcanza para los cubanos, mucho menos el de los mal pagados trabajadores de Educación. Es cuestión de honor ‒y ha sido su protesta de hoy, que podría prolongarse para siempre si no se rectifica‒ una lección para todos de hacer valer el Artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el de los trabajadores; y en consonancia con la petición que acaba de realizar el canciller español José Manuel Garcia-Margallo en su recién concluida visita oficial a Cuba respecto a que se ratifiquen los Pactos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en cuanto a la libre sindicalización, que es el apoyo que ahora mismo hubiese necesitado Rosa y que en la práctica brilla por su ausencia.

Resulta perfectamente lógico que la educadora se sienta engañada y usada por quienes, lejos de reconocer su esfuerzo, llevan ya varios meses dándole vueltas a su derecho a lo que en definitiva constituye en Cuba un miserable salario que por ley le correspondería. Aguardábamos con esperanza que por fin cuando llegasen los pagos de noviembre no se le volviese a faltar el respeto a nuestra maestra pues era una situación harto conocida en la escuela, encima que en el presente Rosa carece del imprescindible auxiliar pedagógico que requiere un grado tan importante como lo es el primero.

¿Qué vamos a hacer los padres con cada vez menos maestros para nuestros hijos, y menos con la calidad de nuestra maestra? ¿Qué van a hacer nuestros niños, ya de por sí expuestos a un sistema educativo politizado y manipulador, si cada vez son menos las rosas y más las espinas?

Canteras ideológicas: Pregunta 8 de 30: ¿Por qué impone a los hijos de los creyentes una educación que dista de ser laica, impregnada de ateísmo y de doctrinas políticas que favorecen la violencia, como prueba la imposición de símbolos o lemas que los estudiantes están obligados a portar o repetir?

Presentación1.pptxVa concluyendo la cuarta semana ya en que llevamos a nuestros niños a sus escuelas y nos despedimos antes de verles entrar a las aulas escuchando día por día el grito ideológico: “Pioneros por el comunismo, ¡Seremos como el Ché!”. Es solo el preámbulo, luego dentro de los planteles, ya no a nuestra vista, mas allá de la razón por la que debieran estar allí, los maestros están obligados a enseñar, por encima de cualquier materia elemental una ideología política en la que ni siquiera ellos mismos creen. El resultado es nefasto. Ya que todos sabemos que el Comunismo solo existe en los manuales, que lo que existe en Cuba oscila entre un feudalismo y un capitalismo de estado, que los intentos de llevar a la práctica el socialismo han sido un chasco, solo queda una alternativa para nuestros hijos: ser hipócritas como la generación de sus padres. Lo que ocurre entonces en las escuelas es que se moldea la doble moral, se atrofian mentes, y se perpetúa la esclavitud que como una maldición se sucede en Cuba de generación en generación.

Para los que profesamos alguna fe religiosa en Cuba la humillación es mayor. No somos comunistas y predicamos en contra de la hipocresía. Por décadas hemos sometido a nuestros hijos al traumático experimento de Pavlov. Entregamos nuestros niños para que obligatoriamente reciban enseñanzas contrarias a las que sus padres profesamos y luego en casa deberemos descontaminarles advirtiéndoles que no pueden estar seguros de lo que les enseñan. Obviamente las mentes infantiles deben responderse a sí mismos el por qué somos capaces de abandonarles entonces días enteros para formarse como hipócritas si no al menos como comunistas. Si acaso nos lo preguntan y respondemos que lo hacemos porque nos obligan entonces ellos llegarán pronto a la más lógica conclusión: que nos formamos también en sus mismas escuelas y llegaron a convertirnos en modelos de cobardes y oportunistas sobre los que se sustenta ese Comunismo que solo existe en las consignas que les obligan a gritar o en sus ensangrentados uniformes.

Es esta la contradicción de una sociedad disfrazada de laica pero donde la educación continúa en manos de una religión: el ateísmo. Por si fuera poco un ateísmo sazonado con violencia y odio. He ahí la respuesta a la octava pregunta de treinta (http://cubanoconfesante.com/?p=733) que presentamos el año pasado en Washington cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW): no es su deber de cumplir con el derecho humano fundamental de que todos tenemos derecho a la educación, es aprovecharse de este para concentrándolo en sus manos, so pretexto de aquello, lavar cerebros y entrenar esclavos.

¡Que nadie enseñe nada, yo solo puedo enseñar!: Pregunta 7 de 30: ¿Por qué mantiene el monopolio de la educación en sus manos sin permitir abrir planteles educativos a los grupos religiosos a pesar de reconocer la necesidad imperiosa que posee el pueblo de Cuba de una educación moral y cívica que reconstruya valores que identificaban a los cubanos en el mundo y que hoy están ausentes?

El educador y filósofo cristiano José de la Luz y Caballero, pilar de la nación cubana, echa por tierra con su pensamiento el sistema de educación cubano actual.

El educador y filósofo cristiano José de la Luz y Caballero, pilar de la nación cubana, echa por tierra con su pensamiento el sistema de educación cubano actual.

Desde semanas antes al lunes 1 de septiembre cuando comience en Cuba el nuevo curso escolar, en todos sus medios el régimen hace alarde y se erige autoalabanzas por “sus bondades” al garantizar la educación desde preescolar y hasta noveno grado a todos los niños cubanos. Lo que no explicará a nadie es el porqué de tanta bondad y de seguro se sobrarán en el mundo, como suele ocurrir, ingenuos que se presten a creer, o que aparenten creer la supuesta santidad del sistema cubano. Un fenómeno de masas reciente como lo es la película “Conducta” de Ernesto Daranas ya se introdujo en este san Benito y lo deshizo.

Pero hay más aparte de las limitaciones en todo sentido del Ministerio de Educación en Cuba: a pesar de que demostrado está que el señor feudal no puede cargar con esta responsabilidad de enseñar a nuestros hijos, porque lo está haciendo mal (de educar ni hablemos, como en la salud,  no quiere perder su hegemonía en esta área. Y es que sabe que le va el hilo que le queda de vida en ello. A pesar de los más de cincuenta años de desastres transcurridos y de tejer la leyenda que en los sesenta años anteriores no hubo nada bueno, no han conseguido borrar el aporte de la enseñanza privada y en especial el de los colegios religiosos a lo largo y ancho del país. Hoy muchas instituciones religiosas dispuestas estarían, no a echar una mano, sino a ocupar incluso las riendas de la educación en Cuba. Pero como sucede con otras áreas “priorizadas” el régimen “no quiere soltar”.

Algunas iglesias incluso han ido más allá de decirlo y ofrecerlo y han intentado hacer para recibir a cambio todo tipo de ataques, acosos y prohibiciones. Pregúntesele a iglesias como las bautistas de Camajuaní o Vueltas qué sucedió con sus kindergártenes y se obtendrán amplios testimonios del por qué tuvieron que cerrarlos, o a la primera iglesia bautista de Placetas todas las odiseas para mantener abierto el suyo contra viento y marea. También en Placetas pregúntese al pastor Israel Martin Lemus por todas las peripecias que ha tenido que pasar su Iglesia Evangélica Independiente para llevar adelante su flamante proyecto de Escuela Cubana de Estudios Teológicos (ECETE) que incluye lo que me atrevo a declarar como el primer embrión de otra vez un colegio religioso en Cuba y se sabrá de qué estamos hablando. Y solo estoy poniendo ejemplos cercanos a mí geográficamente.

Cuando este próximo 1 de septiembre se escuche gritar a los niños cubanos: “Pioneros por el comunismo, ¡Seremos como el Ché!” o cuando en el acto por la apertura del nuevo curso sean leídos los mamotretos de “comunicados” dando loas a espías y posiblemente dando vivas a Hamás, entonces es probable que algunos ingenuos, si prestan atención, comiencen a entender el porqué de tanta bondad. Y toda esta carga ideológica y este absurdo adoctrinamiento político aun antes de que nuestros niños comiencen a escribir o a leer. Cuando José de la Luz y Caballero dijera su famosa frase: “Enseñar puede cualquiera, educar solo quien sea un evangelio vivo” no utilizó casualmente la palabra evangelio sino con toda intención y sentido literal. En cuanto al régimen ya hasta enseñar se le va haciendo difícil. Es hora de que “suelten” y concedan a quienes realmente pueden y quieren hacerlo toda la educación y la enseñanza. Por ello dedicamos la séptima de un total de treinta preguntas (http://cubanoconfesante.com/?p=733) que presentamos el año pasado en Washington cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW).