TODOS LOS CRISTIANOS CUBANOS DEBERÍAMOS FIRMAR LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA

Desde hace ya unas semanas se está dando a conocer la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA de la que un número simbólico de cubanos, no a nombre de partido o institución alguna sino en virtud sencillamente de su ciudadanía, hizo entrega en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Para tan corto tiempo este esfuerzo ha encontrado ya una cifra récord de cubanos firmantes tanto dentro como fuera de la isla. Reconocidas figuras internacionales de incuestionable prestigio ya comienzan a mirar con atención y buenos ojos esta demanda que cual bola de nieve va aumentando exponencialmente de tamaño y se dirige directo hacia la llaga, tal vez como último esfuerzo válido para conseguir los cambios que tanto urgen a Cuba mediante una vía totalmente pacífica y civilizada.

Como seguidor de Jesucristo he tomado la decisión de no permanecer neutral ante el desastre que en todos los sentidos es hoy la nación en la que vivo, en la que estoy llamado a ministrar, y a la que amo. Creo que Dante tenía razón cuando declaró «las partes más ardientes del infierno están reservadas para aquellos que en tiempo de gran crisis moral se mantienen neutrales.» Es por ello que mi rúbrica de la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA se encontraba ya entre ese primer grupo simbólico de firmantes que realizó entrega formal. También la de mi esposa Yoaxis Marcheco, así como otros valiosos hermanos en la fe. Considero que ninguno que se diga ser discípulo de Cristo en Cuba debe permanecer neutral ante la debacle que se cosecha como resultado de estos más de cincuenta años de desastre, y menos permanecer aún en cualesquiera de esas organizaciones identificadas como políticas o de masas que resultan ser tentáculos del régimen opresivo. Mi trabajo pastoral se caracteriza por mucha paciencia y tolerancia para con muchos en tales ambivalentes posturas, pero mi opinión personal es que si la neutralidad es en extremo cuestionable, equiparado a la tibieza a la que se refiere el libro bíblico de Apocalipsis, el contubernio con un sistema a estas alturas totalmente desenmascarado se equipara a complicidad, con equivalencia también al dejarse marcar por la bestia política a la que refiere el Apocalipsis en su capítulo 13.

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no es neutral al problema cubano, y mucho menos lo favorece, convoco a todos mis hermanos de fe cubanos dentro y fuera de la isla, a firmar esta demanda que puede constituir en sí misma un instrumento para respuesta a las innumerables oraciones y clamores que han sido elevadas a él durante décadas de sufrimiento. Para quienes posean acceso a internet pueden hacerlo en la página http://porotracuba.wordpress.com

LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA solo insiste en que sean ratificados los pactos firmados en la ONU por el exministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque. La ratificación involucra un paso más allá de la simple firma ya que obliga a realizar urgentes cambios constitucionales que se amolden a estos pactos. Bien dice la Biblia en Gálatas 3.15 que UN PACTO, AUNQUE SEA DE HOMBRE, UNA VEZ RATIFICADO, NADIE LO INVALIDA, NI LE AÑADE. Aunque humanos, estos pactos recogen los elementos básicos para que personas sean tratadas con la dignidad que les corresponde por la simple razón de nacer como tales, creados a la imagen y semejanza de Dios. Que nuestros actos se correspondan a nuestras oraciones. ¡Firmemos la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA!

Pbro. Mario Félix Lleonart Barroso

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *