A PROPOSITO DEL RECIEN CELEBRADO FESTIVAL CLIC

Por: Yoaxis Marcheco Suárez

Es lógico pensar que para vencer al monopolio informativo imperante en Cuba, es imprescindible derribar a los monopolizadores, no parece tarea sencilla, de hecho no lo es, pero ante todo debemos creer firmemente que es posible echar por tierra al gigante con pies de barro.

Solo en la recién finalizada primera década del siglo XXI se ha avanzado más que en las cuatro décadas anteriores de lucha contra la dictadura. Han surgido nuevas formas de enfrentar a los dictadores y todo empaquetado en los beneficios que ofrece la Web y la novedosa tecnología celular. La incomunicación que funcionaba hace años atrás como el escudo protector más sólido del sistema y la desinformación o manipulación de los medios se ven amenazados por la alternatividad y por un mundo cada vez más entrelazado que avanza con un ritmo de conectividad acelerado, y se impone por encima de todos los totalitarismos y las sociedades antidemocráticas como la cubana. De ahí el terror enfermizo de los monopolizadores a la red de redes, pero -oh paradoja del destino- los dueños del país no pueden vivir con Internet, pero tampoco sin ella.

Por otro lado la tecnología del momento, el celular, y aparejada a ella, esa creatividad sin límites de los cubanos, como dijera la pionera Yoani Sánchez: si inventamos el picadillo sin carne, también podemos tener Internet sin Internet. Esta tecnología ofrece también a los opresores el gran dilema de: celular o no celular, porque por un lado le garantiza cuantiosas ganancias y por otro debilita la coraza desinformativa y la incomunicación que ellos han creado por años. La rapidez y actualidad de las redes sociales como el twitter, convertidas en instrumentos de denuncia y en constantes transmisoras del verdadero acontecer social, político y cultural cubanos, pero sobre todo como instrumento de expresión libre e independiente del oficialismo, son otro dolor de muelas para el gran monopolio que se desmorona.

Entonces la receta para exterminar monopolios informativos como el nuestro, debe tener como principal ingrediente, la alternatividad. Además de aprovechar todas las brechas que pueda ofrecer la Web y la telefonía celular, es importante crear espacios independientes, dicho sea de paso, también en esto se ha avanzado en el decursar de los primeros años del siglo XXI: varias publicaciones alternativas como Voces, Convivencia, Nacán y muchas otras que surgirán por el camino. Programas televisivos como Estado de Sats y el número creciente de Blogueros y twiteros independientes hacen creer con positividad que el día de la libre expresión y la libertad de prensa ya vienen llegando.

Por último en la tarea de derribar al gigante monopolista que es el Gobierno cubano, debemos participar los insulares de buena voluntad y que amamos la nación que nos trajo al mundo, estemos dentro o fuera de la patria. Por eso los aliento a todos a sumarse a la blogósfera y twittósfera por el bien de Cuba y de los cubanos; y a emisoras como la ya legendaria Radio Martí a que sigan bombardeando información al interior de la isla, porque esas son las únicas bombas que sacudirán los enlodados pies del gigantón. La cooperación económica es elemental porque cualquier proyecto alternativo solo puede ser posible si se cuenta con fondo monetario, de otra manera sería solamente una utopía. No es menos cierto que la barrera más importante que debemos romper es la desinformación interna, la mayoría de los habitantes de la isla jamás acceden a Internet y deben conformarse con los medios que brinda la oficialidad, pero en este aspecto el regimen ha comenzado a suicidarse lentamente, una televisión cada vez más aburrida y monotemática, espacios informativos carentes de formatos y noticias atractivas y veraces, con la manipulación a flor de piel, una radio que languidece y que promueve solo lo que se le ordena, y mejor no hablar de la prensa escrita tras la horrible careta del periódico Granma o Juventud Rebelde, nombres que por cierto ya van quedando demasiado rezagados en la historia, han logrado que miles de cubanos apaguen la tele y prendan sus DVD’s para ver las noticias de Univisión o de cualquier otro canal que no pertenezca a la televisión de los Castros. Entonces no cabe dudas que poco a poco iremos avanzando con la ayuda del indetenible avance de las tecnologías, que aunque parezca increíble, le han dado su mejor sonrisa a la libertad de Cuba.

TODOS LOS CRISTIANOS CUBANOS DEBERÍAMOS FIRMAR LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA

TODOS LOS CRISTIANOS CUBANOS DEBERÍAMOS FIRMAR LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA

Desde hace ya unas semanas se está dando a conocer la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA de la que un número simbólico de cubanos, no a nombre de partido o institución alguna sino en virtud sencillamente de su ciudadanía, hizo entrega en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Para tan corto tiempo este esfuerzo ha encontrado ya una cifra récord de cubanos firmantes tanto dentro como fuera de la isla. Reconocidas figuras internacionales de incuestionable prestigio ya comienzan a mirar con atención y buenos ojos esta demanda que cual bola de nieve va aumentando exponencialmente de tamaño y se dirige directo hacia la llaga, tal vez como último esfuerzo válido para conseguir los cambios que tanto urgen a Cuba mediante una vía totalmente pacífica y civilizada.

Como seguidor de Jesucristo he tomado la decisión de no permanecer neutral ante el desastre que en todos los sentidos es hoy la nación en la que vivo, en la que estoy llamado a ministrar, y a la que amo. Creo que Dante tenía razón cuando declaró «las partes más ardientes del infierno están reservadas para aquellos que en tiempo de gran crisis moral se mantienen neutrales.» Es por ello que mi rúbrica de la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA se encontraba ya entre ese primer grupo simbólico de firmantes que realizó entrega formal. También la de mi esposa Yoaxis Marcheco, así como otros valiosos hermanos en la fe. Considero que ninguno que se diga ser discípulo de Cristo en Cuba debe permanecer neutral ante la debacle que se cosecha como resultado de estos más de cincuenta años de desastre, y menos permanecer aún en cualesquiera de esas organizaciones identificadas como políticas o de masas que resultan ser tentáculos del régimen opresivo. Mi trabajo pastoral se caracteriza por mucha paciencia y tolerancia para con muchos en tales ambivalentes posturas, pero mi opinión personal es que si la neutralidad es en extremo cuestionable, equiparado a la tibieza a la que se refiere el libro bíblico de Apocalipsis, el contubernio con un sistema a estas alturas totalmente desenmascarado se equipara a complicidad, con equivalencia también al dejarse marcar por la bestia política a la que refiere el Apocalipsis en su capítulo 13.

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no es neutral al problema cubano, y mucho menos lo favorece, convoco a todos mis hermanos de fe cubanos dentro y fuera de la isla, a firmar esta demanda que puede constituir en sí misma un instrumento para respuesta a las innumerables oraciones y clamores que han sido elevadas a él durante décadas de sufrimiento. Para quienes posean acceso a internet pueden hacerlo en la página http://porotracuba.wordpress.com

LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA solo insiste en que sean ratificados los pactos firmados en la ONU por el exministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque. La ratificación involucra un paso más allá de la simple firma ya que obliga a realizar urgentes cambios constitucionales que se amolden a estos pactos. Bien dice la Biblia en Gálatas 3.15 que UN PACTO, AUNQUE SEA DE HOMBRE, UNA VEZ RATIFICADO, NADIE LO INVALIDA, NI LE AÑADE. Aunque humanos, estos pactos recogen los elementos básicos para que personas sean tratadas con la dignidad que les corresponde por la simple razón de nacer como tales, creados a la imagen y semejanza de Dios. Que nuestros actos se correspondan a nuestras oraciones. ¡Firmemos la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA!

Pbro. Mario Félix Lleonart Barroso

¡AQUÍ ESTÁ CUBANO CONFESANTE!

BLOG 1Acepto el reto de la Junta Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba (Cic) dado a conocer bajo el título HEREDEROS DE LA PAZ DE CRISTO el 24 de septiembre de 2010 y publicado el viernes 1 de octubre de 2010 en la última página del diario Juventud Rebelde. Consistió en un llamado a toda persona amante de la paz, a crear redes alternativas a los grandes medios, o unirnos a las existentes –correo electrónico, blogs, Facebook, Tweeter-, para la difusión de los daños que las guerras pueden infligir a la humanidad, al clima y a la vida del planeta en general.

Es una lástima que las palabras que engloban a este encomiable reto no tengan en cuenta algunas evidentes razones que me siento en el deber de recordar en este mi primer spot de CUBANO CONFESANTE, que constituye mi respuesta al reto del Cic.

En primer lugar resulta contraproducente que el Cic se declare responsable de la paz mundial y reconozca que esta se basa en la fraternidad que debe existir entre todos los seres humanos, porque somos hijas e hijos de un solo Dios; y sin embargo pase por alto la tensa situación en su propio patio. Es como si todo estuviese en desorden en la casa y pretendiera procurársele en el vecindario. Y es que si algo falta en Cuba, sumado a todo el resto de las insoportables carencias, es la presencia de una Paz real. Alguien declaró con razón: paz es más que el cese del bombardeo. Salgase a la calle y escuchará como entre la gente de a pie, que es la inmensa mayoría del pueblo cubano, la respuesta que más se repite ante cualquier saludo es: -¡En la lucha!- y si se abren bien los oídos se escuchará entre constantes suspiros la frase más repetida: -¡No es fácil!-. En la desgarrada Cuba de hoy se vive cada día una lamentable guerra interna de altas cuotas psicológicas y sociales, de ahí las disparadas estadísticas de suicidios, padecimientos psiquiátricos, abortos, divorcios, desconfianzas, delaciones, robos, el popular quítate tú para ponerme yo. En esta terrible guerra interna a la que nos ha sometido el desgobierno lo único que falta es plomo y pólvora. Resulta bochornoso que una entidad que se define desde su nombre como Consejo de Iglesias de Cuba tenga el atrevimiento de insistir en la paz mundial y pase por alto la de su propio y malsufrido pueblo como si aquí ya se hubiese logrado el estado perfecto de la Creación cuando la realidad es que estamos bien lejos de alcanzarlo.

En segundo lugar, es cierto que es loable el reto, véanme a mi mismo aceptándolo, pero, ¿ha tenido en cuenta el Cic el contexto de limitaciones y censuras en medio del cual nos convoca? Desde mucho antes que el Cic realizara este desafío un número significativo de cubanos de buena voluntad ha tratado de acceder a la alternatividad que internet ofrece para burlar el monopolio informativo que impone el Estado recibiendo de este todo tipo de oposiciones y censuras. No se le ha ocurrido primero al Cic. ¿No tiene en cuenta tampoco la falta de acceso a internet que posee la mayoría de la población cubana que además no puede ni pensar en ello por la primaria preocupación del que voy a llevarme hoy a la boca? ¿Por qué no cuestiona al desgobierno por bloquear la mayor parte de estos esfuerzos ciudadanos de lo que resulta un típico ejemplo la plataforma bloguer VOCES CUBANAS en la que sobresale el paradigmático blog GENERACIÓN Y de Yoani Sánchez? El propio sistema se ha reído del agua tibia descubierta por el CIC, a solo dos semanas de su declaración bloqueó el acceso a Tweeter desde los móviles con línea de Cubacel. El Cic habla cual si Cuba fuese la Meca de la libertad de expresión desconociendo las anteriores realidades cual si no fuesen del conocimiento de la opinión pública nacional y mundial. Esto no le hace ningún bien al Cic cuya imagen ya ha sufrido demasiado.

Por último, apena que un llamamiento tan valiente como al que el Cic convoca concluya con un párrafo denostadamente servil. No se si lo consideraron necesario para poder llegar al menos a la última coletilla del Juventud Rebelde, que en el Granma ni eso. Pero en un llamamiento como este incluir un reconocimiento al mismo hombre que puso en peligro la paz mundial cuando exhortó a Nikita a que lanzara primero la bomba atómica, sin importarle que su propio pueblo fuese probablemente el primero en perecer, es algo que raya en lo inconcebible. Para disimular un poco se utiliza el calificativo de doctor para dirigírsele pero recuérdese que él siempre ha preferido que le llamen por el grado bélico de –Comandante-, y mejor aún que le agreguen -en Jefe, ordene-, o –pa´ lo que sea, Comandante, pa´ lo que sea- y sabemos lo puede significar el –pa´ lo que sea- . Todo el mundo sabe que desde su resurrección quiere trocar el pasado y hasta aspira al Premio Nobel de la Paz, por lo menos Obama todavía tiene juventud para ganarse el que le dieron; pero por más reflexiones que vengan ya este señor hizo su agresiva vida y no podrá ocultar, por mas que quiera en el ocaso, que él fue el autor de frases de guerra como la que tanto daño ha hecho a nuestro dividido pueblo de –Patria o Muerte-.

Pero en fin, todo esto puede achacarse al envoltorio, el núcleo del reto me ha encantado y heme aquí aceptándolo. Es cierto que mi libertad de expresión ya tiene sus ANTECEDENTES, y es algo que debo agradecerle al blog RELIGIÓN EN REVOLUCIÓN que me había dado la palabra hasta ahora y que tiene todo el permiso para vincular o replicar mis nuevos post cuando y como lo desee, pero luego que leí el llamado del Cic ya no lo dudé dos veces y decidí volverme CUBANO CONFESANTE evocando a aquellos cristianos alemanes que adoptaron una posición tan diferente a la del Cic frente a su propio Fürer. Y porque a toda esta deleznable realidad cubana sin paz yo quiero proponer la frase de mi Señor Jesucristo en la que creo firmemente: LA PAZ OS DEJO, MI PAZ OS DOY; YO NO OS LA DOY COMO EL MUNDO LA DA. NO SE TURVE VUESTRO CORAZÓN, NI TENGA MIEDO (Juan 14.27).