Digno es el Cordero: Bosquejo de mi sermón en Waldorf, domingo 5 de marzo

Texto bíblico. Apocalipsis 5

INTRODUCCIÓN: El Apocalipsis es mucho más que un libro profético. Es también un libro lleno de esperanza para aquellos que siendo capaces de reconocer su propia indignidad ante Dios aceptan en contraste la dignidad de Jesús y la posibilidad de ser salvos a través de Él. Este capítulo 5 así lo demuestra:

  1. NUESTRA INDIGNIDAD: (Apocalipsis 5:1-3) Todos somos pecadores. No existe nadie, por bueno que parezca, que pueda sentirse digno ante Dios.
  2. NUESTRA TRISTEZA: (Apocalipsis 5:4) Si nos interesa estar en paz con Dios nos sentiremos frustrados por nuestra indignidad, como se sintió Juan.
  3. NUESTRA ESPERANZA: (Apocalipsis 5:5) pero no todo está perdido. ¡Hay esperanza en Cristo!
  4. NUESTRA SALVACIÓN: (Apocalipsis 5:6-8, 11,13a) Él murió para salvarnos y redimirnos con su sangre. Si lo aceptamos, ¡podemos tener la certeza de ser salvos!
  5. NUESTRA ADORACIÓN: (Apocalipsis 5:9-10, 12, 13b) La certeza de ser salvos nos provoca a adorarle.

CONCLUSIÓN: (Apocalipsis 5:14) la palabra AMÉN es el cuño de ASÍ SEA a esta hermosa historia de salvación universal que también puede ser tu propia historia personal. ¡ASÍ SEA!

Mis sermones en Waldorf: Escatología y esperanza

En la espera mostramos nuestra constancia (Romanos 8:25b)

Un sms reciente de Bernardo, hermano fiel en la Iglesia, con algunas preguntas escatológicas fue utilizado por Dios para provocarme a predicar una serie de sermones en los que expongo pasajes de la Biblia que abordan estos temas. Comparto a continuación los bosquejos de los sermones más recientes donde abordo pasajes de las dos cartas del apóstol Pablo a los tesalonicenses, y del Apocalipsis. En ellos, y de manera muy simple, intento transmitir mi visión escatológica, muy distante de sensacionalismos y catastrofismos producidos por hermenéuticas torcidas que la mayoría de las veces lo único que consiguen es alejamiento de parte del pueblo de Dios de textos que prefieren no abordar o que abordan con temor y prejuicio; perdiendo de esta manera la bendición de disfrutar de Palabra de Dios revelada para transmitir ánimo.

La palabra que más asocio y disfruto cuando abordo los pasajes apocalípticos es ESPERANZA. Coincido con maestros como Juan Stam en que temas no fundamentales se han robado el protagonismo de la escatología. Cuando estudio textos como los que he compartido en los sermones de los últimos domingos lo que más se alimenta en mí es precisamente la expectativa por ¨un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia¨ (2 Pedro 3:13); así mientras mucho solo esperan el fin, yo aguardo por el comienzo. Tristezas tengo, es imposible no tenerlas en el presente orden de cosas, pero no son como las de quienes no tienen esperanza (1 Tesalonicenses 4:13), gimo a una con la Creación, pero mis dolores no son de muerte, sino de vida, como los dolores de parto (Romanos 8:22-25).

De esta manera, lejos de tratarse de temas abstractos, divorciados de la realidad o de alguna posible aplicación práctica, concibo y comparto que la escatología es una fuente para vivir mejor en el aquí y en el ahora; para transformar la realidad que nos rodea mientras disfrutamos de las bendiciones que YA se encuentran disponibles a nosotros pero aguardamos lo que TODAVÍA NO es posible. … porque las tinieblas van pasando y la luz verdadera ya alumbra (1 Juan 2.8b).

¡Gracias a Dios se murió Fidel Castro! ¡Un anticristo menos!

images-3Noventa años duró quien fuera una absoluta pesadilla para Cuba e incluso en más de una ocasión para el mundo. ¡Gracias a Dios ya no está más físicamente en este mundo para continuar haciendo daño! No dudo ni por un momento en catalogarlo como uno de esos anticristos a los que se refiere el apóstol Juan cuando declara: Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora (1 Juan 2.18).

Es triste que algunos de nuestros hermanos hayan sido engañados por la marca de esa bestia, y se sumen a la errónea interpretación bíblica que hace circular la Seguridad del Estado en Cuba para manipular a las iglesias en el sentido de que Fidel era uno de esos reyes que Dios pone o Dios quita, y que debía rendírsele ciega obediencia. La Biblia enseña claramente que ese tipo de reyes lleva la espada para hacer justicia, (Romanos 13.4) y todo menos eso hizo la espada siniestra de Castro.

La Biblia enseña que existen gobiernos, o tiranos, cuya autoridad no viene de Dios, sino del Dragón, para referirse directamente a Satanás o a Lucifer. Y fue de ese Dragón que provino siempre la autoridad y protección a ese hijo del Diablo, como en su momento también lo fueran Nerón, Domiciano, Stalin, Hitler, Franco o Mussolini. De sátrapas como lo fuera él es de los que declara Apocalipsis 13 este misterio: … Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. {3} Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, {4} y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? {5} También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. {6} Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. {7} Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos

Fue tal el poder que delegara Satanás a este demonio humano que todavía se necesitará mucho tiempo para lograr sanar de su influencia maléfica a nuestra devastada isla. Aunque lo haremos.

No me extraña que a lo largo de su diabólico ministerio numerosos religiosos se hayan prestado a entonar cantos de sirena a su alrededor, sin importar credo ni jerarquía eclesial. Ese mismo texto en Apocalipsis 13 deja claro que siempre a ese tipo de monstruo político va asociada una bestia religiosa: {11}  Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. {12} Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. {13} También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. {14} Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se la ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. {15} Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase...

Lo cierto es que con la muerte de Fidel Castro desaparece otro de los anticristos de turno, y con este hecho comienza a desaparecer su influjo maldito sobre nuestra sufrida isla. Tiempos de luz, libertad y prosperidad terminarán por imponerse a las densas tinieblas que con estos delincuentes en el poder tuvimos que sufrir por demasiadas décadas ya, con el valor añadido de extender los tentáculos de nuestra maldición sobre otras tierras de las que constituye la mejor expresión la desvencijada Venezuela.

¡Gracias a Dios se murió Fidel Castro! ¡Un anticristo menos!

TODOS LOS CRISTIANOS CUBANOS DEBERÍAMOS FIRMAR LA DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA

Desde hace ya unas semanas se está dando a conocer la DEMANDA CIUDADANA POR OTRA CUBA de la que un número simbólico de cubanos, no a nombre de partido o institución alguna sino en virtud sencillamente de su ciudadanía, hizo entrega en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Para tan corto tiempo este esfuerzo ha encontrado ya una cifra récord de cubanos firmantes tanto dentro como fuera de la isla. Reconocidas figuras internacionales de incuestionable prestigio ya comienzan a mirar con atención y buenos ojos esta demanda que cual bola de nieve va aumentando exponencialmente de tamaño y se dirige directo hacia la llaga, tal vez como último esfuerzo válido para conseguir los cambios que tanto urgen a Cuba mediante una vía totalmente pacífica y civilizada.

Sigue leyendo