La situación post #Irma: es el momento de hacer presente a Dios en #Cuba

El destartalado local de la iglesia de las Buenas Nuevas en Palenque.

Es terrible la situación humanitaria en que se encuentran muchas personas en Cuba, especialmente en toda la zona centro norte, desde Nuevitas, Camagüey, hasta Guanabo en Habana del Este. Estas zonas fueron devastadas por el huracán Irma. Luego de semanas muchos se encuentran todavía sin electricidad… podríamos mencionar sitios como Yaguajay, Caibarién, Remedios, Palenque, Taguayabón, Rosalía, Camajuaní, Encrucijada, Sagua, Isabela de Sagua, Sitiecito, …, en fin, muchos lugares que durante décadas han estado afectados por la falta de gestión e inversión gubernamental, prácticamente olvidados por la desidia e ineficiencia administrativa… lugares en los que, como es lógico, a la llegada de una catástrofe natural como lo fue el huracán Irma la devastación es aún mayor de lo que pudiera haber sido, y lo que es peor, que esa desidia e ineficiencia se hacen sentir aún mayor luego de la catástrofe.

Esta realidad, de un sistema, burdo e inoperante, es una realidad tan o más triste y deleznable que la del propio paso del huracán Irma. Los creyentes, sea cual fuere nuestra confesión de fe, como mismo pedimos misericordia a Dios para que se llevase a los huracanes Irma o María bien lejos… con igual o tanta mayor razón deberíamos orar, rezar y obrar con todas nuestras fuerzas para que este huracán de inclemencia política que lleva arrasando ya al país, incluyendo a nuestras libertades religiosas, durante seis largas décadas, desaparezca por completo.

La crueldad del sistema llega a tal punto de que mucha o la mayor parte de la devastación realmente ya estaba cuando llegó Irma, pero ahora todo se pone a cuenta de este fenómeno natural, como si el principal perjuicio no lo hubiese ocasionado el corrupto y engañoso sistema político que lleva décadas devastando nuestra amada isla del Caribe. Cada pueblito podría mencionar sus propios detalles, en Camajuaní por ejemplo, todos saben que lo que en otra época fuera el hotel Cosmopolita -de cuando Camajuaní reía- no lo ha medio derrumbado Irma, es más si Irma hubiese derribado sus ruinas habría hecho un gran favor, pues estamos ante un edificio en peligro de derrumbe que cualquier día o noche, a cualquier hora cae, y lo mínimo que debían haber hecho las desautoridades, si funcionasen aunque fuese un mínimo, sería demolerlo… así mismo podríamos mencionar edificios y almacenes de lo que en otra época fuera el próspero puerto de Caibarién, y de lo que ahora solo quedan ruinas, y donde incluso antes de que llegara Irma en días de plena normalidad climatológica ya ocurrieron derrumbes, podríamos mencionar casos específicos en la que también fuera antaño la palpitante ciudad de Sagua la Grande, ahora cada vez más una desolación de ruinas que se desploman en cualquier momento…

Es en medio de esta terrible realidad donde Dios nos ofrece la enorme oportunidad de hacerle presente a él en medio de la calamidad. Me conmovía este pequeño testimonio que cuenta elcolega pastor de una iglesia:

Estamos durmiendo en el piso de la oficina. Es nuestro puesto de mando. Estamos recorriendo el pueblo, vecinos y miembros para ayudar en lo que podemos. Estamos llevando una jaba con comida, repartiendo algunas medicinas, y orando con las personas, seguimos cocinando para un grupo de personas. Las planchas de cinc caídas de la iglesia las estamos regalando a personas necesitadas. Ahora mismo estamos recargando celulares hasta las 11pm. Nuestra iglesia marca la diferencia en este momento, las crisis sacan lo bueno o malo de las personas, gracias por los que oran y ayudan. Todo para la Gloria de Dios.    

El pastor Rodolfo Gil, de la iglesia de las Buenas Nuevas en Palenque. tanto la iglesia como el templo fueron destruidos por el paso de Irma. Pueden contactarlo a: Con el pastor Rodolfo: +5353347847 o su esposa Mary: +5354583110. E-mail: rodogil@nauta.cu

Sabemos de otros casos en que el propio pastor o iglesia se encuentran en tal estado de devastación que solo les queda compartir ánimo y esperanza a la comunidad, porque ellos también se han quedado sin nada. Estamos recibiendo también reportes de algunos de estos casos, y pasamos pasando la voz para ver de qué maneras y formas puede ayudárseles a ellos y a su comunidad. Pero respecto a la manera de ayudar debemos decir que sumado a la desidia e ineficiencia gubernamental se une también como parte de la represión que incluye el control total de todo siempre, pero especialmente cuando se trata de recursos de por medio, que el régimen pone condiciona a cualquier interesado en ayudar internacionalmente respecto a que cualquier ayuda debe realizarse a través de él, de él, el mismo irresponsable, el mismo ineficiente y lo que es peor, de él, el Estado corrupto a quien el pueblo conoce muy bien ya que en el pasado luego de otras catástrofes naturales se conoce como las ayudas recibidas fueron luego revendidas al pueblo, o redirigidas al área que más les interesa a ellos, el área del turismo por ejemplo, área en la que Raúl Castro está exigiendo restauración total para el próximo mes de noviembre, mientras poblaciones como las mencionadas no han visto el rostro ni siquiera de funcionarios municipales…

Aunque el propio Estado de Florida en USA, donde vive la mayoría de nuestros hermanos en el exilio, también fue afectado, miles de cubanos allí estarían dispuestos, si se diese el permiso necesario para desembarcar en barcos o en aviones y llevar ayuda de todo tipo y entregarla directamente de pueblo a pueblo en la isla. Pero ello dependería sobre todo de la presión que sea capaz de ejercer el sufrido pueblo dentro de la isla.

Respecto al destructivo terremoto de México, un cataclismo gigantesco si comparamos con lo que fue el paso de Irma por Cuba, valdría la pena tomar lecciones de un pueblo que no espera por su gobierno y que se moviliza para ayudar; al punto de que las noticias de ayuda o de rescatistas llegan desde países tan lejanos como Japón… Es el momento de hacer presente a Dios también en Cuba tanto por la solidaridad de iglesias como las del testimonio del pastor al que referimos, como por la presión que se pueda ejercer para que el huracán político estacionario de seis décadas abandone por fin a nuestra devastada isla y llegue por fin el anhelado momento de reconstruirla.

PATMOS de otoño: Celebración del 497 Aniversario de la Reforma Protestante

El trío "Eben Ezer": Tony, Pedro y Juan.

El trío “Eben Ezer”: Tony, Pedro y Juan.

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

@yoaxism haciendo entrega al Profesor Amador Blanco Hernández del Premio Patmos 2014

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

Sobreabundo la alegría entre todos los presentes, especialemnet entre los más jóvenes.

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión "Don Rafael".

@yoaxism y @maritovoz en buena con el cocinero y anfitrión “Don Rafael”.

Es seguro que los homenajes de Patmos en Cuba no se acerquen ni remotamente a muchos otros que se llevan a cabo en el mundo por los 500 años de la Reforma Protestante que toman como punto de partida el 31 de octubre de 1517 cuando Martin Lutero hizo públicas 95 tesis clavándolas en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Se sabe por ejemplo que la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD) proclamó en 2008 la Década de Lutero que despliega la vasta gama de contenidos de la reforma en años temáticos y remite a años conmemorativos históricos (www.luther2017.de).  Pero de cualquier manera Patmos se suma a esta oleada mundial conmemorativa.

Este 31 de octubre, y a pesar de grandes dificultades con el transporte, tan propio de nuestra Cuba, medio centenar de personas pudo participar de una noche de celebración que incluyo Foro por el 497 aniversario del acto de Lutero: con la misionera bautista Yoaxis Marcheco como moderadora y el laico católico Amador Blanco Hernández y un servidor como panelistas. La Rforma como fase de transformación hacia el Estado democrático de derecho podria ser el resumen de las palabras del primero; y el ejemplo de los personajes clásicos tanto de la Reforma como de la Contrarreforma para los ciudadanos del siglo XXI, las del segundo. La conmemoración fue amenizada por canciones del trío remediano “Eben Ezer”. Y una comida fraternal preparada por los anfitriones del restaurant “Don Rafael”, sede del evento, estuvo a la altura del banquete histórico-teológico.

En el marco de esta especial conmemoración se hizo publica la premiación de la primera edición del Premio Patmos que recayó precisamente en el académico de la noche, el profesor Blanco. Este Premio que Patmos espera conceder cada año, precisamente en ocasión de estas conmemoraciones tendrá en cuenta trayectorias como las que el primer galardonado posee: expulsado de la Universidad Central de las Villas en los ’80 por atreverse a cuestionar el estalinismo, fundó la comisión de Derechos Humanos “José Martí” de Cuba, expreso político, aún sin rendirse e intentando amoldarse, aún desde nuestras limitaciones a la era de la internet, publica en su blog “Alas de libertad” y tuitea desde @amadordlibertad.

Nada, que aún a la Cuba profunda llegan los ecos a 497 años de aquellos hechos que transforamron a Europa y al mundo para no volver a ser nunca los mismos. Y hoy también acá tenemos nuestras tesis que clavar y nuestra protesta que realizar para que las realidades se transformen. Como dijera Lutero: Que Dios nos ayude!

El Profesor Blanco en plena disertación.

El Profesor Blanco en plena disertación.

 

EJT: trabajos forzados y mano de obra barata

00fruta_1El «Manual de Incidencia Política de CSW» ha sido adoptado y adaptado por Patmos en Cuba para talleres que contribuyan a empoderar a los creyentes para incidir, como debemos, en las políticas hasta hoy muy desacertadas, llevadas a cabo en nuestro país. Mientras lo revisaba me llamó poderosamente la atención una referencia hecha al caso de la compañía petrolera Unocal, de California, llevada a juicio en EE.UU por usar el trabajo forzado en la construcción de un oleoducto en cooperación con la junta militar de Birmania. No pude evitar el traslado de mi mente a veinte años atrás, entre el 30 de noviembre de 1993 y el 28 de julio de 1994, cuando junto a muchos otros jóvenes en el Ejército Juvenil del Trabajo, EJT, se me explotó en calidad de mano de obra barata, sometido también a trabajos forzados para reportar cuantiosas ganancias a una empresa israelí en negocios con el régimen en Cuba. Me pregunto en qué situación se vería esa empresa judía si ciudadanos esquilmados como yo tuviésemos acceso a un estado de derecho como le sucedió a Unocal. Además de disponer a sus antojos del plan citrícola en Jagüey Grande, Matanzas, lo hicieron también con nuestras vidas sacándonos el máximo provecho cual si fuésemos de su estricta propiedad, tratados como esclavos.

Guardo fresca en mi memoria una noche, afortunadamente de luna llena cuando a las diez pm todavía estábamos en el campo, sin comer ni bañarnos, tras una gigantesca jornada de trabajo que se remontaba al amanecer, solo interrumpida por un exiguo almuerzo. Nos encontrábamos entonces en un campo de concentración aledaño al poblado San José de Marcos. El Mayor Montes de Oca, Jefe del Boom, había advertido en la mañana que hasta que no cumpliésemos la norma no nos haría regresar del campo, era necesario cumplir los planes acordados con los israelíes y nosotros los estábamos obstruyendo. Llegué a pensar que aquella noche dormiríamos en la campiña pero al filo de las once pm fue enviada la carreta a buscarnos, en definitiva desde el anochecer estábamos en paro. «Mañana nos veremos» – anunció amenazante el mayor. Exhaustos caímos a la cama con la ropa sudada durante todo el día, y sin bañarnos, pues para colmo en la Unidad no encontramos ni una sola gota de agua, y aunque la hubiera el aseo habría tenido que hacerse sin jabón: hacía tres meses no se nos hacía entrega del aseo personal. Según el Mayor Montes de Oca las asignaciones se nos enviaban al Boom donde nos habían ubicado originalmente, contiguo al poblado de Socorro, en Pedro Betancourt, y de allí no nos enviaban nada. Unas semanas después se descubrió que fuimos víctimas de robo como era de esperar de la inmensa corrupción administrativa que imperaba en los altos mandos del EJT.    

Al día siguiente al mediodía Dios me dio la oportunidad de retar ante el Campamento al temido Mayor Montes de Oca. Concluido el magro almuerzo hizo formarnos a todos en el campo colocando al frente a nuestro rezagado pelotón. Uno a uno debíamos comprometernos a cumplir la norma ante todos. Tuve la esperanza de que al menos algunos de mis compañeros se negaran, pero imperaba la cultura oportunista de la sobrevivencia. Las palabras recién leídas en la pequeña biblia que siempre llevaba resguardada en un nylon escondida en uno de mis bolsillos resonaban en mi mente. Eclesiastés 5.5: «Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas» fue la frase que profesé una vez llegó mi turno, cuando me negué a comprometerme a nada. El oficial literalmente tronó ante el Campamento, hizo una alusión al héroe mambí Antonio Maceo, y me condenó al calabozo de cuyas condiciones infrahumanas mejor no hablo. 

Al menos yo gozaba de la condición privilegiada de ser «diferido» (solo un año de servicio antes de entrar a la universidad), y apenas fui sometido a estos maltratos por ocho meses, la mayoría de aquellos jóvenes debería entregar dos años completos de sus vidas, y algunos no tendrían la paciencia suficiente para ello, como aquel joven de Caibarién quien tras fugarse y ser detenido, luego de días sometido al calabozo, mientras era trasladado a la temible prisión militar conocida como «La Paula», de donde solo se contaban horrores, se suicidó lanzándose de la rastra en que lo llevaban con sus manos atadas a la espalda, ante la sorpresa inútil de sus guardias. No podía soportar trabajar como esclavo para una empresa israelí en contubernio con el régimen mientras su abuela y su niña de tres años, dependientes totalmente de él, se morían de hambre en Caibarién.

Lo más crudo para mí no fueron los maltratos de un régimen de quien esperaba cualquier cosa, sino la decepción de que fuese precisamente una empresa israelí la que se aprovechase de sus ofertas, entre las que nos encontrábamos nosotros. Esto hería mi más profunda sensibilidad y mi amor por Israel, en lo cual se me educó desde mi primera infancia, fruto de los estudios bíblicos, y objeto prioritario de mis oraciones; a pesar de la propia campaña del sistema en contra de esta gran nación. Tampoco podía entender de qué bloqueo cacareaba el totalitarismo cubano si se daba el gusto de comerciar con una empresa del mayor aliado de los EE.UU, sin necesidad de relaciones políticas con ese Estado.

¿AUGURIO O AMENAZA?

Cerca de las ocho de la noche del pasado miércoles diecinueve de octubre, estando aun mi esposo detenido en la Unidad de instrucción de la Seguridad del Estado de Caibarién, un agente apostado frente a mi casa me dijo, luego de posar voluntariamente para una foto y de yo cuestionar su presencia en el lugar, que se encontraba allí para evitar que el pueblo de Taguayabón nos cayera a pedradas y palazos. Le pregunté cuál parte del pueblo haría eso y si estaba seguro que sería todo el pueblo o solo el grupo de delatores e informantes que poseen en la comunidad, organizados y convocados por ellos, entonces me reiteró que el pueblo de Taguayabón nos vendría encima con piedras y con palos y que eso estaba a punto de ocurrir.

Sigue leyendo