Celebraciones por el aniversario 4 del Instituto Patmos

El texto bíblico de 1 Juan 2.8b: ¨Porque las tinieblas van pasando y la verdadera luz ya alumbra¨ sirvió de lema para celebración el 11 de febrero en Villa Clara, Cuba, del Aniversario 4 del Instituto Patmos

Bajo la dirección de Leonardo Rodríguez y Matilde González, coordinadores en el centro de Cuba del Instituto Patmos; en la tarde de este sábado 11 de febrero tuvo lugar en Villa Clara,  una de las celebraciones que se llevan a cabo durante este mes relacionadas con el aniversario 4 de dicho Instituto, cumplido el pasado 2 de febrero. Previamente tuvieron lugar las fiestas de aniversarios de dos congregaciones que han sido siempre apoyo fundamental para el trabajo de Patmos desde su mismo inicio: el pasado sábado 4 en la Iglesia Bautista Ebenezer, en Taguayabón, que se reunió para celebrar su 78 aniversario (recordemos que en ocasión de su cumpleaños 74 fue que se organizó Patmos); y en la Iglesia Bautista Resurrección, en la localidad rural de Rosalía, en las entrañas de Cuba, el viernes 10.

Pero el evento de este sábado 11 fue muy especial pues estuvo dedicado por completo a reevaluar el trabajo ininterrumpido de los pasados cuatro años; a la vez que nos lanzamos a nuestra iniciada quinta temporada replanteándonos nuestros objetivos permeados de diálogo interreligioso que incluye católicos, protestantes, organizaciones fraternales y representantes de la sociedad civil. En esta ocasión, el profesor Amador Blanco (activo laico católico) realizó una breve reseña sobre la Carta Universal de los DD.HH. y de los protocolos internacionales; Félix Llerena, joven bautista y coordinador de Patmos en la región occidental disertó acerca del trabajo de los jóvenes y de su publicación juvenil Nota del Cielo; el masón Armando Pérez presentó y repartió entre los presentes algunos ejemplares del más reciente número de la hermana revista Convivencia; y finalmente, representando a los movimientos de nuevo tipo, y a las mujeres, la apóstol Cristina María Rodríguez cerró el evento con una disertación bíblico teológica sobre la visión y la postura del hombre frente a los obstáculos que imponen otros hombres en detrimento de las libertades humanas. Como auténtica fiesta el evento cerró música: el cantautor cristiano Alberto Pérez dedicó una canción, y todos los asistentes terminaron cantando la mítica Guantanamera.

Pero es solo el comienzo. El quinto año que inicia Patmos no por gusto coincide con los 500 de la Reforma Protestante. Nos parece que muchas lecciones podemos extraer los cubanos, creyentes o no, de aquel movimiento que transformó al mundo entero, comenzando por Europa. Y Patmos intentará ayudar en ello. Pero nuestras celebraciones de aniversario 4 no terminan; y además de las que tienen lugar dentro de la isla de Cuba, que son las más importantes; ya se anuncia un eco en el exilio: el próximo 24 de febrero, coincidiendo también con una fecha patria significativa, en la iglesia Estrella de Belén, en Hialeah será presentado el libro: ¨Entre la aceptación y el rechazo: El reto de vivir en Cuba¨, de Raudel García Bringas. Haciendo referencias a la isla mediterránea de Patmos este instituto sin paredes se empeña en seguir aportando, como Juan de Patmos, visiones de esperanza para nuestra atribulada isla de Cuba.

Raudel García Bringas. Entre la aceptación y el rechazo: El reto de vivir en Cuba

Raudel García Bringas y Carlos Alberto Montaner intercambiando sus libros ENTRE LA ACEPTACIÓN Y EL RECHAZO y CUBA: CLAVES PARA UNA CONCIENCIA EN CRISIS; en FESTIVAL VISTA de literatura en Miami

Aunque en Cuba  tuvimos noticias el uno del otro, no tuve la oportunidad de conocer a Raudel García Bringas hasta hace apenas unos días atrás en Miami. Sus tres años de prisión en Cuba tuvieron parte de culpa. Ambos fuimos parte de la misma Convención Bautista en Cuba pero a pesar de nuestra comunión eclesial fueron demasiadas las trabas que se interpusieron, porque son demasiadas las trabas que atentan contra el ejercicio de las relaciones fraternales, eclesiales y hasta familiares en medio de un ambiente que no dudo en catalogar de diabólico. No tiene otra explicación por ejemplo que la Iglesia Católica en Cuba no haya realizado una declaración esta semana denunciando la violación flagrante a las libertades religiosas de las Damas de Blanco, una de las cuales, María Cristina, la única que logró llegar a misa, fuese casi sacada a rastros de la iglesia de Santa Rita. Raudel y yo vivimos eso también a nuestra manera en una misma isla, militando en una misma confesión religiosa, sin conocernos.

Me atrapó la lectura del testimonio de Raudel en su libro ENTRE LA ACEPTACIÓN Y EL RECHAZO

En el otoño recibí el valioso regalo de su libro ¨Entre la aceptación y el rechazo: El reto de vivir en Cuba¨. Constituye un testimonio abrumador de horrores que tienen lugar dentro de esa triste isla. Además de sus vicisitudes personales, y las de su familia que vivió circunstancias no menos terribles, Raudel revela en su excelente libro la sórdida complicidad del régimen autoritario cubano con capitalistas inescrupulosos que aún viviendo en el mundo libre pactan con tiranías como esas para obtener riquezas a costa de la estafa al pueblo cubano. Todo indica que de los años de prisión de Raudel se valió tanto el regimen, acostumbrado a ese tipo de violaciones a las libertades de sus ciudadanos, como un capitalista español de origen belga llamado Jorge Minzart Ruiz en complot con niveles muy altos en el status quo, y quien a todas luces ahora ha cambiado su identidad. Pero no es una novela. Es una historia tan lamentable como real, de las tantas que ahora mismo todavía tienen lugar y que algún día también serán reveladas y tenidas en cuenta para la justicia transicional que se aplique. Los cómplices del régimen castro comunista en el mundo deben tener en cuenta que su impunidad, así como la de la familia Castro, no será perpetua; y que sus días se acortan.

Dedicatoria autografiada de Raudel en ejemplar de su libro

Afortunadamente también la historia de Raudel es una historia de esperanza. Él y su familia lograron ponerse a salvo de un sistema de terror que casi los destruye. Tiempos nuevos inician para él y su familia, así como inexorablemente se abrirán para Cuba. Dios es también el protagonista de esta historia, el Dios que siempre sostuvo a Raudel y a los suyos aún en los momentos de mayor oscuridad,  el Dios que también ha puesto coto a los crímenes de una dictadura longeva cuyo principal artífice ya se fue; el Dios que todo lo pone en su lugar; pondrá a todo y a todos en su lugar también en Cuba.

Para quienes quieran conocer más a fondo de que se trata esta historia su libro se está disponible en Amazon: http://amzn.to/2hBxhQ5 . Su lectura adquiere aún mayor relevancia en estos días de pactos entre Google y Etecsa; y de ataques del libelos del régimen a la empresa Cuballama, en los que por cierto también se aluden nuevamente al caso de Raudel, una historia aún inconclusa.