Recordando mi detención, a un año de la visita del expresidente Barack Obama a Cuba

Este 20 de marzo se conmemora un año de la visita del entonces presidente norteamericano Barack Obama a Cuba. El video que vuelvo a compartir ahora fue parte de mi vivencia personal de entonces. Durante los tres días de esa histórica visita mi lugar fue la sucia celda No.19 en la Unidad Provincial de Investigaciones Criminales de Villa Clara donde fui el prisionero 380. No fue mi primera detención, ni tampoco fue la última. Antes de liberarme, un oficial de la Seguridad del Estado, custodiado de dos fornidos militares con caras de pocos amigos me advirtió en serio que ¨me iban a ir con todo¨. Aunque no me explicaron que querían decir con esa frase, fue fácil comprenderlo. A buen entendedor pocas palabras bastan. Y especialmente conociendo su historial de casi seis décadas de terror en el poder.

En todo este año sobran los ejemplos de lo que me anunciaban. El Dr. Eduardo Cardet, coordinador en Cuba del Movimiento Cristiano Liberación, lleva más de tres meses preso y en espera del veredicto de una vista injusta cuya petición fiscal fue de tres años de privación de libertad, con su esposa e hijos inmersos en una verdadera pesadilla. Las Damas de Blanco, y sus familiares, tienen  centenares de historias que contar, cuál de ellas más terrible.  Karina Gálvez, del Centro de Estudios Convivencia, sigue con su vivienda ocupada y en espera de juicio, mientras muchos de sus colegas, incluyendo a su líder Dagoberto Valdés cuentan de citaciones constantes y de amenazas como la que me hicieran. El asalto a la sede de Cubalex y la prisión desde entonces del abogado Julio Ferrer. La Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) lleva la cuenta de alrededor de cincuenta de estos asaltos a viviendas de sus activistas y algunos de ellos, como mis amigos Arcelio Rafael Molina (Chely), o Hamell Santiago Más Hernández, ya no están porque murieron ya fuera por acción directa o indirecta del régimen… por supuesto, hay mucho más.

Yo no puedo contar lo mismo pues apenas cuatro meses después puse a salvo a mi familia lejos de esa pesadilla. Lamento por aquellos que aman las historias demártires que tal vez no me incluyan en la lista, lo cual constituiría un privilegio demasiado grande para mí. Aunque tampoco me siento confiado conociendo también lo que estos regímenes son capaces de hacer a larga distancia, como hace apenas unos días demostró Corea del Norte, aliado de La Habana. Mientras, intento seguir una lucha en la que creo que puedo hacer más vivo y suelto, que muerto o preso. Pero sufriendo, como muchos otros cubanos, vivir físicamente lejos de mi tierra. Que no deja de ser también otra forma de castigo, de prisión o de muerte.

Les dejo con el video tomado entonces por mi esposa Yoaxis, acompañada de mi pequeña hija Rachel, que son quienes merecen los honores:

https://youtu.be/4yd8Cu3DNSg

Tres presentaciones de libros cubanos durante febrero en Estados Unidos

Como que La Cabaña de La Habana primero estuvo dedicada al fusilamiento de cubanos, y luego a la presentación de libros dedicados al asesino de estos, cada vez suelen ser más los libros de la Isla presentados en cualquier parte del mundo menos en Cuba. Como ejemplo de ello tres valiosos volúmenes están siendo están teniendo tal oportunidad durante este mes de febrero en los Estados Unidos:

El pasado viernes 17 de febrero a las 8pm, Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios Convivencia (CEC), presentó en la Ermita de la Caridad de Miami, Un umbral para la ciudadanía y la sociedad civil en Cuba. Es la compilación de los primeros 50 editoriales de la Revista Convivencia en Pinar del Río, Cuba. En ellos las principales realidades, problemas y expectativas que ha vivido la nación cubana, en la Isla y en la Diáspora son abordados sin quedarse en el diagnóstico ni la queja estéril, sino proponiendo actitudes ciudadanas y caminos plurales hacia la democracia. Para quienes no tuvimos la oportunidad de estar en el lanzamiento queda la posibilidad de Amazon: http://amzn.to/2kXORPo para adquirir este libro imprescindible que nos permitirá entender mejor a la sociedad civil cubana; y que viene a ser la continuación de un título anterior, La libertad de la luz, que compila los editoriales de Vitral, la revista que antecedió a Convivencia entre 1994 y 2007.

El próximo viernes 24 de febrero será presentado en la Iglesia Bautista Estrella de Belén, en Hialeah (510 E 41 St.), el libro testimonial  Entre la aceptación y el rechazo – El reto de vivir en Cuba, de Raudel García Bringas, del cual ya se escribió antes en este blog: http://bit.ly/2l61fAJ. Tendré el privilegio de ser el presentador de esta historia que es mucho más que la prisión de Raudel durante tres años en las mazmorras del Combinado del Este. Para hacer aún más especial la ocasión este lanzamiento ocurrirá el día en que se cumplen 21 años del derrumbe de las dos avionetas de Hermanos al Rescate y en la que fuera la iglesia de Pablito Morales, en la que apenas unos días después se habría casado aquel joven veinteañero, comoestaba programado, si no hubiese sido uno de los cuatro asesinados en ese crimen. Estrella de Belén es además la iglesia fundada por el pastor bautista Reynaldo Medina quien como Raudel también cumpliera prisión en Cuba, durante 13 años, convirtiéndose en quien más tiempo sufriese de la Causa contra los bautistas de 1965, por la cual 45 pastores y dos misioneras fueron encarcelados. Este lanzamiento rendirá homenajes tanto a Pablo Morales como a Reynaldo Medina, y constituye un eco de las celebraciones en Cuba por el Aniversario 4 del Instituto Patmos al que tanto Raudel como yo pertenecemos. Para quienes no puedan participar también ellibro está en Amazon:  http://amzn.to/2lYQTTJ

Finalmente -y si Dios me da alas para volar allí estaré también- el lunes 27 de febrero a las 7pm en el Instituto Cervantes de New York (211 E 49th Street) el propio autor, Orlando Luis Pardo Lazo, estará presentando su libro: Del clarín escuchad el silencio: 59 poemas de amor y una canción contrarrevolucionaria. Publicado por Ediciones Hypermedia, estas crónicas se reúnen en un volumen que posee los valores añadidos de carátula de Rolando Pulido, nota de contracubierta de Néstor Díaz de Villegas, y edición de Ladislao Aguado. Pero para quienes no consigan llegar a Manhattan, nuevamente estará Amazon para ponerlo en la puerta de su casa: http://amzn.to/2kOjA0I

Algún día -intuyo que muy pronto- estos tres libros, y miles de otros censurados ahora en su isla; serán presentados allí, donde deben, en una feria especial del libro que rendirá homenaje a los fusilados en la propia Cabaña.

En #Cuba también inicia hoy: SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Iglesia Presbiteriana, Calle Salud #222/Campanario y Lealtad, Centro Habana; en la que tiene lugar la apertura de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos este 18 de enero

Este 18 de enero da inicio para muchas de las iglesias cristianas en el hemisferio norte la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se extiende hasta el 25, este año dedicado a los 500 años de La Reforma. Esta tradicional semana de oración se celebra en el mundo desde 1908 cuando estas jornadas fueron propuestas por Paul Watson para cubrir el periodo entre la fiesta de San Pedro y la de San Pablo, que tienen un hondo significado. En el hemisferio sur donde el mes de enero es tiempo de vacaciones de verano, las Iglesias frecuentemente adoptan otras fechas para celebrar la Semana de Oración, por ejemplo en torno a Pentecostés, que representa también otra fecha significativa para la unidad de la Iglesia.

Durante estos ocho días iglesias de diferentes confesiones de fe se visitarán, intercambiarán programas y pulpitos, y orarán las unas por las otras, sin importar sus diferencias. También meditarán en el Octavario que contiene propuestas de lecturas bíblicas para esos ocho días, con los siguientes énfasis:

El texto 2 Co 5,14-20 da forma a las reflexiones de los ocho días, que desarrollan algunas de las enseñanzas teológicas de los diferentes versículos, como sigue:

Día 1: Uno murió por todos

Día 2: Ya no vivan más para sí mismos

Día 3: A nadie valoramos con criterios humanos

Día 4: Lo viejo ha pasado

Día 5: Una nueva realidad está presente

Día 6: Dios nos ha reconciliado con él

Día 7: El ministerio de la reconciliación

Día 8: Reconciliados con Dios

.Cuba no es la excepción. En el minuto en que este post se publica tiene lugar precisamente una celebración especial de apertura en la  Iglesia Presbiteriana, Calle Salud #222/Campanario y Lealtad, Centro Habana en la que el predicador será el Arzobispo de la Habana Mons. Juan García.

Por supuesto, representado por uno de nuestros coordinadores nacionales, el joven bautista Félix Yuniel Llerena López, allí está presente el Instituto Patmos, uno de cuyos principales propósitos es incentivar el diálogo interreligioso, y que este año en Cuba conmemora con diversas actividades el año 500 de la Reforma (desde el pasado 30 de octubre, en vísperas del 499 Aniversario cuando su tercera edición del Premio Patmos fuera entregado al Dr. Oscar Elias Biscet).

Puesto que las Iglesias y las comunidades cristianas pueden igualmente incorporar a sus propias celebraciones oraciones y textos de la Semana de Oración el Instituto Patmos hace suya las siguientes oraciones especiales:

  • por el laico católico el Dr. Eduardo Cardet, líder en Cuba del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), quien lleva más de un mes detenido y en espera de juicio al Oriente de Cuba.
  • por el hermano Centro de Estudios Convivencia que desde hace meses es objeto especial de acoso por parte de las autoridades políticas, y cuya sede, la casa de la economista Karina Gálvez (quien estuvo detenida durante seis días y ahora se encuentra liberada en espera de juicio y bajo fianza), se encuentra ocupada desde hace una semana en la provincia más occidental, en Pinar del Río.
  • por iglesias del Mover Apostólico cuyos templos fueron demolidos el pasado año en diferentes lugares de la isla
  • por las iglesias bautistas de la Misión Bereana proscritas desde 1976 y objetos de confiscaciones y demoliciones constantes hasta el día de hoy
  • por el movimiento femenino de las Damas de Blanco cuyas mujeres violentamente son impedidas de llegar a las iglesias aunque solo asistan armadas de un gladiolo
  • por la liberación de todos los presos políticos y de conciencia en Cuba y en el mundo, de los cuales resulta hoy un símbolo el joven grafítero Danilo Maldonado, conocido como ¨El Sexto¨.
  • por los miles de cubanos varados en diversos lugares del mundo y en deplorable situación humanitaria intentando escapar de la isla

Esperamos que durante estos ocho días los creyentes podamos orar unos por los otros, pero también incluso por nuestro pueblo no creyente que espera posiciones y actitudes acordes con el Jesús que decimos representar. Quiera Dios que las oraciones propuestas por el Instituto Patmos puedan ser adoptadas por muchas comunidades de fe también alrededor del mundo.

Mi experiencia en el II Encuentro de Pensamiento para Cuba celebrado por el Centro de Estudios Convivencia

Pensando a Cuba en el trabajo con mi equipo

Pensando a Cuba en el trabajo con parte de mi equipo en el Centro de Estudios Convivencia

El penúltimo domingo antes de Pentecostés aparentemente no fui a la iglesia. Delegué en hermanos jóvenes capacitados y dispuestos quienes garantizaron la realización de la Escuela Dominical y el Servicio nocturno. Yo por mi parte, en compañía de otros colegas del Instituto Patmos, asistí a la invitación realizada por el Centro de Estudios Convivencia para su II Encuentro de Pensamiento para Cuba. Pensé que asistiría a una experiencia académica enriquecedora, y lo fue incluso muy por encima de mis expectativas. Pero fue mucho más que eso. Es cierto que la mente estuvo 100% involucrada pero el proceso traspasó sus límites e involucró a parte significativa de mi espíritu. No podía ser de otra manera en el ambiente propiciado por el efectivo equipo de Convivencia y la sabia dirección del laico católico Dagoberto Valdés. 

En mi caso particular asistí no sólo a un auténtico think tank sino al complemento que necesitaba a la experiencia mística que Dios me proveyó con la asistencia de mis carceleros un mes atrás durante la visita a Cuba del presidente Barack Obama. Me quedó muy claro que antes de aspirar a la lustración y purificación de la nación cubana debo pasar por la mía propia. Pude asomarme a lo profundo de mi alma y observar perplejo cuan dañado me encuentro tras los cuarenta años de mi vida expuesto a un entorno en extremo reactivo, por más que afortunadamente también haya tenido siempre a mi disposición el antídoto de Dios, y por más que intente dedicarme a Su Obra. Solo trasladandome un mes atrás al momento de mi arresto en la experiencia citada, me encuentro consciente ahora de las altas dosis de ira que han pretendido dominarme exponentes de restricciones, incapacidades y compulsiones adquiridas sin dudas a lo largo de años duros que conforman mi horrorosa cadena personal de engramas. Debo confesar que en aquel momento hablé con ira inusual a los policias envíados, sin tener en cuenta que también resultan victimas significativas de un sistema en extremo aberrante.

Dios lo puso todo en su lugar. Otros hermanos que estaban mejor preparados que yo para ministrar a otros en la iglesia, lo hicieron; y a mí, que necesito mayor conciencia y purificación de mis pecados me llevó a pensar en Cuba y a descubrirme un poco más a mi mismo. Como para poner a prueba todas las lecciones aprendidas este fin de semana en Convivencia el primer reto que tuve al primer amanecer tras mi regreso fue responder o no a las provocaciones de alguien azuzado quien sabe por qué demonios quien machete en mano me desafiaba, gritando a la vez una sarta de ofensas e improperios. Debo confesar que todo lo aprendido se tambaleó por un instante pero me siento feliz de no echar por la borda experiencias tan valiosas. Así como lo está haciendo conmigo, la Providencia Divina también se encargará de poner a la nación en su lugar y nos hará conscientes de todos de nuestros pecados nacionales, se detendrá nuestra caída libre a través de esta espiral descendente e iniciaremos el ascenso. Pero permitamosle que primero continúe haciendolo individualmente en nosotros. ¡Gracias Convivencia por propiciarlo!