Raúl Cabello toma distancia de los informantes

En el centro de la foto un anciano de Camajuaní conocido como ¨el soviet ¨, usado por el régimen para vigilar a otros y participar en actos de repudio.

En el centro de la foto un anciano de Camajuaní conocido como ¨el soviet ¨, usado por el régimen para vigilar a otros y participar en actos de repudio.

El pasado miércoles 24 de septiembre al salir de casa en la mañana viví un encuentro muy significativo que tuvo lugar en el emblemático puente roto de Taguayabón. Fui abordado por el Sr. Raúl Cabello a quien le urgía realizarme un señalamiento respecto al post “Río revuelto” que colgué hace unas semanas atrás y en el cual mencioné su nombre entre otros que califiqué como informantes al servicio de la Seguridad del Estado.

El punto de Raúl consistía en aclararme que él no formaba parte de esos elementos que en nuestra comunidad se prestan para ofrecer cuentas al Minint respecto a cada movimiento que realizo, o a todo lo relacionado a salidas o entradas de otras personas a nuestras iglesias. Evidentemente este hombre se encontraba muy molesto y ofendido conmigo por el hecho de que yo lo hubiese incluido entre esa calaña que en todas las épocas siempre ha sido tan despreciada por la sociedad que despectivamente les tilda de “chivatos”.

Debo confesar que el hecho de que un cubano de a pie como Raúl, sin acceso a internet, haya llegado de alguna manera a mi publicación me llenó de satisfacción pues constituye una señal de que mis escritos no son solo lectura exclusiva del privilegiado grupo de los conectados a la red de redes, preferentemente ubicados fuera de Cuba, como algunos opinan. La referencia de Raúl es importante pues demuestra que también lo que escribo se lee en el interior de la isla que en definitiva constituye mi destinatario prioritario.

Según me manifestó Raúl existen varias razones por las cuales él puede demostrarme que lo maljuzgué. La primera constituye una razón sentimental: me conoce desde que nací y siempre fue muy cercano a mi padre, contemporáneo suyo y casi familiar. La segunda, que él considera que el origen de mi referencia está dado por su coincidencia en tiempo y espacio con sucesos y personas que sí realizan este tipo de trabajo sucio, pero que él coincidiera no significa necesariamente que estuviese involucrado.

Debo aclarar que Raúl no ha sido el único que se me ha acercado en los últimos meses para hablarme de asuntos de esta naturaleza. Varias personas se han dirigido a mí avergonzadas por que ha sido evidente su participación en operativos en los que les ha involucrado la Seguridad del Estado. Esto suele ocurrir con miembros del Partido Comunista de Cuba (PCC) o de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), de “organizaciones de masas” como los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) o de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) e incluso con achacosos ancianos de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC). Me han explicado que no han podido evadir su participación pues de alguna u otra manera se les ha comprometido y no han tenido valor para desembarazarse. Además de pedirme disculpas por otro lado me han asegurado que no aceptarían participar en nada que involucre peligro para mi vida o la de mis familiares y que incluso dado algún caso ellos me pondrían a sobreaviso.

La diferencia en el caso de Raúl es que él categóricamente me asegura no haber participado nunca en este tipo de bajezas. En verdad siento temor y temblor de solo pensar que pueda incluir a alguien inocente como parte de un grupo tan aborrecido. Si Raúl se defendió con tanta fuerza debo concederle el beneficio de la duda ya que ni por asomo quisiera arrancar trigo junto con la cizaña. Dejemos que Dios y la vida se encarguen de sacar todo a la luz. Si realmente Raúl Cabello no forma parte de la lista de informantes que poseo, a diferencia de lo que muchos en el pueblo de Taguayabón comentan – yo solo he sido vocero- tiene toda la razón para sentirse indignado y yo soy el primero en alabárselo.

Sin careta

Muestro publicaciones de UHR que promueven los DD.HH.

Muestro publicaciones de UHR que promueven los DD.HH.

Con Jeovany Hernández a su salida del Aeropuerto tras severa requicia

Con Jeovany Hernández a su salida del Aeropuerto tras severa requicia

Este sábado 30 de agosto arribó por el Aeropuerto “Abel Santamaría” de Santa Clara Jeovany Hernández, el último de los feligreses que formó parte de nuestra pequeña delegación que visitó USA este verano con el objetivo de unirnos a un convoy que visitará a Israel en próximos meses. Nuestro hermano fue sometido a un severo escrutinio y finalmente le ocuparon en calidad de retención un sobre con documentos enviados por la prestigiosa organización “Unidos por los Derechos Humanos” (UHR, por sus siglas en inglés). Según consta en el Acta de la Aduana tal retención se realiza con el objetivo de investigar pues se presume que el contenido sea “contrarrevolucionario”. Esto no sorprende puesto que en Cuba la simple mención de la frase “Derechos Humanos”, como en este caso, se asocia enseguida a subversión a consecuencia de que el sistema imperante ha violado los derechos elementales de los ciudadanos por décadas, y aunque se trate de un supuesto Estado firmante de la Declaración Universal, su verdadera naturaleza es contraria al espíritu de la Carta Internacional de Derechos Humanos. No en vano su reticencia a firmar los Pactos de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Mi ministerio como pastor bautista en Cuba incluye defender los DD.HH de mis conciudadanos, forma parte irrenunciable de mis roles, a nombre del Creador que nos dotó a todos “con ciertos derechos inalienables”. Por ello mi iglesia y la Convención Bautista de Cuba Occidental a la que nos afiliamos pertenecen a la Alianza Bautista Mundial (AWB) cuyos objetivos se encuentran bien identificados: Evangelización, Unidad de sus miembros, Ayuda a los necesitados, Educación Teológica y Defensa de los DD.HH. Es en el marco del último de estos objetivos que sostengo loables relaciones con organizaciones como “United for Human Rights” (UHR), de donde proceden los documentos retenidos. UHR se fundó en el 60 Aniversario de la Declaración Universal de DD.HH de la ONU y se dedica a ayudar y a unir a individuos, profesores, organizaciones y cuerpos gubernamentales para implementarla a nivel local, regional, nacional e internacional. Una de sus primordiales funciones es la educativa con el fin de procurar en la mayor medida posible una comprensión total de los DD.HH.

No sorprende que tales objetivos, tanto de la AWB como de la UHR, resulten sospechosos en cualquier país donde quienes ocupan el poder político y militar violan reiteradamente los derechos de sus ciudadanos, como sucede en Cuba. La retención de documentos provenientes de UHR cuyo tema exclusivo son los DD.HH. es lógica de parte de quienes reiteradamente los violan. Estaremos reportando tanto del tiempo de la retención como de los resultados de la investigación de estos documentos. Tal hecho, además de constituir otra violación en sí mismo, delata la naturaleza de un sistema que finge ante la ONU pero que en su territorio hace todo lo contrario burlándose constantemente de la dignidad de los cubanos. Le deja sin careta.

El sentido de nuestro regreso

Junto a ABeC

Junto a ABeC

En pleno concieto de ABeC

En pleno concieto de ABeC

En pleno concierto

En pleno concierto

Ya el verano terminó, y la cosecha llegó a su fin, pero nosotros seguimos sufriendo (Jeremías 8.20, Traducción en Lenguaje Actual).

Contra muchos pronósticos la pequeña delegación de nuestra iglesia que visito USA por un mes aterrizaba de vuelta a Cuba el pasado 6 de agosto. En verdad no podemos dárnoslas de superhéroes. Éramos conscientes de que nuestra acción de volver se equiparaba a descender a los infiernos mismos: para empezar nos aguardaba el calor asfixiante sin los oasis de los aires acondicionados, comenzando por el aeropuerto “Abel Santamaría” de Santa Clara; las enfermedades como dengue o cólera en su apogeo, y el ebola amenazante; las carencias de todo tipo, la desidia casi generalizada, el desorden y falta de higiene reinantes, la corrupción evidente comenzando por quienes debían combatirla, la mentira como discurso oficial a través de una propaganda tan abundante como ridícula, como para acentuar el “dime de qué alardeas y te diré de qué careces”, la desconexión a internet y los obstáculos, censura y espionajes a cualquier modo de comunicación … Todo esto, y más, lo hemos sufrido, junto al resto de nuestro pueblo cubano, mientras es harto conocido que la elite que desgobierna vive a sus anchas en sus propias mansiones, vacacionando en hoteles de lujo en escenarios paradisiacos como su fastuosa cayería norte, o en cualquier rincón del planeta, jugando golf o disfrutando de sus yates, sus áreas reservadas y sus cotos de caza, por supuesto con total protección contra las epidemias que azotan a la plebe y con una alimentación de reyes. Es la triste y contrastante realidad en este archipiélago donde un feudo lo controla todo, ahora en su peor fase, la de intentar transmutar, con ayuda de cuanto cómplice sea posible en el mundo.

Cuando trato de explicarme a mí mismo el por qué de nuestro regreso no titubeo en explicarlo más que nada en que se trata de un acto de fe y de obediencia a Dios, una ofrenda en sacrificio vivo a El que nos dio el ejemplo a través de la kenosis (encarnación) de Jesús, quien por cierto, detrás de su vida terrena, su vía crucis y su crucifixión, según las Sagradas Escrituras, descendió literalmente a los infiernos para predicar a los espíritus encarcelados. Además de la palabra empeñada a quienes nos extendieron la visa, compromisos de trabajo, relaciones afectivas, y todo lo demás que no negamos que también, a pesar de todo, nos atrae como un imán, es el ejemplo dado por Dios mismo, y el compromiso con El, el más interesado en que esta torcida realidad se transforme, lo que logró el milagro de nuestro regreso. Y debo decir que sí, que a pesar de toda esta zozobra que sufrimos, hemos sentido en muchas ocasiones por estos días la indecible satisfacción de estar y actuar paleando la miseria en esta absurda realidad. Dos escuelas de verano y dos días de festivales juveniles, auspiciados todos por el Instituto Patmos en el que trabajamos en el centro de la isla, lo han conseguido. Los escenarios han sido las comunidades donde se enclavan las iglesias bautistas “Resurrección” y “Eben Ezer”, en Rosalía y Taguayabón, respectivamente. En ello se ha ido la mayor parte de nuestras energías y recursos.

El 18 y 19 de agosto tuvo lugar la escuela de verano en Rosalía, y del 21 al 24 en Taguayabón. En Rosalía el tema principal y nuestra oración fue la paz en el Medio Oriente, especialmente en Jerusalén, y además del estudio de la Biblia en textos centrales como el Salmo 122 y Mateo 23.37, utilizamos como materiales auxiliares el documental “Bridge over the Wadi” del proyecto de cine de la “Rabinovich Foundation” producido por Heymann Brothers Films (Tomer y Barak Heymann), anuncios públicos de los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el video musical “United” producidos por “Youth for Human Rights” y “United for Human Rights”, materiales del Centro Simon Wiesenthal, y la música usada proveniente totalmente de los tres álbumes “Israel” producidos por los hermanos Alejandro y Arturo Allen para Luz Records, incluyendo el video clip del tema “Amén” de Jonathan Settel con la participación de Marcos Vidal en el papel del mesías, dirigido por Boris Dedenev y producido también por Arturo Allen. Tan intensas fueron nuestras oraciones y estudios que no nos sorprende que judíos y palestinos hayan firmado ahora una tregua duradera. Por supuesto pensar en el conflicto israelo-palestino no nos evadió de nuestras propias realidades y también fue por ello que oramos con intensidad por Cuba precedidos por algunos fragmentos de la película “Conducta”, contundente y reciente fenómeno de masas en la isla que descarnadamente nos desnuda. Era conectar los dos puntos geográficos conectados y hacer honor a la predica que me había conducido por USA unas semanas atrás: “De lo último de la tierra a Jerusalén”. En Taguayabón durante el día compartíamos estos mismos materiales a todos los que nos visitaban, incluyendo personas de lugares tan distantes como Guayos, en Sancti Spiritus, o Camagüey, o de más cercanos como Vueltas, especialmente de su agrupación “Cristianos por Cuba”; y durante la noche, especialmente para niños, se implementó, de Life Way, y de la “Alianza Pro evangelización del Niño” la escuela bíblica “Buscadores del Tesoro Perdido” con enorme acogida por los niños del pueblo que además fueron participes de diversiones, obsequios y meriendas, que en muchos casos fue el suceso más significativo en sus hastiadas vacaciones.  

Cerrando cada una de las escuelas de verano celebramos los festivales juveniles, el miércoles 20 en Rosalía y el domingo 24 en Taguayabón. En Rosalía se incluyó una tarde especial que incluyó servicio de bautismos en uno de los pocos riachuelos que no están contaminados por la zona, aunque se encontraba afectado por la sequía, y tras una comida fraternal se cerró con broche de oro la noche con un concierto de la agrupación de rap cristiano “ABeC”. A pesar de ser una comunidad rural la asistencia al concierto fue de 150 personas. En Taguayabón el cierre fue rotundo, teniendo mejores condiciones para celebrar el concierto, y con la asistencia de todos los integrantes del grupo, que no pudieron asistir a Rosalía, se celebró lo que no exageraríamos si tildásemos de superconcierto de “ABeC” desde el portal de la iglesia, en franco desafío hacia la calle adonde llegaron a congregarse unas 300 personas, especialmente jóvenes. Además de las canciones provenientes de los cuatro álbumes de la agrupación: “Vamo’ a comenzar a ministrar”, “Cambio”, “Adonai” y “A que me levanto”, se expusieron videos promocionales, se anuncio para el invierno el lanzamiento del que será su quinto disco: “La Estocada” y tuve la bendición de llevar al pueblo un breve sermón de unos 10 minutos donde expuse mi esperanza en que la juventud aglomerada tuviese mucho que ver en un viraje fundamental en los destinos de nuestro país, en buena medida si obtiene primero la libertad individual, que por experiencia propia yo recibí de Jesucristo. El líder de la agrupación, Omar Leiva Suárez, y la solista Liz Mary Benítez, además del desafío que encierra cada uno de sus cantos, dedicaron también palabras a la multitud que estoy seguro encontraron abundante eco entre los presentes que luego de disputarse sus discos, ahora los dejan escuchar en cualquier lugar y momento por la zona.      

Sin hablar de lo que nos queda por delante, porque ahora viene la etapa más difícil, la de recoger el fruto de tanto esfuerzo, y a pesar de la miseria, el calor, las epidemias, el desgobierno , etc, etc, etc, nos sentimos satisfechos del regreso y de tener como sus primeros frutos estas dos escuelas de verano y los dos festivales juveniles. Nos alegramos por un lado de la tregua duradera alcanzada por judíos y palestinos, a pesar del terrorismo de Hamas, contra los judíos, pero en primerísimo lugar contra su propio pueblo, y de que sabemos que tal tregua es solo una victoria parcial; pero nos llena de dolor fecundo que a pesar de sentir que hacemos algo de lo mucho necesario en medio de tanta penuria, los amigos de Hamas en Cuba, los que desgobiernan la isla a la que pisotean como su feudo, incluyendo a los derechos de todos los cubanos, de dentro y fuera de la isla, todavía se mantienen en el poder y no tenemos menos que clamar con el profeta Jeremías: “Ya el verano terminó, y la cosecha llegó a su fin, pero nosotros seguimos sufriendo (Jeremías 8.20, Traducción en Lenguaje Actual) ”.

Aquelarre en El Callejón del Muerto

entrada-de-taguayabonYa en la revista Signos No. 48, 2003, relato el origen del nombre de uno de los trillos que circundan por las afueras de la comunidad en la que pastoreo la iglesia bautista, en Taguayabón, lo cual no repetiré aquí. La revista está en la red (www.revistasignos.com) y puede ser accedida así como otros números en los que colaboré, y que constituyen por cierto algunas de mis mayores satisfacciones. Pero esta vez no se trata de folklore (todavía), sino de un suceso de ayer mismo, 4 de julio de 2014, Día de la Independencia en USA.

Nunca el abandonado callejón en su solitaria y triste historia estuvo tan concurrido, hasta con varios autos parqueados, lo cual me atrevo a asegurar es algo completamente inédito. No pasó desapercibido a escurridizos testigos habituales de la zona quienes me dieron fe de lo que cuento. Lo más extraño para ser aquelarre fue la hora escogida, cercana al mediodía. Quienes se reunían no incurrían en asociación ilícita, de lo contrario habría durado apenas segundos con bastante éxito.

Ya que de por sí un aquelarre haya tenido lugar en el callejón del muerto merece ser objeto de mi atención por haber sido yo uno de sus juglares, si es que ha habido otros. Pero hay algo más que me implica y fue la razón por la que me lo contaron. Uno de los autos participantes un rato antes intentó darme un aventón lo cual me pareció tan bueno como para ser real, prejuiciados como estamos los cubanos con todo lo que parezca positivo, después de tantas desilusiones, que lo rechacé categórico, casi que escapando. Hoy no sé por qué, tal vez aderezado por extrañas llamadas telefónicas de probables amables choferes que me ofrezcan transporte, he pensado tanto en el extraño episodio y hasta he evadido otras nuevas ofertas matutinas. Me han sido recurrentes hoy imágenes de mártires como Popieluzko, Payá o Harold; y hasta he llegado al punto de mal pensar que el nuevo muerto del callejón iba a ser yo y que dejé sin victima el aquelarre.

Todo esto sucede en medio de un ambiente enrarecido, donde desde hace semanas se obvian métodos convencionales y donde la atmósfera a nuestro alrededor se carga y carga más, a medida se acerca el día fijado para un vuelo en el que junto a mi esposa e hijas, y de otros miembros de la iglesia, a invitación de congregaciones hermanas en USA, continuaremos estrechando los lazos, a ambos lados de las dos orillas, en un auténtico intercambio pueblo a pueblo, y de Fe a Fe contra el que no podrán.

Mi misión como padre

Mi hija Rachel esposada

Mi hija Rachel esposada

Tal vez el ministerio más difícil de todos los que ejerzo en Cuba sea el de padre. Debo agradecerle mis dos hijas encantadoras primero a Dios y luego a mi insistente esposa. Yo me negaba a engendrar hijos en un país sin libertad, ellos me convencieron. Hoy doy gracias a ambos pues aunque mi país sigue secuestrado, Rocío y Rachel me hacen la vida más llevadera y constituyen una de los mayores estímulos para seguir dando lo mejor de mí a fin de conseguir una Cuba donde puedan tener la juventud plena que nosotros no tuvimos.

Ser padre en Cuba significa para mí, además de enfrentar la difícil tarea, como para la mayoría de los padres cubanos, de proveer para mi casa, de ser juzgado además como un padre irresponsable. Luchar abiertamente por una Cuba libre, aunque sea con las armas del amor, me atrae el juicio de muchos. Incontables veces he escuchado de boca de amigos y enemigos la frase: «No piensas en tus hijas». En los últimos tiempos este ha sido el principal argumento de los gendarmes de la Seguridad del Estado.

El 25 de enero, vísperas de la reunión de la Celac en La Habana, fui detenido públicamente en presencia de mis hijas. Aquel sábado las sacaba a pasear al mediodía, habíamos planificado visitar la vecina villa de San Juan de los Remedios, a punto de cumplir los quinientos años, aprovechando el día libre de clases de las niñas, y comer en familia fuera de casa.  Mientras esperábamos el transporte público dos agentes de la seguridad aparecieron repentinamente en su Suzuki para decirme que se me prohibía moverme libremente. Les expliqué que no iba a desistir del plan que tenía que salir con mi familia y no les dejé más alternativa que arrestarme, lo cual hicieron violentamente y sin miramientos me llevaron esposado ante mis hijas. Ya preso en el cuartel cuestionaron mi condición de padre ya que según ellos habían provocado la escena frente a ellas.

Cuando me detuvieron otra vez el pasado viernes 6 de junio para intentar impedir la gira de conciertos que habíamos organizado como Instituto Patmos con David de Omni Zona Franca y me trasladaron esposado de Santa Clara hasta mi casa, y no teniendo ninguna razón convincente para justificar este nuevo arresto, el agente que me llevaba en la patrulla solo arguyó: «Lo llevamos pastor porque es un padre irresponsable, su hija está con fiebre en casa, y usted anda perdiendo el tiempo por Santa Clara». En efecto, mi hija Rachel por estos días estaba pasando por un virus de gripe y de vez en cuando tenía alguna fiebre. Cuando me despedí por la mañana dejé a la niña con 37 grados Celsius de temperatura, pero todo bajo control y bajo el cuidado de mi esposa con la cual estuve en contacto telefónico todo el tiempo. La escena con el agente me confirmó lo interesada que está la Seguridad del Estado en mi rol como padre y en el estado de mis hijas acerca de las cuales se encuentran muy pendientes. Así de interesados estaban en la familia Payá y ya sabemos el «regalo» que hicieron a Rosa María y hermanos hará dos años el cercano 22 de julio.

Hace unos días mientras escribía en mi oficina me interrumpió mi hija Rachel con su inocente sonrisa infantil, había envuelto sus manos en una cinta como si estuviese esposada: «Mira papá, lo mismo que te hicieron a ti». Entonces le tomé la foto que ahora comparto como recuerdo de estos aciagos días que inevitablemente dejaremos atrás porque precisamente a nombre de nuestros hijos nos urge construir a los padres cubanos una Cuba libre donde no sucedan nunca más los desmanes que ahora mismo tienen lugar. Lo que no comprenden quienes me juzgan es que el móvil principal de mis esfuerzos son precisamente esas dos niñas a quienes me he empeñado en regalar un país en libertad. Y no cejaré hasta lograrlo, en el nombre de Cristo.

 

DE NUEVO EN PATMOS

Logo PATMOSpor Mario Félix Lleonart

Tras casi cuatro meses ausente de mi isla prisión acá de nuevo abocado en la tarea de que pronto finalicen todos los exilios externos e internos de esta otra isla de Patmos que también es Cuba. Hoy 2 de febrero es el 75 aniversario de la Iglesia Bautista de Taguayabón y también el segundo del proyecto PATMOS. Estamos muy lejos de sentirnos satisfechos con lo realizado en el primer año de vida, conscientes que lo mejor está todavía por venir. Pero a quienes nos involucramos en los tres foros que tuvieron lugar en 2013 nos quedó un delicioso sabor que será imposible no volver a sentir en 2014.

El origen de la vida, el derecho a la vida, y la calidad de la vida fueron los temas que nos ocuparon el año fundacional. Como taller adoptamos y adaptamos ¨Incidencia de los cristianos en la Política¨ de Solidaridad Cristiana Mundial (CSW). En 2014 continuaremos compartiendo este taller por su ayuda al empoderamiento que necesitamos los creyentes en Cuba y sumaremos otros que nos parecen útiles en el rescate de valores, tan crucial para enfrentar el enorme daño antropológico que hemos sufrido los cubanos. Por supuesto, el constructivo espacio de los foros también tendrá lugar, y puede que también PATMOS incluya un nuevo espacio de conciertos que contribuyan a liberar las emociones y sentimientos presos de tantos cubanos amordazados. 

Aunque la celebración de los aniversarios que se tenían previstos han debido ser modificados, por causa de la prisión domiciliar que extrajudicialmente sufrí por casi una semana que impidió realizar las gestiones necesarias PATMOS y la iglesia hoy estarán de fiesta. Y conociendo a Dios como le conozco sé que Él nos asombrará yéndose como siempre se va por encima de nuestras expectativas. Y estaremos contando esta semana como celebramos por fin estos aniversarios, pero mejor aún: narraremos todo el año como estaremos trabajando de la manera que Dios quiere para conseguir moldear a Cuba a Su forma, y no a la de hombres ¨que se creen dioses y se perderán.¨

Capellanía con capellanía se paga

Luis Manuel Carrillo Collado

Luis Manuel Carrillo Collado

por Mario Félix Lleonart

Entre las visitas que recibí cuando extrajudicialmente, y luego de una muy arbitraria detención, estuve apresado domiciliariamente en las propiedades de la propia Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental, en las que resido como pastor, estuvo una que me alegró sobremanera: la de Luis Manuel Carrillo Collado, el reo a quien estuve realizando ¨capellanía por cuenta propia¨ en la Prisión ¨el Pre¨ de Santa Clara y que fuera por fin liberado el pasado 21 de diciembre. Llegó a casa sin imaginar la desfachatez del cerco policial que nos vigilaba. Nunca imaginó encontrar a su capellán en tales condiciones. Pero así es la vida. De pronto era el expreso quien prestaba capellanía a su capellán encarcelado.

¡Ganamos nosotros!

Cartel que en el momento de la publicación de este post está colocado en el portal del templo anunciando la posposición de la celebración del Aniversario 75 de la iglesia como consecuencia de la reclusión domiciliaria extrajudicial impuesta al pastor

Cartel que en el momento de la publicación de este post está colocado en el portal del templo anunciando la posposición de la celebración del Aniversario 75 de la iglesia como consecuencia de la reclusión domiciliaria extrajudicial impuesta al pastor

Son cerca de las 6pm del jueves 30 de enero. Ha llegado una lluvia traída por el frente frío y con ella se ha llevado, sin que siquiera informen que ha terminado el estado de sitio, al último reducto de los cansados agentes de la policía política. Dejan detrás de sí una semana inolvidable para nuestra familia, nuestra iglesia y nuestro pueblo. De TERRORISMO DE ESTADO califico el tratamiento que nos dieron desde el pasado sábado a las 12.30 pm cuando a la vista de mis hijas se me trasladó fuertemente esposado como vulgar delincuente a la estación de policía de Remedios. Cacheándoseme como a un criminal. Tomándoseme huellas de olor por una especialista en ¨Criminalística¨, con la ayuda de dos agentes, muestras de ADN de cada una de mis uñas y mi cavidad bucal, además de escrupuloso grabado de mis huellas dactilares de cada dedo y luego de cada mano y pie. Debiendo soportar una mediocre discusión con dos soberbios uniformados que debían fingirse poseedores de una verdad absoluta en la que ni ellos mismos evidentemente creen. Intentando intimidarme con amenazas de trasladarme a la prisión de ¨Guamajal¨ sin conseguir les firmase un ¨Acta de Advertencia¨ que limitaba mi derecho al libre movimiento me trasladaron finalmente a casa para someterme finalmente a una condena extrajudicial de prisión domiciliaria.

Ocasionaron una intranquilidad constante en nuestras hijas, de 13 y 5 años, que intentamos contrarrestar con las lecciones de esa inolvidable película italiana ¨La vida es bella¨. Con la más pequeña lo conseguimos mejor, si se le preguntaba qué estaba sucediendo respondía: ¨Un juego¨ para añadir: ¨¡Está muy divertido!¨, especialmente el martes cuando los nerviosos agentes llegaron a temer,  ya que no me dejé mostrar en la rutina habitual de la mañana, que me les había escapado durante la noche por la retaguardia a nuestra casa, que es pleno campo, y se vio a un triste equipo de ancianos informantes de la comunidad realizar un desesperado cerco por una amplia área inhabitada entre nuestros ríos Aguasí y Aguanó. La siguiente noche, de martes para miércoles, mientras dormíamos a pierna suelta unas 30 personas estuvieron en vela apostados hasta en los sitios más insospechados sometidos a intemperie y a mosquitos.

Eclesialmente tengo tres cargos contra ellos que se enmarcan en violaciones a la libertad religiosa y por los que debieran dar cuentas: utilizaron extrajudicialmente la propiedad de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental en Taguayabón como prisión domiciliaria del pastor; impidieron la impartición de mis clases de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Bautista de Santa Clara el miércoles en primera semana de clases del segundo semestre; y ocasionaron las posposición de la celebración del aniversario 75 de la iglesia prevista para el próximo domingo al retirar el estado de sitio a solo 72 horas de la ocasión lo cual impidió la realización de las gestiones previas necesarias.

Comunitariamente sembraron intimidación, alteraron el orden, rompieron la paz de los lugareños, sin lograr evitar hacia nosotros innumerables muestras de solidaridad de todo tipo y hacer el ridículo ante las miradas burlonas de muchos pobladores testigos del nerviosismo de guardianes temerosos de mi fuga por cualquier vía y momento. Fue una enorme lección para todos. Ha sido importante que el régimen muestre al pueblo sin los disimulos habituales su verdadera cara, hipócrita para con su prédica en la Celac, y su naturaleza intrínsecamente malévola y repudiable.    

Cuando luego de la orden recibida vía telefónica el último reducto se marchó desesperado de hambre y sueño, totalmente desmoralizados tras ser usados por ¨el Estado¨ en actos de terror que según algunos de ellos ¨no disfrutaban en cumplir¨, pero por los cuales de cualquier manera en días más cercanos de los que imaginamos habrán de rendir cuentas, mi niña pequeña me besó sonriente y exclamó con desbordante alegría: ¡¡¡Ganamos papá!!!

ATERRIZAJE

por Mario Félix Lleonart @maritovoz Diapositiva1 Diapositiva2 Diapositiva3

Diapositiva4

Fue bien forzoso el aterrizaje, como suponía. Ocurrió a mediodía del sábado 25 de enero, veinte días después del vuelo 8895 de la línea aérea Sun Country que me depositó en Santa Clara.  Unas esposas policiales apretadas al máximo inmovilizando mis manos a la espalda en presencia de mis niñas (de 13 y 5 años) que lloraban mientras contemplaban como se llevaban a su padre fueron el momento definitivo cuando mi espíritu que todavía deambulaba por Norteamérica regresó a Cuba. No en balde esa frase que entre tantas otras suspiramos los cubanos: ¨ ¡Despierta, que estás en Cuba!¨

Dios nos prepara para todo y echa mano hasta de los más pequeños recursos espirituales. La noche antes compartía con mis niñas video clips de canciones infantiles cristianas interpretadas por Manuel Bonilla, entre ellas hubo una titulada ¨Cerca de Dios¨, que anticipó en dibujos animados la escena que mis niñas vivirían al día siguiente y que si no hubiese sido documentada serviría muy bien para ilustrar la historia. Fue mi niña de 5 años quien me hizo descubrir la escena de la canción esa noche cuando me trajeron de regreso a casa tras recibir trato de delincuente común. Ella vio reflejada la corta escena de la canción en la inolvidable escena que le impusieron esa tarde, Dios la había preparado.

Contraproducentemente esta escena se produjo porque los líderes políticos de Latinoamérica y el Caribe se reunirían en La Habana para declarar nuestra región como ¨zona de paz¨. Nuestra historia no fue excepcional. No fui el único considerado ¨peligroso¨ para la celebración de la II Cumbre de la Celac. A la vista del mundo cientos de personas a lo largo y ancho de la isla otra vez fuimos vejados con la violación de nuestros más elementales derechos. A pesar de los ¨criterios¨ que la ¨profesora¨ de geografía política ahora en vano intenta imponer a nuestra hija de 13 años el episodio vivido resulta más elocuente para ella.

¿De qué paz se nos habla entonces? ¿la de los sepulcros? ¿de la ¨pax romana¨? Hasta para las mentes infantiles de mis hijas va resultando evidente. Ojalá que para los líderes políticos de Latinoamérica y el Caribe también fuera tan simple. Entre tanto el Expresidente Pro Témpore de la Celac, responsable de la violación  de los derechos del pueblo cubano por más de cincuenta años,  continúa formando parte de la troika ampliada de dicho mecanismo regional, como si su sola membresía no fuese ya en sí misma una vergüenza para una Celac que podría tener otras potencialidades, como las que soñaron nuestros próceres, pero que lamentablemente, como va demostrándonos su corta historia, ha nacido torcida, con serias fallas de origen.

ATERRIZANDO

Fiesta de reyes en Taguayabón. Domingo 12 de enero

Fiesta de reyes en Taguayabón. Domingo 12 de enero

por Mario Félix Lleonart

(Post escrito desde el jueves 23 pero que solo puedo publicar a duras penas más de una semana después)

Lo admito. Me ha costado trabajo aterrizar. Ya lo sabía. Lo había previsto en mi post sobre ¨Gravity¨. El viaje a bordo del vuelo 8895 de la línea aérea Sun Country aquella noche del 5 de enero fue bien corto. Duró más el tiempo de despegue y aterrizaje que el viaje en sí, pero ¡que profunda la brecha! Así lo tuitié desde mi móvil con línea cubana Cubacel sin internet mientras me llenaba de paciencia para trámites aduanales de los que fui el último en concluir, ya de madrugada: ¨#Cuba Que corto el viaje #Miami #SantaClara pero que larga la distancia entre dos mundos tan diferentes¨.

Unas de las evidencias de que me ha costado trabajo este aterrizaje forzoso es mi pobre blog ¨Cubano Confesante¨ que siempre termina por pagar las consecuencias. Las iglesias que pastoreo en lo profundo de Cuba, Taguayabón y Rosalía, tuvieron la prioridad. Llegando como llegué a casa en Día de Reyes las primeras actividades de envergadura en realizar fueron precisamente dos fiestas de reyes con asistencia libre para todos los niños de las dos comunidades donde sirven nuestras dos iglesias. Gracias a todos los hermanos que pusieron su mano en USA para que nuestros niños tuviesen sus fiestas. De alguna manera ustedes también han aterrizado con nosotros. 

Ahora nos preparamos para la celebración por todo lo alto del aniversario 75 de la iglesia en Taguayabón este domingo 2 de febrero; y para el 7 de la otra congregación en Rosalía (15 de febrero). Ha sido de gran gozo para nosotros comprobar el excelente trabajo de los valiosos hermanos en quienes delegamos el trabajo de ambas iglesias durante todo el tiempo de nuestro viaje. Me satisface no sentirme para nada imprescindible y entender bien claro que solo estoy al cuidado pero no soy el Dueño. Ojalá que cuando el Dueño regrese pueda sentir conmigo la misma satisfacción que he sentido yo con los hermanos que permanecieron trabajando en Cuba mientras nosotros realizábamos un viaje que también fue muy intenso de trabajo.    

Ya puede que este primer escrito tras mi regreso sea una señal de que por fin estoy logrando aterrizar. Ojalá que mi presencia en esta isla que envejece y sufre sirva como un grano de arena en las transformaciones que especialmente Dios está tan interesado en realizar. Acá estoy de nuevo, paleando el dolor de mi pueblo.