Sin careta

Muestro publicaciones de UHR que promueven los DD.HH.

Muestro publicaciones de UHR que promueven los DD.HH.

Con Jeovany Hernández a su salida del Aeropuerto tras severa requicia

Con Jeovany Hernández a su salida del Aeropuerto tras severa requicia

Este sábado 30 de agosto arribó por el Aeropuerto “Abel Santamaría” de Santa Clara Jeovany Hernández, el último de los feligreses que formó parte de nuestra pequeña delegación que visitó USA este verano con el objetivo de unirnos a un convoy que visitará a Israel en próximos meses. Nuestro hermano fue sometido a un severo escrutinio y finalmente le ocuparon en calidad de retención un sobre con documentos enviados por la prestigiosa organización “Unidos por los Derechos Humanos” (UHR, por sus siglas en inglés). Según consta en el Acta de la Aduana tal retención se realiza con el objetivo de investigar pues se presume que el contenido sea “contrarrevolucionario”. Esto no sorprende puesto que en Cuba la simple mención de la frase “Derechos Humanos”, como en este caso, se asocia enseguida a subversión a consecuencia de que el sistema imperante ha violado los derechos elementales de los ciudadanos por décadas, y aunque se trate de un supuesto Estado firmante de la Declaración Universal, su verdadera naturaleza es contraria al espíritu de la Carta Internacional de Derechos Humanos. No en vano su reticencia a firmar los Pactos de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Mi ministerio como pastor bautista en Cuba incluye defender los DD.HH de mis conciudadanos, forma parte irrenunciable de mis roles, a nombre del Creador que nos dotó a todos “con ciertos derechos inalienables”. Por ello mi iglesia y la Convención Bautista de Cuba Occidental a la que nos afiliamos pertenecen a la Alianza Bautista Mundial (AWB) cuyos objetivos se encuentran bien identificados: Evangelización, Unidad de sus miembros, Ayuda a los necesitados, Educación Teológica y Defensa de los DD.HH. Es en el marco del último de estos objetivos que sostengo loables relaciones con organizaciones como “United for Human Rights” (UHR), de donde proceden los documentos retenidos. UHR se fundó en el 60 Aniversario de la Declaración Universal de DD.HH de la ONU y se dedica a ayudar y a unir a individuos, profesores, organizaciones y cuerpos gubernamentales para implementarla a nivel local, regional, nacional e internacional. Una de sus primordiales funciones es la educativa con el fin de procurar en la mayor medida posible una comprensión total de los DD.HH.

No sorprende que tales objetivos, tanto de la AWB como de la UHR, resulten sospechosos en cualquier país donde quienes ocupan el poder político y militar violan reiteradamente los derechos de sus ciudadanos, como sucede en Cuba. La retención de documentos provenientes de UHR cuyo tema exclusivo son los DD.HH. es lógica de parte de quienes reiteradamente los violan. Estaremos reportando tanto del tiempo de la retención como de los resultados de la investigación de estos documentos. Tal hecho, además de constituir otra violación en sí mismo, delata la naturaleza de un sistema que finge ante la ONU pero que en su territorio hace todo lo contrario burlándose constantemente de la dignidad de los cubanos. Le deja sin careta.

La acogida de nuestros hermanos en USA

Las iglesias y ministerios en USA, además de medios e instituciones seculares, nos están dando una calurosa acogida.
Mañana 9am participaremos del servicio especial dedicado al Día de la Reforma Protestante que se celebrará 9am en la Iglesia Luterana ¨Príncipe de Paz¨ (6375 West Flager Street, Miami, FL 33144). Fuimos invitados por su pastor Lenier Gallardo, a quien por tantos años escuchamos en Cuba predicando un evangelio liberador a través del programa ¨Ayer, hoy y siempre¨ o por sus famosos sermones de las siete palabras, cada Viernes Santo, a través de WQBA. En este servicio especial el sermón estará a cargo del pastor bautista, también prolifero escritor, periodista e historiador, Marcos Antonio Ramos, y con quien ya tuvimos el honor de compartir en el Miami Dade College.
Luego a las 11am seremos nosotros quienes tendremos la responsabilidad de predicar en la Iglesia Bautista Nueva Jerusalén en 760 SE 8 St en Hialeah, invitados por su pastor Luis Estévez. Ya lo hicimos en Adonai y Mi Ebenezer, invitados por su pastor Moisés Robaina; en Estrella de Belén, invitados por su pastor Javier Sotolongo; en Bethel, invitados por su pastor Gerardo García y en Nazaret, invitados por su pastor Noel Pérez.
También hemos sido invitado a la programación bautista de Multicultural Radio (UNAVISIÓN RADIO), a varios programas de los servicios de ¨Firmes y adelante¨ por 1450 AM; y a la programación de Vida (1080 AM) y Radio Luz por 1360 AM, esta última se oye perfectamente en Cuba y tuvimos la inolvidable oportunidad de ser escuchados por nuestros hermanos allá.
Por si fuera poco el pastor Javier Sotolongo nos doy la oportunidad de ejercer catedra en el Miami Bible College que él dirige. La transmisión en vivo de los servicios de su iglesia nos permitió llegar con nuestra predicación a muchos alrededor del mundo, incluidos quienes tuvieron la posibilidad privilegiada y muy exclusiva de acceder desde Cuba.
Estamos recibiendo invitaciones para ir a compartir con iglesias y ministerios de otras ciudades y estados como Tampa, Atlanta, Dallas, Carolina del Norte, New York, New Jersey e Indiana. Ya estuvimos en Washington D.C. donde ocurrió una de nuestras más importantes paradas: la visita a la sede de la Alianza Bautista Mundial donde fuimos recibidos por el inolvidable hermano Raimundo Barreto quien dirige allí la Comisión de Justicia y Libertad; y en Oklahoma, donde conocimos a valiosos hermanos, habitantes típicos del no por gusto denominado cinturón bíblico de los Estados Unidos. Damos gracias a Dios por brindarnos la excelente oportunidad de también proclamar su Palabra en esta otra orilla donde también hemos encontrado tanta Cuba presente.
conJavierSotolongo

BUENAS Y MALAS NOTICIAS DE LA CAPELLANÍA CARCELARIA EVANGÉLICA, POR FIN EN CUBA

Las buenas noticias: este miércoles 19 de diciembre de 2012 fueron celebrados por vez primera servicios evangélicos en las principales prisiones de Villa Clara. Hasta el momento solo los sacerdotes católicos del poblado de Santo Domingo tenían este privilegio desde hacía algún tiempo cada tercer miércoles de mes en la Prisión de Manacas. En otras provincias del país ya este tipo de servicios se ha ido implementado poco a poco, especialmente en provincias como Matanzas, Cienfuegos y Holguín. ¡Ya era hora! En cualquier país normal del mundo la asistencia religiosa es un derecho no solo en las prisiones sino también en planteles de salud o incluso en el ejército. Y aunque en Cuba todavía parece distar la hora en que existan capillas y capellanes a tiempo completo en cada una de estas áreas ya al menos existe una migaja.
Las malas noticias: el proceso de selección tanto de los reclusos a recibir el servicio como de los capellanes a ofrecerlo es rigurosísimo y en ellos ya se sabe quién tiene la última palabra. Por supuesto, el mismo que necesita ser beneficiado con la falsa imagen de que ya Cuba es un país normal (libre), donde los reclusos por fin son seres humanos al punto de que hasta sus derechos religiosos, otrora tan vilipendiados, son por fin respetados. Es esta la razón por la que, a pesar de recibir durante dos años el entrenamiento necesario, este miércoles 19 yo no pude estar entre los capellanes aunque algunos que no lo recibieron sí pudieron, teniendo en cuenta por supuesto que cumplían el requisito que no cumplo yo: el de incondicionalidad al régimen. Es esta la razón también por la que por ejemplo en la Prisión Provincial de Jóvenes conocida como ¨El Pre¨ de más de cuarenta reclusos que aspiraron a participar del culto navideño solo fueron admitidos catorce y algunos presos cristianos que querían estar, como el caso de Ulises Lacaba, no fueron admitidos.
Hasta el día de hoy, colateral a mi trabajo pastoral, y por cuenta propia ejerzo a duras penas el trabajo de capellanía con algunos presos que insisten en que les asista. No he tenido otra opción que utilizar el derecho de sus visitas familiares ocupando la capacidad de alguno de ellos que ha preferido cederme el derecho con tal que el recluso sea atendido espiritualmente de alguna manera, aunque es obvio que esta no constituye la forma más idónea.
Se suponía que como parte de estos servicios que se celebraron este miércoles 19 yo estaría oficiando en el que tuvo lugar en la Prisión Provincial con enfermos de VIH en Santa Clara, unido a otros cuatro hermanos. Soy matricula del Curso Básico de Capellanía Carcelaria dirigido muy eficazmente por el Rev. Francisco Rodés, innegablemente un pastor con corazón de siervo. Este servicio navideño oficial en la prisión vendría a ser la puesta en práctica de todo lo aprendido durante dos años ya de adiestramientos. Como parte de este curso fui uno de los privilegiados en recibir profundas experiencias transmitidas por el capellán norteamericano Mark Siler, quien permaneciera en Cuba para tales efectos por más de nueve provechosos meses junto a su esposa Kiram y sus hijas Lucía y Joy. Fue en el marco de la Conferencia «Agua de Vida» auspiciada por la Alianza Bautista Mundial, y celebrada en La Habana en marzo de 2009 cuando al término de una intervención mía en que manifesté mi preocupación al respecto el hermano Rodés, tras citar Hebreos 13.2, ¨Acuérdense de los presos, como si ustedes fueran sus compañeros de cárcel¨, diera a conocer la posibilidad, por fin, de la creación de equipos de capellanía por provincias para trabajar en las prisiones. Yo me alegré mucho de que tal oportunidad se concediera y tomé la palabra a mi consiervo Paquito, como cariñosamente le conocemos, convirtiéndome en matricula fija de su curso desde el primer encuentro en Villa Clara.
Muy amorosamente Paco nos advirtió siempre que él con mucho empeño cumplía con su función del adiestramiento pero que de él no dependía la conformación de los grupos que finalmente quedarían constituidos por provincia. Y Paco tenía toda la razón. En nuestro último encuentro de hace tres semanas se suponía que yo quedaba formando parte del equipo que llevaría a cabo el primer servicio religioso especial por Navidad entre los reclusos con VIH. Otros equipos quedaron conformados para visitar otras cuatro prisiones cerradas de Villa Clara en el mismo día (

Al centro de la foto Ulises Lacaba, a quien se le negó la participación en el servicio religioso de este 19 en la prisión El Pre

.
Lamentablemente correspondió a la vicepresidencia del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) en Villa Clara la triste posición de excluirme, por presiones políticas, de este ministerio al que no tengo dudas que el Señor me llama. Ya anteriormente este liderazgo que supuestamente fungía como facilitador había dejado de avisarme de módulos del Curso o reuniones al efecto. De un importante encuentro que se celebró en el PCC provincial me enteré por pura coincidencia al cual no obstante decidí asistir. Ese día estuvo presente el Teniente Coronel Vladimir, del Órgano Provincial de Cárceles y Prisiones, quien sostuvo un intercambio con quienes asistieron. Al concluir dicho encuentro sostuve una breve conversación con la funcionaria Odalis Sabala, quien atiende por el Partido los Asuntos Religiosos de la provincia, y con Yaquelín Sánchez López, la vicepresidenta del CIC en Villa Clara. Les ratifiqué mi deseo y llamamiento divino para participar de este ministerio del cual esperaba no quedar fuera, como sí lamentablemente terminó ocurriendo. Ya en esa oportunidad Yaquelín se manifestó menos colaborativa que la propia Odalis, lo cual me entristeció mucho ya que se suponía que la creyente era ella y la otra la funcionaria del Partido ateo. La vicepresidenta del CIC en Villa Clara me advirtió que sin una carta de recomendación del pastor bautista de la provincia escogido convencionalmente para representarnos ante las autoridades yo no podría participar de este proyecto, ahora comprendo que ella tenía la esperanza de que fuese este propio consiervo mío quien me negase la posibilidad de servir en esta área. Pero mi hermano el Dr. Adrián Ramos entregó su carta de recomendación a nombre de nuestra Convención Bautista de Cuba Occidental, la cual lamentablemente no fue tomada en cuenta; a pesar de que el CIC se queja muchas veces de que nuestra Convención, que no está entre sus miembros, no colabora en proyectos a los que se le invita.
Lo peor es que nunca se me dio la cara para avisárseme de la exclusión. Lo supe cuando contacté con los demás integrantes de mi equipo para confirmar mi asistencia al servicio del día 19. Con pesar me informaron del aviso de la vicepresidencia del CIC en Villa Clara de mi exclusión, y que se les hizo saber en mi ausencia, me alegra que al menos ellos pudieran ministrar a los presos con VIH ya que me consta que son un buen equipo y la mayoría de ellos recibió el entrenamiento desde el principio. Pero la sumisa postura de la vicepresidencia del CIC en Villa Clara viola incluso uno de los principios que se nos enseñó que caracterizaría a este Ministerio de Capellanía Carcelaria Evangélica, «el Reconocimiento de que la ética cristiana debe primar en todas las relaciones con los presos y con los colegas en este servicio», y es triste que esto suceda desde el comienzo mismo. Yo por mi parte intentaré seguir haciendo lo que pueda en pro de cumplir con la comisión evangélica de visitar a los presos en la cárcel, que en el decir de Jesús es como visitarlo a él mismo, y por supuesto, continuaré preparándome en el Curso Básico del cual afortunadamente no se me ha excluido. Y es que no pierdo la esperanza de que algún día por fin en Cuba la capellanía evangélica, en todas las áreas, y sin la orientación, beneplácito ni por conveniencia de ningún régimen que quiera guardar las apariencias, tenga realmente lugar y sin otro objetivo que el de una compasión restauradora que dé lugar a hombres y mujeres nuevos.

VETE PREPARANDO

Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.
1 Pedro 2.19-21

¨Pues vete preparando¨- fue la advertencia que me lanzó el oficial Raúl, a quien han dado la engorrosa tarea de seguir cada paso que doy, aquella tarde del 19 de octubre, cuando sufrí mi última detención. Su aviso no tenía que ver con actos de repudio, nuevas detenciones, siembras de delitos, ni con las campañas difamatorias.

El tema de la conversación era el arresto del 26 de junio cuando se me impidió llegar al servicio religioso al que invitó el pastor Yordi Toranzo en la Iglesia Metodista de Santa Clara. El último que ministraría Yordi en su iglesia ya que al día siguiente lunes 27, y sin él saberlo, el obispo Ricardo Pereira en persona, y de prisa, cumpliría las órdenes dadas por la oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba instalando un nuevo pastor con la misma facilidad con que cambió los cerrojos del templo, y todo bajo la custodia, según muchos atestiguan, de miembros del Partido y de la Seguridad del Estado; ellos sí tenían derecho a inmiscuirse, es más, tenían derecho a dar las órdenes.

¨Tú no tenías que ir aquel día a entrometerte en asuntos internos de esa iglesia, eran problemas entre Yordi y su obispo¨- me endilgó Raúl, entre otra sarta de contravenciones intentando explicarme el por qué de aquella otra arbitraria detención que se me realizó, cual si ella misma no fuera demostración de hasta donde ellos sí estaban involucrados en los asuntos de la Iglesia Metodista de Cuba. Y agregó: – A ver, ¿alguna vez Yordi ha ido a tu iglesia a meterse en algún litigio entre tú y tus líderes religiosos?-

– Claro que no- le respondí- es que nunca mis líderes religiosos y yo hemos tenido un litigio- y ahí lanzó su frase certera y llena de convicción: – ¨ ¡Pues vete preparando!¨.

En verdad debo reconocer que mis líderes convencionales han resistido bastante, no porque yo haya caído en actitudes censurables, sino por las fuertes presiones que son ejercidas sobre ellos desde el 2009 cuando Christianity Today me honrara con una foto en su portada, y como es propio de una dictadura como esta ante un siervo que sencillamente pretende cumplir su rol profético con el Sermón de la Montaña como única plataforma política. De hecho debo confesar que he sentido compasión por mis líderes, tal es así que poco después de la defenestración a Yordi por la Iglesia Metodista y a Lorenzo Rosales en Palma Soriano, por líderes de La Biblia Abierta, sentí la necesidad de escribir un twitt donde declaré: #cuba Agradezco a directiva Convención Bautista Cuba Occidental por resistir fortísimas presiones contra mi. Gracias por no dejarme solo. Allí está publicado en twitter en mi cuenta @maritovoz el 28 de julio a las 10.42 am.

Cuando veo lo que le han hecho a Yordi Toranzo, a pesar de la amenaza del oficial Raúl expresada con tanta firmeza, dudo que la Convención Bautista de Cuba Occidental adopte una posición tan servil como la de la Iglesia Metodista de Cuba. De la noche a la mañana este pastor dedicado por catorce años ininterrumpidos al ministerio, ocupando en el momento de su expulsión cargos de liderazgo tan importantes como el de superintendente de la región central, no solo fue despojado de sus honrosas ocupaciones, sino incluso del sustento que requiere su hogar formado por su esposa, enferma de lupus, y de sus dos niños; que de parte de la denominación religiosa a la que sirvieron por tantos años, quedaron literalmente desamparados. De pronto sin el carro, sin el teléfono, sin salario, sin libreta de abastecimientos y con la amenaza siempre latente de un desalojo, el tratamiento a este hombre es evidencia a cuanto entreguismo pueden llegar las autoridades religiosas en Cuba; y cuan buenos resultados ha dado a la dictadura la nueva política tan sutil que trazó para la religión desde 1992 que es la que les está dando estos buenos frutos.

Agradezco al blog ¨Religión en Revolución¨ que ante mi post ¨Lamentaciones, ayuno, oración y testimonio¨, así como ante algunos de mis twitts, haya publicado un post llamando la atención sobre un posible recrudecimiento del acoso a mi persona, familia y ministerio. Debo aclarar que, aunque no siempre de forma publica, si recibo constantemente muestras de apoyos de hermanos alrededor del mundo, ya en otros post agradecí a organizaciones tan prestigiosas como Solidaridad Cristiana Mundial que ha logrado que muchos hermanos en Europa, especialmente en Reino Unido, eleven contantes oraciones por nosotros.

En el llamado que hace ¨Religión en Revolución¨ se hace referencia explicita a un twiit de hace algunos días donde dije: ¨Mientras viajé por oriente el régimen intentó convertir Taguayabón en otro Salem¨. Y es que ese ambiente fue el que me encontré a mi regreso en el pueblo tras pasar unos días primero en un evento cristiano, y luego realizando una visita familiar. Durante mi ausencia algunos líderes convencionales debieron venir a Villa Clara y a su paso llegaron a Taguayabón y saludaron a algunos hermanos, lo cual puede ser un hecho totalmente inocente; pero no fue la manera en que fue interpretado. Fui informado que paralelamente el oficial Raúl que me realizó la advertencia de ¨vete preparando¨ estuvo en su vuelo de Suzuki por Taguayabón. Tras esta visita paralela de mis hermanos por un lado, y de Raúl por el otro, quedó en el pueblo una estela de cacería de brujas al estilo del mítico Salem donde por supuesto yo era el brujo principal. Elementos de la seguridad del Estado desde entonces han estado anunciando con jubilo a familiares, amigos y miembros de la iglesia que un desalojo por parte de la Convención Bautista contra mi familia es inminente y que si no se efectúo en aquellos días era porque no estábamos en el poblado, sin dejar de añadir un elocuente ¨Y nosotros no tenemos nada que ver con eso¨. Reuniones por diferentes barrios se han estado celebrando interconectando la Seguridad del Estado con los núcleos del Partido zonales tratando de influir en la población predisponiéndola negativamente en mi contra, y extendiendo la vigilancia constante que se me realiza a mi, a otros miembros fieles de la iglesia, arreciando así la campaña que desde hace meses se viene realizando.

Los argumentos de estos factores rayan en lo risible y denotan una ignorancia total de los sólidos principios bíblicos que sostenemos los bautistas y cuyas formas de gobierno es evidente que no puedan entender habituados durante tanto tiempo ya a las estructuras de carácter totalitario. A pesar de las presiones fortísimas del régimen sobre mis líderes convencionales hasta el presente sigo siendo un pastor reconocido legalmente por la Convención Bautista de Cuba Occidental y dudo que las aspiraciones y anuncios provenientes de las esferas políticas se hagan realidad. Si bien, y especialmente desde el sutil cambio de política del régimen hacia la religión en 1992, las iglesias cubanas en general, miembros o no del Consejo de Iglesias, han asumido evidentes rasgos constantinianos, estableciéndose lazos entre lo que se supone sean los poderes espirituales, con los poderes temporales, manifestados concretamente en las relaciones Iglesia-Estado, es necesario recordar que los bautistas provenimos de lo que se conoce como la Reforma Radical.

Dudo que los líderes convencionales actuales, que poseen incluso cargos regionales en la Alianza Bautista Mundial, que de tan buen favor goza en materia de justicia y en defensa de derechos humanos en la comunidad internacional, cedan definitivamente ante un régimen ávido de aplastarme pero acostumbrado en las últimas décadas a que sean las jerarquías eclesiales quienes les hagan el trabajo sucio. Si hay bautistas realmente ocupando los cargos convencionales, al servicio de Cristo, ¨único Rey y Juez de la conciencia y de la iglesia¨; y al servicio de la Asamblea que les eligió, las autoridades políticas no conseguirán esta vez el clásico contubernio de la bestia y el falso profeta. Y si alguno cometiere un error, ya que han existido también a lo largo de la historia de bautista, dudo que cuenten con el beneplácito de las iglesias a las que la Convención sirve, y mucho menos de Cristo, el Señor que me comisionó como agente de su gracia.

EL TIMO EN CUBA AL CMI

Josef Luki Hromacka

Josef Luki Hromacka

Olav Fykse Tveit, Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) estuvo en Cuba acompañado de una amplia delegación de líderes de esta agencia de cooperación internacional, invitados con motivo de la celebración del aniversario 70 del Consejo de Iglesias de Cuba (Cic). Y aunque no he podido escuchar todas las declaraciones de estos distinguidos visitantes -estoy muy alejado de las élites del poder que les han invitado y recibido- me temo que les hicieron caer en una trampa, y me siento en el deber de confirmárselos. El timo se lo ha hecho el régimen castrista, que otorgó sus visas religiosas, en contubernio con el Cic que las solicitó. Ellos les hicieron enfocar sus miradas hacia determinados puntos de la realidad, más foránea que cubana, y en ellos les hicieron concentrar totalmente, manipulándoles, mientras les ocultaron los aspectos más sensibles y polémicos de nuestra resquebrajada realidad nacional.

El CMI debe conocer que el Cic no representa ni la mitad de las denominaciones evangélicas y protestantes, aunque pretende hablar a nombre de todas; que es usado por el régimen para manipular y chantajear a las jerarquías eclesiásticas de las denominaciones que se le afilian; que es empleado por el régimen para intentar manipular y chantajear también a las jerarquías de las denominaciones evangélicas y protestantes que no le están afiliadas, al condicionarse, a través de sus gestiones, la tramitación de solicitud de visas religiosas, la participación en servicios especiales como los de capellanía, y aún de recepción de literatura religiosa y hasta biblias; que no constituye una voz profética porque cualquier grupo religioso que se identifique completamente con la política de un gobierno quedará incapacitado para ejercerla, y el Cic, por sus declaraciones y comportamientos, demuestra estar totalmente parcializado en favor del régimen cubano; que no es el portavoz de los intereses del Reino ni levanta la voz por las injusticias sociales ni por la violación de los derechos humanos que están teniendo lugar en Cuba reiteradamente. No tiene ningún valor lo que se condene allende las fronteras si se obvia la realidad nacional, especialmente una tan crítica como la nuestra. Que el Cic es más bien un portavoz de los intereses del régimen, empleado como vehículo de manipulación para creyentes en Cuba, y para organizaciones foráneas, como el propio CMI, a fin de movilizarles engañosamente en su favor. Que no representa la Iglesia-pueblo democrática, como demagógicamente se ha autoproclamado muchas veces, sino una Iglesia-jerarquía aristocrática. Es una élite que vive a costa de la máxima Élite en Cuba. Independientemente de que ha promovido y desarrollado proyectos loables (capellanía, liturgia, ecología, promoción bíblica,…), la práctica demuestra que su premisa está desenfocada de los intereses del Reino y que juegan factores claves otros intereses, de índole institucional y personal, lo cual se evidencia en otros proyectos sin sentido que muchas veces son priorizados por encima de proyectos realmente valiosos (como los citados).

He tomado en cuenta la historia del CMI desde su fundación en 1948, posterior a la del Cic en 1941. Me parece que la buena intención de convertirle en un centro espiritual en servicio de la unidad de los cristianos alrededor de Cristo para que el mundo crea, se frustró más bien en una superestructura más, como ha sucedido con otros tantos buenos propósitos en este mundo nuestro. Su comportamiento timorato frente a los regímenes totalitarios de Europa del Este y la Unión Soviética, muy parecido al que desarrolla ahora el Cic en Cuba, dejó un mal sabor en el mundo después de la caída del muro de Berlín. Entre dos polos el mundo necesitaba de un cristianismo por el centro, que no se desviara ni a la derecha ni a la izquierda, que mantuviera en alto la voz del Evangelio del Reino, que enjuicia proféticamente tanto a lo uno como a lo otro. Sin embargo el cristianismo se nos dividió entre el CMI a la izquierda, y el Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC, o ICCC, por sus siglas en inglés) a la derecha; ambos censurables por las posiciones parciales que adoptaron, aunque ambos también tuviesen sus virtudes.

Considero que el CMI todavía no se ha repuesto de uno de los momentos más negros de su historia, en 1969, cuando sufrió la dimisión de algunos de sus más valiosos miembros checos al adoptar una genuina posición profética ante la invasión soviética a su país para ahogar la “Primavera Negra de Praga”. Uno de sus más prestigiosos fundadores, miembro además de su comité central, el teólogo reformado Josef L. Hromadka, fue obligado a renunciar de la Conferencia Cristiana de Paz, de la cual había sido fundador y presidente, para morir apenas seis semanas después. Esto también acarreó la renuncia del Secretario General Ondra, y la salida de la organización de otros miembros igualmente valiosos.

Dicho sea de paso, en aquel momento tampoco el Cic adoptó un papel positivo, no es que permaneciera callado, lo cual habría dejado muy entredicho ya su posición, sino que algunos de sus representantes más conocidos a nivel internacional se atrevieron a manifestar su «valiente» desacuerdo respecto a los cristianos disidentes de la Conferencia Cristiana por la Paz, muy a tono con la posición cómplice a los soviéticos que sostenía nuestro régimen. Fue tal la postura que en el libro The Church and Socialism (1985) la teóloga alemana Dorothee Sölle, y el teólogo norteamericano Stanley Aronowitz, censuraron al reconocido Sergio Arce por adoptar una posición que dejaba tanto que desear. El Cic siempre adoptó una postura acrítica frente a los desmanes soviéticos, sin importarle siquiera las persecuciones religiosas, los campos de concentración de Stalin, o las deportaciones a Siberia. Pero qué podemos esperar si ha tolerado todos los desmanes contra su propio pueblo.

No obstante, a pesar de cualquier reserva que posea respecto al CMI me siento en el deber de advertir a sus más altos representantes, especialmente a su secretario General, Olav Fykse Tveit, que su visita a mi país, que puede haber estado llena de buenas intenciones, fue objeto de manipulación mediática por parte del régimen de La Habana, con la ayuda de sus secuaces del Cic. El aniversario 70 del Consejo fue usado para tratar de limpiar la imagen de un gobierno que en estos momentos está siendo emplazado precisamente por un pastor, muy en la base eso sí, acusándole por asesinato al ciudadano Juan Wilfredo Soto García, una de las personas objeto de su trabajo pastoral, y a quien el occiso pudo revelar antes de morir la violencia de la que había sido objeto. Y esto no constituye un suceso aislado, sino un exceso de una violencia que este régimen ha practicado siempre, de alguna u otra manera, pero que en los últimos tiempos se ha exacerbado. Ojalá que el CMI pueda valorar los elementos que refiero y emita una declaración que limpie su ahora cuestionada imagen, puesta en tela de juicio por el uso del que ha sido objeto. Ojalá que por honor a ejemplos como el de Hromadka u Ondra el CMI reaccione y no escriba otra página indigna de los propósitos para los que fue fundado.

Respecto a miembros del Cic, por supuesto que mis críticas están dirigidas principalmente a sus jerarquías. Conozco a hermanos muy valiosos en la base que combaten posiciones tan deleznables y tan ajenas al espíritu de Jesucristo. Aunque mi Asociación, la Convención Bautista de Cuba Occidental, nunca ha pertenecido al Cic; de la misma forma que la Alianza Bautista Mundial se ha demarcado siempre del CMI, he participado y cooperado con proyectos del Cic que me han parecido saludables. El reto es grande para aquellos que perteneciendo al Cic todavía son conscientes de su responsabilidad como representantes del Reino, a ellos les quedan dos opciones, o salirse, o abocarse a la difícil tarea de arrebatárselo de las manos a un régimen que se ha adueñado plenamente de él. Por ellos estaré orando. Ojalá haya también Hromadkas u Ondras cubanos que saquen la cara por el Cic, o del Cic.

Pbro. Mario Félix Lleonart Barroso

Y LOS GOLPES SIGUEN

Yo he visto al bien con los ojos del mal
como un ciego feliz en la oscuridad.
Nena no sé lo que va a pasar si la mentira se disfraza como la verdad,
si la mentira se disfraza como la verdad…
Pero Dios sigue siendo mi anzuelo colgando del cielo.
Carlos Varela.

Se le ha dicho al pueblo de Cuba que Juan Wilfredo Soto murió de forma natural y se ha lanzado la pregunta de -¿Acaso no basta el aval de la Revolución de más de cinco décadas sin un solo torturado, desaparecido o asesinado?- Uno solo no… Ya nos hemos referido en post anteriores a esa «muerte natural» y a ese historial de la «Revolución».

No expresaré aquí lo que considero sucedió, teniendo en cuenta las evidencias, con ese hombre de pueblo que fue Camilo Cienfuegos, que en un momento determinado serviría más de héroe muerto que de cuerpo presente, ya que vivo se habría convertido en un problema. No retomaré los ejemplos conspicuos de Pedro Luis Boitel o Orlando Zapata Tamayo. Tampoco volveré esta vez sobre casos de trascendencia más local cuyas muertes todavía esperan por investigaciones reales, como Ramón (Aló) Casas Carrazana, Marcos Pareja González o Jesús J. Márquez Lemes. No me dedicaré nuevamente a hablar del desfile ante mis ojos de personas golpeadas en la redada del pasado 23 de febrero, por solo mencionar una fecha; cuando fui secuestrado durante veintiséis horas por interceder en plena calle por Lilia Castañer y Juana Oquendo, forzadas a abordar un auto matricula privada por civiles sin identificar. No me detendré en el caso del periodista Hector Julio Cedeño en cuya cabeza llegaron sentados a la estación ese día. Ni en la golpiza que propinaron a Ivonne Malleza, forzada a abordar otro de esos autos paramilitares, o a su esposo Ignacio Martínez Montero que indignado se atrevió a defenderla; tanto Cedeño como Montero trasladados a mi lado desde el cuartel de Infanta y Amenidad hasta la estación de Santiago de las Vegas. No hablaré ni siquiera de aquel puñetazo que me dieron a traición por el lado izquierdo del abdomen en los años ´90, y que luego estuvo meses molestándome, cuando siendo un estudiante en la Universidad de la Habana defendí a Eduardo, un amigo chileno estudiante como yo, a quien un policía golpeó con una tonfa por la rodilla para establecer el «orden» de una cola. No me referiré tampoco a la cobarde golpiza propinada a mi amiga Yoani Sánchez en noviembre de 2009 y que luego trataron de negar mediáticamente…

Sobran los golpes y faltan las palabras. Mi humilde opinión; la que mi sensibilidad cristiana por un lado, y la hosca realidad que me ha tocado vivir por el otro, han ido curtiendo; es que nos encontramos ante una clase de desgobierno demasiado buen discípulo de «El Príncipe» de Maquiavelo, y condiscípulo de «Mi lucha» por Adolfo Hitler. Si buenos son golpeando, buenos son con su propaganda que luego trata de limpiar las escenas de los crímenes. Para decirlo en buen cubano: son como la gatica de María Ramos, que tira la piedra, y esconde la mano.

Pero se impone en definitiva no hablar ahora de lo que ya no tiene remedio. Lo alarmante es que tras la golpiza a Juan Wilfredo el régimen sigue golpeando impunemente cual si nada hubiese sucedido, ensañado incluso en algunos de los testigos de referencia de este ominoso caso.

José Lino Asencio López

José Lino Asencio López, con la mano más cercana l evantada en apoyo a mi oración

¿Qué le sucedió a Héctor Duniesky Bermudes Santana el pasado 10 de mayo cuando transitaba en bicicleta por su Reparto Pastorita en Santa Clara? Fue él quien condujo a Juan Wilfredo del hospital a casa aquel 5 de mayo, luego de cruzar unas palabras de reclamo con unos agentes de la Seguridad del Estado, que ya estaban personados en la institución sanitaria impartiendo órdenes a los médicos. ¿Quiénes le apedrearon dos días después de la sepultura de EL ESTUDIANTE? Una de las piedras le impactó en la cabeza, y las consecuencias no se midieron, porque si Héctor no escapa sangrando, no sabemos hasta dónde se habrían ensañado. Sigue leyendo