Deplorable panorama de la libertad religiosa en #Cuba

(Agradezco al Semanario Católico ¨Alfa y Omega¨ @alfayomegasem de la Fundación San Agustín, Arzobispado de Madrid, por publicarme este artículo sobre la situación actual de las libertades religiosas en Cuba tomando como referencia el recién concluido año 2017: http://www.alfayomega.es/142019/deplorable-panorama-de-la-libertad-religiosa-en-cuba ; y en especial a su director Ricardo Benjumea de la Vega por la entrevista que me realizara y publicara bajo el título «La mano de La Habana es larga»: http://www.alfayomega.es/142515/la-mano-de-la-habana-es-larga )

Antes de 1992, año en que la Constitución cubana cambió su carácter de atea a laica por cuestiones estratégicas de sobrevivencia del propio sistema, el estalinismo había sido el modelo que se seguía para reprimir la fe. Luego del parteaguas de ese año, cuando muchos fueron engañados al considerar que por fin vendrían nuevos tiempos, sin percatarse de que el cambio era más en la letra que en el espíritu de la Carta Magna, lo que sucedió es que prácticamente se hizo una copia al calco del sistema chino para la represión religiosa que se ha ido sofisticando hasta hoy. Dos instituciones homólogas lo demuestran: si China tiene su Administración del Estado para las Atenciones Religiosas (SARA), Cuba tiene su Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos (OAAR); si China tiene su Three-Self Patriotic Movement (TSMP) Cuba tiene su Consejo de Iglesias de Cuba (CIC).

Dada su preocupación por el fenómeno del crecimiento de prácticas religiosas China aplica lo que denomina como su Operación Disuasión mediante la cual intenta «guiar» a los creyentes que asisten a iglesias no autorizadas a las que el Estado controla y manipula. Similar operación llevan a cabo los órganos de la Seguridad del Estado de Cuba que intentan mantener bajo su control a todas las manifestaciones de la vida religiosa, intentando coaccionar y chantajear a quienes poseen reconocimiento legal en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia (MINJUS), manipulado por ellos para conseguir lo mismo que intenta el Partido Comunista chino en su contexto; entre tanto hace todo lo posible por frenar, reprimir, e incluso, si fuese posible, destruir, a los movimientos religiosos que no pueden controlar (equivalentes a las iglesias denominadas Shouwang de China).

Las autoridades políticas, tanto de China como de Cuba, tienen fuertes razones para mirar y tratar con recelo a los movimientos religiosos que crecen en sus poblaciones y en considerarlos una verdadera amenaza. Sin hablar del papel relevante de la religión, para bien o para mal, a lo largo de toda la historia, lecciones del pasado reciente en experiencias similares a las suyas, como en Europa del Este, desde la Polonia católica con el ejemplo emblemático del sindicato libre Solidaridad liderado por el laico católico Lech Walessa y sacerdotes como Jerzy Popieluszco, hasta Rumania con el ejemplo del pastor protestante Laszlo Tokes, son tomados en cuenta por quienes a toda costa intentan mantener los status quo de los regímenes comunistas que sobreviven a aquellas experiencias.

La presencia de instituciones similares a las de China en Cuba, unido a la ausencia de una ley de libertad religiosa (ni siquiera podemos hablar de una rudimentaria ley de culto), genera un sinnúmero de violaciones a la vida religiosa de los cubanos que van más allá de la ausencia total de participación en el sistema educativo del país; de la falta de ausencia total en los medios (todos bajo el estricto control como maquinaria de monopolio propagandístico) y de las muchas trabas impuestas para limitar las acciones sociales de las iglesias. Las tendencias en 2017 demuestran que la represión religiosa se dirige contra todas las manifestaciones de fe sin discriminar ni confiarse de ninguna.

Represión contra iglesias… y las logias

Todos los domingos del 2017 al grupo femenino conocido como Damas de Blanco se le impidió asistir a Misa. Las mujeres que integran este grupo son detenidas, muchas veces de manera violenta, al salir de sus casas, constantemente vigiladas; o en algún punto antes de llegar a las iglesias. Esto constituyó una de las mayores violaciones religiosas de carácter sostenido a lo largo de todo el año y merece toda la atención y repudio de parte de los organismos a nivel internacional que velan por las libertades religiosas. Algunas de sus representantes, incluyendo a su principal líder, Berta Soler, han sido impedidas de salir de Cuba en varias ocasiones. El 5 de junio la activa joven católica y también dama de blanco Sayli Navarro fue impedida de abordar un avión para viajar a Bruselas donde condenaría ante el Parlamento Europeo violaciones como estas, invitada por el grupo Alliance of Liberals and Democrats for Europe (ALDE).

La represión religiosa en Cuba prioriza a quienes con todo derecho intentan vivir su fe también en el ámbito político (no olvidemos que en el mundo de hoy es precisamente la teología política la especialidad de mayor desarrollo en la que se considera como madre de todas las ciencias). Organizaciones que dentro de la isla o en el mundo se especializan en condenar las violaciones a libertades religiosas deberían tomar en cuenta también esta categoría e incluir casos como el de la pastora Joanna Colombie Grave de Peralta, egresada del Seminario Evangélico de Teología (SET) de Matanzas y cuya iglesia independiente en su propia casa en Céspedes, Camagüey, fue objeto de toda clase de censuras. Su decisión de ejercer el liderazgo al frente de la Academia 1010 del movimiento político Somos + como resultado de un compromiso con su propia fe cristiana práctica fue causa de numerosas detenciones arbitrarias. Como una vulgar delincuente esta honorable mujer de fe estuvo encerrada en un calabozo en la prisión del Vivas durante ocho días (viernes 26 de mayo a viernes 2 de junio) al término de los cuales fue humillantemente deportada dentro de su propio país, de la capital La Habana a Camagüey, y amenazada de ser procesada judicialmente de atreverse a regresar a la capital del país. También fue impedida de volar fuera de Cuba en varias ocasiones, como el 17 de junio cuando se le impidió abordar un avión rumbo a Perú.

La OAAR incluye como asociaciones de carácter religioso en Cuba a organizaciones de índole fraternal como las logias masónicas, de All fellows, Caballeros de la Luz, etc. Razón por la cual, ya sea que las consideremos o no como instituciones religiosas, corresponde estar atentos también a tratamientos violatorios que reciben; de lo cual sobresalen los reportes realizados por el masón Armando Antonio Pérez Pérez. Líder de la logia masónica “Urania – Dr. Mortera” de Zulueta, provincia de Villa Clara.

El propio señor Armando Antonio ha sido objeto constante de vigilancia y acoso como parte de lo cual fue expulsado del trabajo en que durante años se desempeñó como ingeniero de la industria azucarera cubana. También permaneció arbitrariamente entre el 22 y el 23 de julio sin recibir atención médica no obstante de ser un paciente severo por insuficiencias renales. La detención ocurrió luego de realizarle un registro exhaustivo en su hogar en el que le incautaran ejemplares de materiales religiosos como la revista juvenil evangélica Nota del Cielo y de la revista de inspiración cristiana Convivencia, que forman parte de varias publicaciones tipo samizdat que circulan clandestinamente dentro de la isla.

No hay dudas de que la OAAR concede igual o peor tratamiento que al resto de las instituciones religiosas cubanas a estas sociedades fraternales. Muestra de ello fue la revelación en 2010 de que José Manuel Collera Vento, Grado 33° del REAA y Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, era un agente infiltrado por la policía de Cuba, que generó una crisis entre muchos masones cubanos hasta hoy. Este método de sembrar agentes encubiertos, ya sea para espiar como para generar conflictos internos, constituye una práctica que el régimen utiliza no solo contra movimientos políticos de oposición o de disidentes, sino contra todos los grupos religiosos sin excepciones y más bien diríamos que con total prioridad y a niveles tan altos como lo hizo en el caso de Gran Logia de Cuba.

También durante todo 2017 fue significativo el acoso contra el Centro de Estudios Convivencia, think tank de inspiración católica, dirigido por el reconocido laico Dagoberto Valdés, cuya sede, que era también vivienda de una de sus líderes, la católica Karina Gálvez, fue expropiada perdiendo por segunda vez este proyecto su local de reunión (ya en 2009 recibieron un atentado similar). Esta vez resultado de un viciado proceso judicial iniciado el 11 de enero cuando Karina permaneció detenida durante una semana en la Dirección Técnica de Investigación Criminal de su provincia Pinar del Río, para sancionarla en septiembre a tres años de privación de libertad, sanción que fue ratificada en noviembre luego que ella interpusiera un recurso de apelación. Otros miembros del CEC también fueron citados por la policía y recibieron advertencias. El CEC organiza cursos de formación para la ciudadanía y la sociedad civil y en una reciente declaración pública sus miembros aseguraron que no se irán de Cuba ni de la Iglesia y que seguirán «trabajando por el país».

La prisión desde noviembre de 2016 del activo laico católico Dr. Eduardo Cardet Concepción, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), condenado a 3 años de prisión y declarado por Amnistia Internacional como prisionero de conciencia, es otra muestra de los excesos a los que puede llegar un régimen represivo como el de Cuba. En los últimos días de 2017 trascendió que lejos de ser escuchadas las peticiones de diversas organizaciones internacionales en favor del Dr. Cardet, más bien le trasladaron a una prisión más severa donde fue expuesto a golpizas de parte de reclusos comunes, que no tenemos dudas han sido instruidos para ello como parte de las torturas que se infringen contra este virtuoso católico.

Practicantes de religiones afrocubanas fueron blanco también de violaciones a las libertades religiosas, específicamente por no aceptar los excesivos mecanismos de control a los que se les pretende someter. Es el caso concreto de la agrupación Yorubas Libres de Cuba creada en junio del 2010. Entre las violaciones sus integrantes han denunciado: desvinculación laboral de sus miembros; desalojos, detenciones arbitrarias,… Esta represión especialmente se evidenció contra algunos practicantes de la región central de Cuba en Santa Clara y Placetas a mediados de 2017. Sacerdotes yorubas como Junier Rodríguez Riverol, Loreto Hernández García y Alexei Mora Montalvo han sufrido tales tipos de acosos. El 28 de septiembre de 2017 se realizó un registro a la vivienda del sacerdote yoruba Alexei Mora Montalvo en la ciudad de Placetas, luego de lo cual fue detenido y amenazado con abrirle una causa judicial. Esto sucedió una semana después de que este sacerdote yoruba participase de talleres sobre libertad religiosa en Brasil impartidos por la Asociación Nacional de Juristas Evangélicos de Brasil (ANAJURE). La mayor prueba de la constancia de tales violaciones está en un comunicado de prensa recientemente publicado por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés): http://www.csw.org.uk/2018/01/09/press/3798/article.htm

El 14 de diciembre, fue interrumpida la peregrinación que Luis Manuel Otero Alcántara realizaba al Santuario de San Lázaro, según informó su esposa Yanelys Núñez Leyva. Otero Alcántara fue detenido por órdenes de la Seguridad del Estado de Cuba, instancia que reiteradamente incurre en violaciones a las libertades religiosas y de creencia. El arresto ocurrió en la dirección de Carlos III y Belascoaín, alrededor de las 10:30 pm, y fue llevado a la estación policial de Aguilera, en Lawton, luego que iniciara su práctica religiosa que tenía como objetivo trasladarse penitentemente hasta ese lugar de culto para la tradicional festividad que se celebra cada 17 de diciembre. Es evidente que su arbitraria detención tuvo como propósito mantenerlo encerrado durante el transcurso de la celebración.

Sin duda, uno de los hechos que manifiesta el deplorable estado en que se encuentra la situación de las libertades religiosas en la isla es en relación a la Oficina de la Junta de Misiones de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental (ACBCOcc) ubicada en los altos de J #555, Vedado, Habana. El 6 de julio, con total impunidad fue ocupada por habitantes ilegales de otros apartamentos del tercer piso quienes rompieron la pared entre ambos apartamentos y clausuraron la puerta de entrada con un pestillo. La propiedad y todos los bienes muebles que estaban dentro de esta, incluyendo caja fuerte, computadoras, y documentos permanecen también en sus manos hasta el momento. El pastor Karell Lescaille, director de la Junta Misionera, se personó allí en las primeras horas del viernes 7 de julio, y al intentar abrir la puerta de la oficina descubrió que estaba obstruida desde adentro, siendo imposible abrirla. Los vecinos se negaron a dejar entrar al pastor alegando que ellos habían ocupado dicho apartamento pues era usado por la ACBCOcc para «fines no pertinentes». Los mecanismos nacionales lejos de dar algún resultado solo han demostrado durante seis meses de ocupación el total respaldo a la impunidad.

El 17 de diciembre, las pastoras cubanas Dayexy Avila Herrera y Cristina María Rodríguez fueron impedidas de abordar un avión en el aeropuerto José Martí de Ciudad de La Habana cuando se proponían volar a Colombia para participar en un taller sobre la mujer y la violencia de género invitadas por la Corporación de Investigación Social y Económica (CIASE). Estas pastoras son las líderes del ministerio evangélico Mi Viña con sede en la ciudad de Santa Clara y llevan adelante un proyecto de ayuda especialmente enfocado en temas como la mujer y violencia de género enfocadas en dar consejería y apoyo espiritual a quienes acudan a ellas. Cristina María es además la directora para Cuba del ministerio evangélico internacional De Mujer a Mujer.

El Instituto Patmos

El Instituto Patmos, fundado en Cuba el 2 de febrero de 2013, y uno de cuyos objetivos primordiales consiste en monitorear el respeto a las libertades religiosas en Cuba publica informes semestrales donde recopila casos como los mencionados. También por vez primera ha enviado un informe especial al Alto Comisionado de Derecho Humanos de la ONU en Ginebra para el Examen Periódico Universal al cual deberá enfrentarse cuba en mayo de 2018. Este Informe ha tenido importantes repercusiones como las del muy conocido y consultado blog “Rossoporpora” que publica el prestigioso vaticanista Giuseppe Rusconi: http://www.rossoporpora.org/rubriche/vaticano/746-cuba-liberta-religiosa-di-la-da-venire.html

El Instituto Patmos no ha estado exento en sí mismo de represalias por intentar sacar a la luz violaciones como las reportadas. Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador en el centro de Cuba, también fundador del Instituto, ha sido objeto de presiones, detenciones y amenazas; el 6 de noviembre pasado sufrió uno de tales arrestos, una semana después de que el activista entregará el Premio Patmos 2017 a Dagoberto Valdés, una distinción anual que entrega la organización a creyentes comprometidos con su fe religiosa en Cuba, lo cual hace pensar en represalias.

Durante 2017, la familia de Leonardo sufrió diversos perjuicios, uno de los más conocidos fue la expulsión del magisterio de su hija, Dalila Rodríguez González quien se desempeñó como profesora de la Universidad Central Marta Abreu de la provincia de Villa Clara por diez años. Su hijo Leonardo Rodríguez González quien también era profesor en otra de las facultades de la misma universidad también quedó fuera de la institución. Tales violaciones fueron denunciadas tanto en el Informe del Primer Semestre de 2017 del IP como en el enviado al EPU.

Félix Llerena López, también coordinador del Instituto en el occidente de Cuba en mayo de 2017, reportó su expulsión como estudiante de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de La Habana, y el 17 de junio fue impedido de viajar fuera de la isla.

Yiorvis Bravo Denis quien fungía como coordinador del Instituto en el oriente de Cuba, y cuya propiedad en Camagüey se encuentra amenazada de confiscación y desalojo desde 2013, actualmente se encuentra en un proceso de petición de asilo en Estados Unidos.

Raudel García Bringas, actual coordinador en Miami se acogió a la Ley de Ajuste Cubano, tras sufrir tres años de prisión en Cuba (su testimonio puede leerse en su libro Entre la aceptación y el rechazo: El reto de vivir en Cuba: http://amzn.to/2tgAnhb).

Los fundadores del Instituto, la misionera Yoaxis Marcheco Suárez y el pastor bautista Mario Félix Lleonart, actualmente coordinadores generales desde el exilio, fueron acogidos como Refugiados por el gobierno de EE.UU. debido al elevado grado de represión en su contra (sus testimonios pueden leerse en sus libros publicados por Neo Club Ediciones: Isla Interior (http://amzn.to/2ugjSpx ) y Cubano Confesante (http://amzn.to/2ugmVxH).

Lejos del pasado oscuro

Las violaciones constantes a las libertades religiosas en Cuba no es cuestión de casos aislados, como recientemente sugiriera a la agencia Associated Press (AP) Joel Ortega Dópico, presidente del CIC (que proviniendo de esta fuente históricamente incondicional al sistema constituye una reveladora confirmación), según un reportaje de Andrea Rodríguez de AP publicado el 27 de marzo bajo el título de Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba, sino que más bien pareciera ser la norma en el panorama religioso cubano que puede resumirse en dos tristes palabras que golpean a todas las confesiones cubanas: auto represión o represión.

Con el objetivo de distorsionar tan preocupante realidad representantes de la OAAR, además de ejercer sus labores de control interno a todos los aspectos de la vida religiosa nacional con frecuencia viajan al exterior para presentarse como garantes de los derechos religiosos en la isla, todo lo contrario a lo que realizan. En mayo de 2016 una delegación de esta Oficina visitó instituciones religiosas en New York seguramente no bien informadas de la responsabilidad de la OAAR en flagrantes violaciones a la libertad religiosa en Cuba. Probablemente el objetivo de esta delegación haya sido contactar al Sr. Ahmed Shaheed, Relator de las Naciones Unidas (ONU) para la Libertad de Religión y Credo precisamente investido en funciones en 2016.

Como admite la Pastoral La esperanza no defrauda, dada a conocer en 2013 por la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, cuyas palabras conservan toda su vigencia, se imponen en la isla cambios políticos, y el cambio político fundamental para que por fin existan auténticas libertades religiosas en la isla es que quienes detentan el poder por casi seis décadas, y que poseen un amplio, escandaloso y sistemático historial en violaciones a la libertad religiosa cedan su fracasado sitio a otros que en democracia sean capaces de posibilitar y respetar tales derechos. Ha sido ya demasiado tiempo sin libertad.

Informe Semestral Enero a Junio, 2017 sobre violaciones a la Libertad Religiosa en Cuba elaborado por el Instituto Patmos

INTRODUCCIÓN

A pesar de la persecución religiosa que se ha mantenido por casi seis décadas, primero en variante abierta (antes del cambio constitucional de 1992) o en variante velada o que algunos denominan como de tolerancia religiosa (luego del cambio constitucional que en 1992 hizo un cambio en la declaración de la Constitución de confesionalmente atea a laica); las diferentes confesiones religiosas en Cuba primero vivieron un boom en los años ´90 y luego, desde entonces, un crecimiento sostenido. En cifras esto podría traducirse en que en el presente año 2017 de la población total de Cuba que se estima en 11 500 000 habitantes el 35 % es nominalmente católico; 30% profesante de religiones populares: que incluye cuatro variantes principales de religiones afrocubanas y diferentes tipos de espiritismo; 20 % autodefinida atea, 10% evangélicos y un restante 5% podría contarse en comunidades que podrían incluir a los Testigos de Jehová (proscriptos desde 1976 y hasta la actualidad)  con alrededor de 100 000 afiliados, el Islam con 15 000 musulmanes, los judíos (que es la comunidad que menor crecimiento ha registrado desde su enorme emigración ocurrida en la década del ´60) con 1400 miembros actuales; de estas comunidades de fe religiosas más pequeñas el último grupo en reportar su presencia formal en la isla ha sido el de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (conocidos como mormones) que con el anuncio el domingo 18 de junio de la creación de su primer distrito plantó bandera con sus primeros 100 miembros luego de misionar por una década.

El 10% de evangélicos, 1200000 de creyentes que algunos estiman en 1800000 tomando en cuenta a los formalmente no afiliados resulta el grupo más diverso y a la vez el de mayor potencial de crecimiento. Las denominaciones más representativas son la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), con 500000 creyentes; la Convención Bautista Oriental de Cuba, con 100000 creyentes; la Iglesia Metodista de Cuba, con 70000 creyentes; la Convención Bautista de Cuba Occidental, con 60000 creyentes;  la Liga Evangélica de Cuba y los Adventistas del Séptimo Día de Cuba, ambas con 50000 creyentes; La Biblia Abierta, las Buenas Nuevas y los Bautistas Libres, con 30000 creyentes cada una; y los Pinos Nuevos con 20000 creyentes. En el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia (MINJUS) se incluyen 55 denominaciones, pero otras tantas, especialmente identificadas con movimientos neo evangélicos como los del mover apostólico no han sido legalizadas; otras, como los de Iglesia Bautista Misión Bereana (como en el caso de los Testigos de Jehová) permanecen proscriptos desde 1976. Estos grupos no reconocidos legalmente representan el 12% de la feligresía evangélica cubana, formadas por unas 90 diferentes denominaciones surgidas a lo largo de los últimos 58 años en Cuba y algunas de ellas con una historia ya de más de 30 años. Es probable que algunas alcancen ya feligresías de 30 000 miembros o más. Su carencia de legalidad jurídica posibilita que el mismo gobierno que se las niega les persiga abiertamente.

El 8% de los evangélicos, unas 30 denominaciones, están afiliadas al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), organización políticamente comprometida con el sistema; que tiene como referente al Concilio Mundial de Iglesias (CMI). Otro 80% de las denominaciones evangélicas simpatiza con la Alianza Evangélica Mundial (AEM) pero ha visto negado sus intentos de fundar con reconocimiento legal la Alianza Evangélica Cubana (AEC) que le tendría como referente, y que ya en la práctica existe extraoficialmente; su principal oponente es Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos (OAAR) del Comité Central (CC) del Partido Comunista de Cuba (PCC) que ha invalidado todo intento de solicitud; e incluso ve con malos ojos y obstaculiza que los líderes de estas denominaciones evangélicas celebren reuniones de oración o de confraternidad entre ellos, a pesar de lo cual sus líderes colaboran y mantienen todo contacto posible.

SITUACIÓN REFLEJADA EN EL SEMESTRE ENERO-JUNIO DE 2017

El semestre enero-junio de 2017 representó apenas una continuación de las violaciones a la libertad religiosa que constantemente tienen lugar en Cuba desde hace casi seis décadas.

No solo continúo incólume la OAAR que respondiendo a intereses políticos toma toda decisión en Cuba en relación a asuntos religiosos, sino que algunos de sus representantes además de sus labores de control interno viajaron durante este semestre a USA donde fueron recibidos, por instituciones previamente contactadas por la Embajada de Cuba en Washington, como garantes de los derechos religiosos en la isla. Como un ejemplo de esto puede citarse la noticia respecto a la cual informaba el pasado 9 de mayo @CUBAONU, la cuenta en Twitter de la Misión Permanente de la República de Cuba ante la Organización de Naciones Unidas. Durante su estancia en USA esta delegación visitó instituciones religiosas en New York que tal vez no están bien informadas de la responsabilidad de la OAAR representada por los visitantes en flagrantes violaciones a la libertad religiosa en Cuba. Probablemente el objetivo de esta delegación haya sido contactar al Sr. Ahmed Shaheed, Relator de las Naciones Unidas (ONU) para la Libertad de Religión y Credo recién investido en funciones en 2016 y con quien el 3 de abril nuestros coordinadores en Washington DC pudieron contactar.

La Ley de Culto, solicitada por diversas instituciones y líderes religiosos cubanos continúo ausente de la legislación cubana. Entre enero y junio de 2017 no existió señal alguna de que hubiese algún avance al respecto, pero tampoco se avistaron cambios para un futuro cercano si se tiene en cuenta que continúa pendiente la aprobación de una nueva Ley Electoral (la vigente data de 1992), a pesar de que esto se anunció en la prensa estatal desde principios de 2015 sigue sin anunciarse fecha para debatirse en el Parlamento no obstante a la cercanía ya de las elecciones parlamentarias, (las elecciones municipales han sido fijadas para el próximo 22 de octubre).

Ninguna de las múltiples propiedades religiosas confiscadas durante los años de la persecución abierta fue devuelta en la primera mitad del 2017; ni tampoco ninguna de las organizaciones afectadas recibió ningún tipo de indemnización. De modo que el actual período evaluado resultó estéril respecto a esta violación que continúa pendiente en el tiempo, sin correcciones ni compensaciones. Son muchos los casos pero podría mencionarse como ejemplo simbólico el terreno contiguo a la Iglesia Bautista en Yaguajay (calle Quintín Banderas #15, Yaguajay, Sancti Spiritus, 65100; pastoreada por Yuri Castellano Pérez, E-mails: ycastellanos75@gmail.com, yuriyyamilka@cbcocc.co.cu; Teléfono Fijo: +5341553204; Móvil: +5353419904) donde en el pasado se ubicó un prestigioso Colegio Bautista, a pesar de los trámites legales emprendidos por la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental, propietaria del mismo, nada se consiguió. Este caso específico constituye una muestra fehaciente del abuso de poder del Estado que impunemente no solo no devuelve terrenos que no le pertenecen sino que construyó oficinas para algunas de sus empresas ignorando todos los recursos agotados que fueron agotados por esta denominación religiosa.

Lo que sí ha sucedido es que propiedades que usan grupos religiosos cuyo reconocimiento legal no ha sido concedido han sido amenazadas con nuevos decomisos y/o demoliciones. Muchos casos que han vivido esta tensión en estos seis primeros meses de 2017 son de conocimiento público, tales como:

  • “Rey de Gloria” pastoreada por Juan Carlos Núñez (Calle Maceo No.20, E/ J. Agüero y A. Guardia Rpto Primero, Las Tunas, Cuba, CP 75100).
  • “Fuego y Dinámica” pastoreada por Bernardo de Quesada en Camagüey (bernardo65@nauta.cubernardoquesada@yahoo.es, Móvil: +5352931429, +5353135111 y Fijo: +5332213034)
  • “Sendas de Justicia” pastoreada por Alain Toledano Valiente en Santiago de Cuba; (alaintoledano2007@gmail.com, Móvil: +5353388556)
  • “Viento Recio”, pastoreada por Mario Travieso en Las Tunas (E-mail: adri6409@nauta.cu, Móvil: +5353949392)
  • “Estableciendo el Reino de Dios”, pastoreada por Marcos Antonio Perdomo Silva (E-mail: pastormarcos60@gmail.com, Móvil: +5353630754) en Santiago de Cuba.
  • “Iglesia Bautista Misión Bereana”, pastoreada Daniel Josué Pérez Naranjo, (Arroyón, Chaparra, Las Tunas; E-mail: josuedaniel88@nauta.cu, Móvil: +5353137732, +5352225874).

Muchos de ellos ya sufrieron este tipo de violaciones en meses pasados, pero nuevos ataques pueden ocurrir en cualquier momento. Muchos otros pastores, incluyendo incluso iglesias legalmente reconocidas, denuncian amenazas de este tipo pero solicitan mantenerse en el anonimato por temor a mayores represalias.

Tampoco en el primer semestre de 2017 se conoció del reconocimiento legal de alguna de las organizaciones religiosas que han solicitado su inscripción legal (incluyendo a las mencionadas anteriormente) al Registro de Asociaciones del MINJUS, algunas de las cuales llevan décadas en tal espera. De estos grupos sin reconocimiento proviene precisamente el mayor número y diversidad de denuncias de violaciones a la libertad religiosa, puesto que el limbo ilegal al que se les condena propicia la impunidad.

Excepto veinte minutos para el programa radial El Evangelio en Marcha del CIC que se transmitió exclusivamente cada primer domingo de mes a las 8:00am a través de la emisora CMBF Radio Musical Nacional; con lo cual el régimen justifica el acceso a los medios de difusión de las organizaciones religiosas cubanas; ningún otro espacio ha sido permitido en ningún otro medio radial o televisivo, la totalidad de los cuales es monopolio exclusivo del Estado.

El 100% de la educación continúo en este semestre en manos estatales; ningún plantel educativo se permitió abrir a ningún grupo religioso en ninguno de los niveles de enseñanza incluyendo modalidades preescolares como la de los kindergártenes. Esto constituye una flagrante violación continuada a millares de familias que preferirían, si fuese posible, enviar a sus hijos a otro tipo de colegios o escuelas que no fuesen la estatales por incluir estas en sus programas educativos materias contrarias a las enseñanzas y principios transmitidos por las organizaciones religiosas y en extremo ideologizados y politizados. Y también constituye una violación a las organizaciones religiosas que están en disposición de contribuir a la sociedad cubana aportando instituciones educativas que constituirían un gran aporte, pero cuyo derecho se les niega. Lo que si sucedió en este semestre en relación a esta violación fue que un pastor del oriente de Cuba que se atrevió a manifestarse según este criterio de millones de familias recibió represalias que se encuentran en proceso de desarrollo.

Se trata del pastor Ramón Rigal quien radica en Guantánamo (Iglesia de Dios en Cristo; calle Luz Caballero #1075, entre Mármol y Varona, Guantánamo; E-Mail: ramonrigal@nauta.cu, Móvil: +5358551607). Este líder religioso, recogiendo el sentir de millones de padres cubanos, decidió educar a sus hijos en casa  con el apoyo de organizaciones tan prestigiosas como lo es en EE.UU. Home School Legal Defense Association (HSLDA). Por tal razón, él y su esposa Adya fueron arrestados el pasado 21 de febrero acusados de “actuar contra el normal desarrollo de un menor” y posteriormente, el 25 de abril fueron juzgados en un juicio sin garantías donde Rigal fue condenado a un año de prisión y su esposa a un año de arresto domiciliario. La decisión final espera por la vista oral que tendrá lugar el 6 de julio como respuesta a su solicitud de apelación.

Casos de exclusiones de predios universitarios ya fuera en calidad de alumnos o profesores, y por motivos ideológicos de índole política o religiosa tuvieron lugar también en estos primeros seis meses del año. Por causa religiosa resultó notorio y totalmente documentado el caso de Dalila Rodríguez González ( E-mail: dalilarod83@gmail.com, Móvil: +5353236152) activa líder juvenil de la Iglesia de las Buenas Nuevas asociada a Calvery Chapel en Camajuaní, Villa Clara. Luego de más de 10 años de exitoso trabajo esta brillante joven de 33 años fue inhabilitada como profesora y suspendido el doctorado que realizaba. El 11 de abril Dalila recibió una orden de despido de su puesto en la Facultad de Humanidades, emitida por el rector Andrés Castro Alegría y en la que se invoca el artículo 74 del Reglamento para la aplicación de las Categorías Docentes de la Educación Superior. El 2 de junio el MES ratificaba tal decisión como respuesta a la apelación que con asistencia de un abogado Dalila realizó.

También relacionado con la educación durante este primer semestre de 2017 el Ministerio de Educación Superior (MES) continúo sin reconocer a la totalidad de los seminarios bíblicos y teológicos del país, a pesar de estar reconocidos por sus asociaciones, y en ninguna de las universidades del país existen facultades teológicas. Aunque esto afecta a la totalidad de los seminarios teológicos puede citarse a modo simbólico el caso de un antiguo seminario, como la Universidad Teológica Pentecostal de Cuba, perteneciente a las Asambleas de Dios fundada en 1939 y cuyas instalaciones fueron confiscadas en 1963, a pesar de lo cual ha diseñado un sistema de estudios en 17 campus (filiales o Centros de Estudios Teológicos) en todas las provincias del país y forma actualmente a unos 7000 pastores en toda Cuba, con gran influencia interdenominacional. Podría mencionarse también el ejemplo más reciente del Seminario Teológico Bautista ¨Luis Manuel González Peña¨ bajo el auspicio de la Iglesia Bautista ¨La Trinidad¨ de la ciudad de Santa Clara. Ambas instituciones están acreditada por Caribbean Evangelical Theological Association, articulada con International Council for Evangelical Theological Education, sin embargo sus solicitudes de acreditación ante el MES han sido reiteradamente negadas.

También en el recién finalizado primer semestre de 2017, al ser objeto de atención la agrupación Testigos de Jehová en Rusia que tras una intensa batalla legal fueron declarados ilegales el 20 de abril de 2017 por el Tribunal Supremo; volvió a pensarse por asociación en las vicisitudes que sufre en Cuba desde 1976 este mismo grupo; y desde lo cual la simple identificación de sus clandestinos lugares de culto con un cartel de ¨Salón del Reino¨, normal en cualquier país donde medianamente sean respetados las libertades religiosas, constituye algo impensable. Otras organizaciones que en ese mismo año 1976 también fueron proscriptas, como la Iglesia Bautista Misión Bereana, continuaron en este primer semestre en ese mismo estado legal en el cual permanecen por más de 40 años.

Todos los domingos del 2017 al grupo femenino conocido como Damas de Blanco se le impidió asistir a misa, una continuación del 2016, con lo cual suman 105 domingos de estas violaciones. Las mujeres que integran este grupo son detenidas, muchas veces de manera violenta, al salir de sus casas, constantemente vigiladas; o en algún punto antes de llegar a las iglesias. Esto constituyó una de las mayores violaciones religiosas de carácter sostenido a lo largo de todo el semestre y merece toda la atención y repudio de parte de los organismos a nivel internacional que velan por las libertades religiosas. Algunas de sus representantes, incluyendo a su principal líder, Berta Soler, han sido impedidas de salir de Cuba en varias ocasiones en este primer semestre del año. El 5 de junio la activa joven católica y también dama de blanco Sayli Navarro fue impedida de abordar un avión para viajar a Bruselas donde condenaría ante el Parlamento Europeo violaciones como estas, invitada por el grupo Alliance of Liberals and Democrats for Europe (ALDE).

La represión religiosa en Cuba prioriza a quienes intentan vivir su fe también en el ámbito político y organizaciones que dentro de la isla o en el mundo se especializan en condenar las violaciones a libertades religiosas deberían tomar en cuenta también esta categoría e incluir casos como el de la pastora Joanna Colombie Grave de Peralta (E- mails: joannacolumbie@yahoo.es, joannacolumbie@nauta.cu Móvil: +5354247379), egresada del Seminario Evangélico de Teología (SET) de Matanzas y cuya iglesia independiente en su propia casa en Céspedes, Camagüey, fue objeto en el pasado de toda clase de censuras. Su decisión de ejercer el liderazgo al frente de la Academia 1010 del movimiento Somos + como resultado de un compromiso con su propia fe cristiana práctica fueron causa de numerosas detenciones arbitrarias. Como causa de esto estuvo encerrada en un calabozo en la prisión del Vivas durante ocho días (viernes 26 de mayo a viernes 2 de junio) al término de los cuales fue humillantemente deportada dentro de su propio país, de La Habana a Camagüey, y amenazada de ser procesada judicialmente de atreverse a regresar a la capital del país. También ha sido impedida este año de volar fuera de Cuba en varias ocasiones, la última de las cuales fue el pasado 17 de junio cuando se le impidió volar a Perú.

La OAAR incluye como asociaciones de carácter religioso en Cuba a organizaciones de índole fraternal como las logias masónicas, de All fellows, Caballeros de la Luz, etc. Razón por la cual nos corresponde estar atentos también a tratamientos violatorios que reciben estas instituciones; de lo cual constituyen un ejemplo los reportes realizados por el masón Armando Antonio Pérez Pérez.  Líder de la LOGIA MASÓNICA «Urania – Dr. Mortera» de Zulueta, provincia de Villa Clara; que reporta constantes censuras y limitaciones al trabajo de su logia (E-mail: armandoantonio.perez@nauta.cu y amandaamalia0103@gmail.com. Móvil: +5353502039).

Otras situaciones que vienen desde 2016 y que nos resultan altamente preocupantes son:

El acoso al Centro de Estudios Convivencia, de inspiración católica, y dirigido por el reconocido laico Dagoberto Valdés (Emails: dagoberto@convivenciacuba.esdagocuba@nauta.cu; móvil: +5352636146) cuya sede, vivienda de Karina Gálvez, permanece ocupada; y cuyos miembros, incluyendo a Dagoberto y Karina, han sido constantemente citados y amenazados mediante actas de advertencia en unidades militares.

La prisión del activo laico católico Dr. Eduardo Cardet Concepción. Activo laico católico, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), residente en Velasco, Holguín (Móvil: +5353192883). Por su liderazgo, por su inspiración cristiana, en el MCL fue condenado a 3 años de prisión y Amnistia Internacional le ha declarado prisionero de conciencia.

Muchos otros casos fueron reportados durante este primer semestre de 2017 y pueden clasificar netamente como violaciones a las libertades religiosas dentro de Cuba en situaciones similares a las descritas, a en otras modalidades, pero sus víctimas han solicitado no hacerlo público por el momento por aumentar las posibilidades de represión -muchos han sido amenazados de esto- o por afectar a segundas o terceras personas, o a instituciones en general. No obstante poseemos la información y no descartamos la posibilidad de compartirlo en privado con organizaciones defensoras de los derechos religiosos que se comprometan a no publicarlo hasta que no recibamos la debida autorización de las fuentes.

CONCLUSIÓN

Según las evidencias anteriores, no exhaustivas, al igual que el resto de los derechos civiles de los cubanos las libertades religiosas continúan siendo objeto de un variado número de violaciones en la misma medida en la que el régimen recrudece su represión tras factores tales como: la muerte de Fidel Castro, la victoria electoral de Donald Trump y sus recientes palabras dedicadas a Cuba del 16 de junio anunciando oficialmente un nuevo cambio de política del gobierno de USA, la crisis venezolana y la cercanía de elecciones de 2018, estás últimas que aunque van dirigidas .

Tal vez la mayor evidencia de todas estas violaciones es el miedo es el miedo generalizado que puede percibirse tanto en los grupos legalmente reconocidos, como de los que no lo están pero que resultan relativamente tolerados. Aunque este sentimiento no encaja mucho cuando se habla de personas o grupos que profesan algún tipo de fe religiosa, en todos los regímenes totalitarios se repiten este tipo de reacciones que expresan el sentido de supervivencia con el fin de preservar reducidos espacios o concesiones, al punto de callar no solo las flagrantes violaciones contra los pueblos a los que ministran. Quienes no se autocensuran y permanecen fieles a los valores de sus religiones como antídotos ante el miedo reciben el mismo trato de los disidentes políticos y son precisamente acusados por el régimen de entrometerse en política; como si no fuera precisamente la política la que afecta sus libertades.

No se trata de casos aislados, como recientemente sugiriera a la agencia Associated Press (AP) Joel Ortega Dópico, presidente del CIC (que proviniendo de esta fuente históricamente incondicional al sistema constituye una reveladora confirmación), según un reportaje de Andrea Rodríguez  publicado el 27 de marzo bajo el título de Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba, sino que más bien pareciera ser la norma en el panorama religioso cubano que puede resumirse en dos tristes palabras que golpean a todas las confesiones cubanas: autorepresión o represión.

NOTA: La organización que presenta este informe, el Instituto Patmos, fundada en Cuba el 2 de febrero de 2013, y uno de cuyos objetivos primordiales consiste en monitorear el respeto a las libertades religiosas en Cuba, no ha estado exenta en sí misma de represalias por intentar sacar a la luz violaciones como las reportadas. Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador en el centro de Cuba, también fundador del Instituto, ha sido objeto de presiones, detenciones y amenazas; y su propia hija, Dalila Rodríguez González es uno de los reportes de este informe, como muestra del acoso a que se encuentra sometida su familia. Igual sucede con Félix Llerena López, coordinador en el occidente de Cuba, quien en mayo 2017 reportó haber sido expulsado como estudiante de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de La Habana, y el 17 de junio fue impedido de viajar fuera de la isla. Raudel García Bringas, actual coordinador en Miami se acogió a la Ley de Ajuste Cubano, tras sufrir tres años de prisión en Cuba (su testimonio, disponible en Amazon: http://amzn.to/2tgAnhb puede leerse en su libro Entre la aceptación y el rechazo: El reto de vivir en Cuba).Y los fundadores del Instituto, la misionera Yoaxis Marcheco Suárez y el pastor bautista Mario Félix Lleonart, actualmente coordinadores generales, fueron acogidos como Refugiados por el gobierno de EE.UU. debido al elevado grado de represión en su contra (sus testimonios pueden leerse en sus libros publicados por Neo Club Ediciones: Isla Interior y Cubano Confesante, también disponibles en Amazon: http://amzn.to/2ugjSpx y http://amzn.to/2ugmVxH).

  • Instituto Patmos: institutopatmos@gmail.com
  • Blog: institutopatmos.wordpress.com
  • Twitter: @ForoPatmos
  • P. O. Box 65378, Washington DC, 20035-5378