Un año desde mi primer sermón en la Iglesia Bautista de Waldorf

En la Capilla del Palacio Presidencial en Varsovia, Polonia

En la Capilla del Palacio Presidencial en Varsovia, Polonia

Uno de los ministerios que Dios me encomendó es el de la predicación bíblica. Un día antes de cumplir mis 9 años, el domingo 16 de junio de 1985 recibí la primera encomienda de predicar desde un púlpito cuando el hermano Otoniel Toledo Vega, líder juvenil de nuestra iglesia local, e hijo de mi inolvidable maestra de escuela dominical Doris Vega, organizó un servicio especial conducido por niños en homenaje a los padres que celebraban su día y me asignó precisamente a mí la tarea de preparar y predicar un mensaje. Es probable que luego de ese precoz debut haya tenido algún descanso parcial hasta mis doce años, lo cierto es que luego de mi bautismo el 22 de agosto de 1988 Dios no me ha permitido descansar. Por causa de la necesidad de obreros para la abundante mies en Cuba desde esa temprana edad me convertí en predicador habitual en misiones rurales como Juanillo, La Bajada y finalmente en Rosalía. Luego con el paso del tiempo también me volví predicador habitual en la iglesia en Taguayabón y en misiones como las de El Entronque o El Níspero.

Desde mi ordenación al ministerio pastoral en 2007 al menos he predicado ininterrumpidamente un sermón semanal, aunque a veces fueron dos, tres y hasta cuatro o cinco por hacerlo en diferentes lugares en la misma semana. Lo hice también en muchas otras de nuestras vecinas iglesias de Las Villas, grandes y pequeñas. No olvidaré las invitaciones hechas por pastores como Homero Carbonell para predicar en la centenaria Primera Iglesia Bautista de la ciudad de Santa Clara, o incluso para campañas evangelísticas como me lo solicitaron a nombre de sus iglesias consiervos como Osmel Pérez en La Esperanza, Iván Elio García en la Iglesia Bautista de Bejucal, Misael Rodríguez en la Iglesia Bautista que pastoreó en el Reparto Alamar, Isaac Zamora en la Iglesia que pastoreó en El Retiro (como lo hizo años después también en Tampa, USA) y Daniel Josué Pérez entre las iglesias bautistas Misión Bereana en Las Tunas.

Cuando en enero de 2013 tuvo lugar en Cuba una reforma migratoria que anuló el permiso de salida (se le conocía popularmente como carta blanca) y salí fuera de Cuba en diversas ocasiones pude predicar en otros lugares del mundo, especialmente en diversas iglesias del estado de la Florida, USA, en una de ellas el pastor Mardo Jiménez me nombró pastor honorario y prediqué en diversas ocasiones. Cuando en agosto de 2016 inicié mi viaje más largo llegué a pensar que por fin los domingos me podría sentar a escuchar en vez de abrir mi boca. Cuál no sería mi sorpresa cuando en mi primer domingo en Washington DC el 21 de agosto de 2016 el pastor Mario Rodríguez no me permitió sentarme cediendome el pulpito para que predicase en la iglesia Roca de Salvación, donde expuse acerca de la visión del varón macedonio en Hechos 16:6-10.

El domingo 8 de octubre estoy celebrando un año de predicar cada domingo en la Iglesia Bautista de Waldorf. Mi primer sermón en esta iglesia fue el domingo 7 de octubre de 2016, además de oficiar la Santa Cena prediqué entonces mi mensaje La Gloria de Dios, basado en Juan 17.1b. Aprovecho para agradecer a esta pequeña iglesia cuya membresía está compuesta totalmente de inmigrantes por brindarme la oportunidad de predicar durante todo un año, especialmente cuando yo erróneamente llegué a pensar que mi ministerio de predicación había cesado. Y sobre todo a Dios por ser capaz de usar a este vil instrumento como otra de las infinitas pruebas de su multiforme gracia.

Primer taller básico de extensión del Instituto Patmos fuera de Cuba

Primer taller básico de extensión del Instituto Patmos fuera de Cuba, dedicado a la Homilética, en el Condado de Charles, Maryland.

Hace cuatro años y medio en Cuba líderes de diferentes confesiones de fe organizamos un humilde Instituto llamado Patmos, evocando el nombre de la isla en que recibió recluso Juan el apóstol sus visiones de esperanza plasmadas para la posteridad en el Apocalipsis, anhelando visiones de esperanza también para nuestra Cuba que sufre. Lo que no imaginábamos era que las iniciativas del Instituto que nacieron como círculos concéntricos en Villa Clara para extenderse a otros rincones al oriente y al occidente de la isla llegarían también un día a sitios más allá de nuestra acorralada isla como sucedió esta tarde en que iniciamos en el Condado de Charles, Maryland, un primer taller básico de extensión dedicado a la Homilética.

 
Conocimientos recibidos en Cuba en cursos diversos, el primero de los cuales fue cuando apenas cumplí los doce años a través del valioso Curso de Laicos por Correspondencia del cual fue insustituible promotor y director durante muchos años el pastor Santiago Puentes. El curso ¨23 maneras de predicar un sermón¨ que me impartió en 1994 en la Iglesia Bautista ¨William Carey¨ personalmente Juan Francisco Naranjo uno de los predicadores más exitosos de la Convención Bautista de Cuba Occidental. Diversos cursos recibidos e impartidos en el Seminario ¨Luis Manuel González Peña¨ de Santa Clara, o en filiales del Seminario Teológico de La Habana como las de las iglesias Bethel de Vueltas, Villa Clara, o Emmanuel de Cruces, Cienfuegos, o en el Instituto Bíblico Betania en Remedios, Villa Clara, entre los que se cuentan los del Moore College en Latinoamérica. Talleres de Ciencias Bíblicas coordinados por el grande José López con teólogos o biblistas como Armando Levoratti, Esteban Voth, Plutarco Bonilla, Elsa Támez, Juan Stam… Nuestra maestría en estudios teológicos en el Seminario Evangélico ¨Los Pinos Nuevos¨ y de la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (Flet, hoy Laurel University) y el curso de nivelación para doctorado recibido por Alberto Roldán, del Instituto Teológico Fiet, Argentina. El curso de capellanía impartido por Francisco (Paquito) Rodés del Seminario Evangélico de Teología (SET) de Matanzas. Y cursos de Biblia impartidos por Ildo Bohn Gass en el Programa de Reflexión/Formación Socioteológica y Pastoral del Centro Martin Luther King… todo ello, intenso y diverso, se entremezcló y nos curtió para impartir talleres como el iniciado esta tarde en Maryland.
 
Con mucho amor, y sabedores de cumplir con propósitos divinos que nos trajeron a misionar a USA, ahora compartimos el resultado de nuestra preparación en Cuba cada domingo en el pulpito de la Iglesia Bautista de Waldorf. Pero, adicionalmente dejamos abierto formalmente el primer curso en el exterior acuñado por el Instituto Patmos, desde Cuba y para el mundo.   

Traslado temporal, de Taguayabón a Waldorf

Participando de St. Charles Running Festival convocado por el Charles Regional Medical Center

Puesto que la Sra. Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, advirtió que el viejo techo del templo bautista de Taguayabón no recibiría el permiso solicitado para su reconstrucción mientras yo fuese el pastor de la iglesia, y ya que es ella quien políticamente tiene la primera y última palabra a nombre del General Raúl Castro en todo lo que a religión se refiere en esa isla en la que se comportan como si fuese una finca particular; decidí salir por un tiempo para que pudieran reconstruirlo para luego volver y disfrutar del techo nuevo. Cuando mi arresto hace un año durante la visita del presidente Barack Obama hermanos bien intencionados me aconsejaron esta salida temporal porque al ritmo que íbamos ¨se iban a quedar sin templo y sin pastor¨. Aunque ya la Sra. Caridad concedió el permiso de reconstrucción del techo como premio por mi salida, todavía no se ha puesto el primer clavo o la primera viga, todo indica que será un proceso sin apuro, que tenderá a dilatarse en el tiempo como para que envejezcamos en la espera.

Mientras esto ocurría en Cuba, una iglesia también bautista hispana en un lejano pueblo llamado Waldorf oraba sin que lo supiésemos por una familia pastoral. En nuestra salida temporal y sin conocer de los propósitos divinos ni de las oraciones de esta iglesia, de repente y casi sin saber cómo, me vi ocupando el púlpito de esta congregación que tenía un techo, pero no tenía pastor. Observando que demora el proceso de reconstrucción del techo de nuestra iglesia bautista en Taguayabón en Cuba, y que de momento nuestro regreso privaría a la iglesia del permiso que la Sra. Caridad ha concedido; hemos decidido entre tanto aceptar formalmente la petición de la iglesia en Waldorf para que nuestra espera tenga así un sentido y esta iglesia reciba, mediante nuestra presencia, la respuesta a sus oraciones.

El sábado 1 de abril inició formalmente mi pastorado en la Iglesia Bautista de Waldorf luego de seis meses de ser su predicador domingo tras domingo. Comencé el pastorado participando de una carrera deportiva como parte de una celebración anual de la comunidad llamada St. Charles Running Festival convocada por el Charles Regional Medical Center, y al día siguiente, domingo 2 de abril, oficié la ordenanza de la Santa Cena y prediqué mi primer sermón ya como pastor oficial de la iglesia titulado ¨Corramos juntos¨ basado en el texto bíblico de Filipenses 3:12-21. El domingo 23 celebraremos un servicio especial de toma de posesión en unión con la hermana iglesia anglo con la cual convivimos. Para hacer aún mayor la bendición estarán presentes hermanos que vienen desde Cuba a participar de la celebración y que representan al Instituto Patmos que fundamos hace cuatro años y que seguimos coordinando aún a distancia.

La Iglesia Bautista de Waldorf es una iglesia dichosa: tiene techo, tiene pastor y no depende de las amenazas de ninguna señora que responda a su vez a los caprichos de ningún general. Serviremos a esta Iglesia con el mismo amor con que lo hiciéramos en Cuba, mientras esperamos sea reconstruido el techo de nuestra iglesia allá. Cambio temporal de iglesia pero continuación de un mismo ministerio al servicio del mismo Señor, Jesucristo, el único que debiera ser ¨Rey y Juez de nuestra conciencia y de la iglesia¨.

EL NOS ESCUCHA DESDE EL PRIMER DÍA: Bosquejo de mi Sermón en Waldorf

Entonces dijo: «No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración (Daniel 10:12)

Texto Bíblico: Daniel 10:1-14

INTRODUCCIÓN: No hay dudas de que nuestros motivos para interceder son muchos y variados. Pero no siempre llegamos con ellos delante del trono de gracia de Dios, ni siempre llegamos adecuadamente. Daniel, el profeta bíblico, también tenía poderosos motivos para interceder; y lo hizo. Extraigamos lecciones de su experiencia para nuestras vidas hoy:
1. EL MOTIVO: (Daniel 10:1) Daniel tenía un enorme conflicto como para orar. Seguramente nosotros también.
2. LA INTERCESIÓN: (Daniel 10:2-3) Daniel tomó la decisión correcta. Fue ante el trono de gracia buscando respuestas. Nosotros también podemos hacerlo.
3. LA RESPUESTA: (Daniel 10:4-14)
     A) Dios escucha desde el primer día: (vv. 4-12)
B) y a pesar de la guerra espiritual para entorpecer: (v. 13)
C) Él siempre responde: (v. 14)
CONCLUSIÓN: Nuestra experiencia puede ser la de Daniel. Tenemos sobrados motivos para orar. Y si lo hacemos podemos tener la seguridad: ¡Él responderá!

Énfasis misionero en Iglesia Bautista de Waldorf

En el mes de enero en la Iglesia Bautista de Waldorf el Espíritu Santo nos estuvo guiando a pensar en las misiones (tanto domésticas como foráneas). Tal vez estemos percibiendo la señal de que el FIN (que más bien anhelo como COMIENZO) se encuentra muy cercano.

Recordemos que en su sermón escatológico incluido en Mateo 24, Jesús ofrece como única evidente señal del FIN (COMIENZO) la predicación del Evangelio del Reino a las naciones. En el último domingo de enero tuvimos en Waldorf a valiosos hermanos que ofrecieron testimonios de viajes misioneros a Egipto, Israel/Palestina, Turquía,… y estábamos presentes hermanos provenientes de España, México, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Puerto Rico, Estados Unidos y Cuba. ¡Naciones!

Los vientos del Espíritu soplan en la dirección de que en febrero y aún en marzo continuemos en esta dinámica. Ya estamos preparándonos para un seminario especial que el 18 de marzo vendrá a impartirnos Andy Ramos desde Texas, de la organización Urban Catalyst; y para lo cual quienquiera que desee participar deberá ponerse en contacto con el hermano Andrés Ostria (832)-973-9605.

Entre tanto, este domingo 4 de febrero estaré predicando mi sermón LLEGAR HASTA LO ÚLTIMO DE LA TIERRA, que tiene como base Romanos 15:23-33 donde estaré abordando dos preguntas: ¿Vino a la mente de aquellas personas del siglo I que recibieron el mandato de Jesús de ir hasta LO ÚLTIMO DE LA TIERRA un lugar físico concreto? Y ¿cuál es el límite o meta para nosotros hoy al pensar en ir hasta LO ÚLTIMO DE LA TIERRA? Mañana publicaré el bosquejo. Pero puede que se sorprenda. Si bien la denominada ¨Ventana 10/40¨ debe continuar siendo una prioridad para quienes trabajamos en las misiones mundiales, en esta aldea global en la que hoy vivimos, LO ÚLTIMO DE LA TIERRA puede estar en su casa vecina, aunque no se haya dado cuenta.

El mismo problema que Lutero, y la misma solución (bosquejo de mi sermón en Waldorf, 30 de octubre, 2016)

Estatua de Martín Lutero con la sola scritura, en Alemania

Estatua de Martín Lutero con la sola scritura, en Alemania

Introducción: Este lunes 31 de octubre se cumplen 499 años del estallido de la Reforma Protestante, conmemorando el día en que Martín Lutero clavó 95 tesis en la puerta de la Iglesia de Wittenberg. Además del contexto histórico propicio, este hito tuvo su origen en la lucha interna de este hombre, en la fuerte conciencia de su propio pecado. Desesperadamente buscaba una manera de estar seguro del perdón de Dios – ¡y la encontró en la Biblia! Nosotros tenemos el mismo problema que Lutero y podemos encontrar la misma solución, la única posible. Los dos libros que más hablaron a la vida de Lutero fueron los Salmos y la carta a los Romanos. Uno de esos salmos fue:

Lectura Bíblica: Salmo 130

Hay tres preguntas relacionadas que podemos contestar en base a este pasaje.

1.    ¿NECESITO SER SALVO? V. 1-3: Hay millones de personas en el mundo actual que dirían que no. Pero quien sea sensible a la realidad de Dios piensa diferente ya que comprende que la medida no es con los demás, sino con Dios. El salmista se sentía como si estuviera en el fondo de una fosa. Esa es la vida sin Dios. Y si no hubiera manera de recibir el perdón estaríamos condenados a pasar toda la eternidad metidos en ese pozo. No habría salida. ¡La salvación es necesaria porque somos pecadores!

2.    ¿ES POSIBLE SER SALVO? V. 4-6: Dios es un Dios de perdón. En Él se halla la misericordia. Por eso, entonces, si nosotros queremos encontrar el perdón de Dios, la única respuesta es buscarla de él. Parece demasiado obvio – pero ¿cuántas personas buscan en otros lados? El salmista sabía dónde buscarlo. ¡La salvación es posible porque Dios es misericordioso!

3.    ¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA SALVACIÓN? V. 7-8: en el Salmo la respuesta es solo preliminar, por la fecha en que se escribió, la esperanza es prospectiva, mira hacia el futuro. Pero esta esperanza futura era todo lo que tenían estas personas de seguridad. Sabían que Dios lo haría, aunque no sabían cómo ni cuándo. Nosotros tenemos una tremenda ventaja: Mateo 1:21, … la esperanza del perdón que tenían los fieles del AT se hizo realidad en Cristo. Redimir significa simplemente “comprar por un precio”. Cristo pagó ese precio cuando derramó su sangre en la cruz por nosotros. Aquí está la solución al problema del alma de Martín Lutero, y de cualquier otra persona que busca a Dios de corazón.

Conclusión: Si te duele tu pecado y te has dado cuenta de que necesitas la salvación, si reconoces que es posible porque Dios es un Dios de misericordia, y se deseas que esa salvación sea real en tu vida, expresa tu deseo a Dios en oración. Y si ya lo hiciste dale gracias a Dios por ello cada día de tu vida, ¡y compartelo!, como lo hizo Martin Lutero.

En Waldorf, mis sermones en el 499 Aniversario de la Reforma Protestante

Almorzando con algunos miembros de la Iglesia Bautista de Waldorf luego de mi sermón dominical del domingo 30 de octubre

Almorzando con algunos miembros de la Iglesia Bautista de Waldorf luego de mi sermón dominical del domingo 30 de octubre

Aunque la historia de Martin Lutero tuvo lugar en Alemania, el lugar donde prediqué mi sermón este domingo 30 de octubre, vísperas del 499 aniversario de la Reforma Protestante no fue en el Waldorf del distrito Ahrweiler, perteneciente al estado Renania-Palatinado en Alemania, conocida por un sistema pedagógico heredero de Rudolf Steiner; sino en el Waldorf, del condado de San Carlos en Maryland, USA. En esta localidad cuyo nombre alemán significa “Forest Village” (Villa del Bosque) la Iglesia Bautista  www.ibdw.org me ha dado la oportunidad de predicar sermones relacionados con estas jornadas históricas que como puede apreciarse llegan mucho más allá de Alemania puesto que la Reforma Protestante constituye un movimiento cosmopolita.

Entre los libros de la Biblia que más influyeron en la vida del reformador alemán estuvieron los Salmos y la epístola del apóstol Pablo a los Romanos. El salmo 130 constituyó el texto base para mi sermón de este domingo 30; y para el próximo domingo 6 de noviembre estaré predicando acerca del Salmo 46, en el cual se inspiró Lutero para escribir su clásico himno “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”. ¡Te espero para que también lo cantemos juntos ese día!