Pregunta 21 de 30: ¿Por qué cuando la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos concede su aprobación a las visitas de religiosos desde el extranjero limita tanto el movimiento de los visados exigiéndoles un rígido y extremadamente exclusivo y vigilado itinerario?

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa.

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa.

En nuestras treinta preguntas formuladas en 2013 referidas a evidentes violaciones a la libertad religiosa en Cuba: http://cubanoconfesante.com/?p=733, la número 21 aborda el problema del otorgamiento de visas religiosas. No resulta simple conseguir este tipo de visa para cualquier hermano en el mundo que desee visitar a Cuba con el fin de participar activamente en cualquier culto. Quienes las soliciten deberán ser los anfitriones en Cuba, generalmente homólogos del invitado dentro de la isla. En todos los casos, deberán cumplirse las condiciones de Caridad Diego Bello, Jefa de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista, y que ella resume muy bien en su frase a los líderes religiosos que se lo solicitan: “Si te portas bien”, lo cual se traduce en, al menos, no rosar ni con el petalo de una rosa al poder político adueñado de todo en la isla y cuyos asuntos son los que ella realmente representa. De quienes no han logrado legalizar su status, o sea, los que no están reconocidos por el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia ni soñar con invitar a alguien.

Hay casos emblemáticos como el del reconocido evangelista internacional Alberto Motessi a quien ha sido negada cuatro veces este tipo especial de visa, a pesar de que la última vez tomaron común acuerdo para solicitarlo cuatro denominaciones evangélicas con el privilegio de encontrarse legalmente registradas. Pero aquellos que logran conseguir tal permiso especial no deberán apresurarse en cantar victoria. Por el contrario, deberán venir dispuestos a no traspasar las reglas del juego con las que su anfitrión en Cuba ha quedado comprometido con el poder polîtico. Las limitaciones en cuanto al tiempo u espacios a visitar son extremas y serán verificadas a través de diversos mecanismos dispuestos para ello. En el caso de mi denominación, por ejemplo, esto es algo tan sencillo como la advertencia de: “No se le ocurra ni acercarse al pastor fulano de tal”, de lo cual en lo personal podría contar decenas de penosas anecdotas.

De esto ni siquiera escapan las visitas papales, por el contrario. Nadie tiene dudas acerca del papel de la jerarquía católica en colocar barreras al papel que pudo ejercer Benedicto XVI en consonancia a las ansias de libertad de un pueblo esclavo, y que por ende resultó en beneficios al régimen (aquí muchos como yo más bien todavía estamos denunciando, hayando oídos sordos hasta en el Vaticano, la ola represiva desatada entonces), muy diferente al legado de Juan Pablo II. Es la razón por la que poco espera el pueblo, y si mucho el régimen, de la cercana visita del papa Francisco. Resulta obvio que ya todo al respecto está cuadrado entre los poderes político y religioso con sus bochornosos concordatos habituales.

Repaso a las «Treinta preguntas sobre libertad religiosa en Cuba»: 16. ¿Por qué arremete contra la agrupación de pastores e iglesias al oriente de Cuba conocida como Pastores por el Cambio a quienes impidió en 2012 la entrega de donativos a los afectados en Santiago de Cuba por el huracán Sandy?

En pleno Zócalo con un predicador que pregonaba libremente su mensaje

En pleno Zócalo con un predicador que pregonaba libremente su mensaje

Como parte de la victoria obtenida el 14 de enero de 2013 cuando el régimen en Cuba se vio obligado a abolir el permiso de salida al exterior que él mismo otorgaba o negaba a sus ciudadanos, conocida popularmente como “carta blanca”, en viaje a México DF. pude palpar evidencias de libertad religiosa que sin dudas constituyen frutos de un largo bregar de la sociedad mexicana, a quien en su conjunto todavía falta mucho por alcanzar. Un ejemplo de ello fue la libre presencia de un team de predicadores nada menos que en la emblemática Plaza de la Constitución, el Zócalo, contigua a la Catedral, que con sus bocinas pregonaban su mensaje sin que nadie les molestase. Por contraste de asociaciones recordé inmediatamente a los Pastores por el Cambio, plataforma fundada el 10 de abril de 2012 en la ciudad de Bayamo, en la oriental provincia de  Granma, Cuba, como consecuencia precisamente de la oposición violenta de la policía política al activismo cívico de varios pastores especialmente expresado en atreverse a pregonar su prédica en las calles.

Un excelente artículo de Julio Aleaga Pesant aparecido originalmente en Cubanet: http://bit.ly/1vNFlNl daba a conocer a los medios en su mismo año de fundación a los Pastores por el Cambio. Luego de eso la noticia fue el robo por parte de la policía y de la Seguridad del Estado de una tonelada de ayuda humanitaria que esta organización había logrado recaudar para trasladar como ayuda humanitaria a familias de Santiago de Cuba tras el paso devastador del huracán Sandy. El accionar de este movimiento in crescendo obligó nada menos que a la propia Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, a trasladarse hasta Bayamo no solo para impartir instrucciones como autoridad política a cuadros del Partido o a policías, sino inclusive -lo cual resulta en extremo vergonzoso- a “iglesias cristianas” de la ciudad, miembros del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), para aunar su apoyo en el combate a esta amenaza que les suponían los Pastores por el Cambio.

Pastores por el cambio hostigados en Cuba por intentar hacer lo mismo que el predicador en el Zòcalo

Pastores por el cambio hostigados en Cuba por intentar hacer lo mismo que el predicador en el Zócalo

Teniendo en cuenta la represión extrema orientada desde la más alta cúpula del régimen en La Habana contra tan atrevida plataforma religiosa su caso fue incluido de manera especial ocupando la pregunta dieciséis de un total de treinta que cuestionan las supuestas libertades religiosas en Cuba y que fueron lanzadas en septiembre de 2013: http://bit.ly/1z5iFsb durante viaje que realizamos a Washington invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW). Guiados por esta pregunta, la extrema represión contra los Pastores por el Cambio y el efecto que esto ha ocasionado sobre ello ha sido objeto de discusión en conversatorios convocados por el Instituto Patmos.

Pastores por el Cambio y los alimentos que les incautaron

Pastores por el Cambio y los alimentos que les incautaron

Evidentemente la agrupación Pastores por el Cambio ha sentido los efectos de la persecución lanzada en su contra. Expresión de ello es que la mayor parte de sus líderes originales ya no se encuentra en Cuba. Lo último que públicamente supimos de ellos fue una nota publicada en el blog Religión en Revolución: http://bit.ly/1F2en9C con fecha 26 de julio de 2014.  Previo a esto había tenido lugar una  lamentable discusión mediática en la que su liderazgo se enfrentaba contra sí mismo, situación en extremo parecida a la que ahora enfrenta la agrupación femenina conocida como Damas de Blanco, movimiento que acapara nuestra pregunta catorce de las referidas treinta. Al igual que corresponde ahora a las Damas de Blanco, los Pastores por el Cambio tienen el reto de levantarse cual Ave Fénix sobre las cenizas a las cuales el régimen ha pretendido reducirles. Pero no se equivoque la cúpula del poder político en Cuba ni se apresure a celebrarlo. Una nueva etapa, superior, y más efectiva, puede sobrevenir, luego de tanta adversidad, tanto para Pastores por el Cambio como para las Damas de Blanco. ¡Así sea, y que, como en México, seamos capaces de escalar las escarpadas cimas de la libertad religiosa!

Pregunta 12 de 30: ¿Por qué no devuelve al Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia a grupos religiosos a los que declaró ilegal, como el notorio caso de los Testigos de Jehová?

Volumen Anónimo de 274 paginas publicado en mayo de 1977 por la editora cultura Popular y distribuido masivamente en Cuba atacando a los Testigos de Jehová

Volumen Anónimo de 274 paginas publicado en mayo de 1977 por la editora cultura Popular y distribuido masivamente en Cuba atacando a los Testigos de Jehová

 A

Libelo del Comité Central del Partido Comunista de Cuba de mayo de 1974 declarando la proscripcion todavia no levantada a los Testigos de Jehova

Libelo del Comité Central del Partido Comunista de Cuba de mayo de 1974 declarando la proscripcion todavia no levantada a los Testigos de Jehova

A Marcos Pareja, Testigo de Jehová cubano que murió en prisión por falta de la debida atención médica y a su madre Ofelia, también en aquel momento prisionera y que hoy anciana vive como refugiada en Naples, Florida. Algún día tendremos un Anuario de la Watch Tower dedicado a Cuba donde historias como estas salgan a la luz.

Treinta preguntas (http://cubanoconfesante.com/?p=733) que presentamos el año pasado en Washington cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW) ponen de ejemplo en la número doce la intransigencia del régimen en Cuba en el caso específico del grupo religioso conocido como los ¨Testigos de Jehová¨.

Este año la Watch Tower Bible and Tract Society de Pensilvania puso en circulación a nivel mundial su libro “El Reino de Dios ya está gobernando”, a propósito de que según las creencias de los Testigos de Jehová se ha conmemorado el centenario de la entronización de Cristo en los cielos. Cuba, aunque no se le mencione ni una vez en tal volumen, no ha sido la excepción en la divulgación de este libro que realiza un balance del innegable crecimiento de esta organización durante todo un siglo a nivel global. He leído la monografía y no he podido evadir la tentación de preguntarme cómo se sentirá cualquier Testigo de Jehová cubano que lea acerca de cómo sus hermanos en el mundo utilizan métodos innovadores para realizar su labor proselitista que están vedados para ellos tales como: artículos en periódicos, marchas con pancartas, presentaciones audiovisuales, gramófonos, la radio e incluso internet. Trataba de ponerme en el lugar de estos creyentes que ni siquiera poseen la simple libertad de identificar los exteriores de sus locales ilegales con los nombres de “Salón del Reino” o “Salón de Asamblea”.

El sumun de mi meditación tuvo lugar al llegar al capítulo 13: “Los mensajeros del Reino acuden a los tribunales” y al 14 dedicado por completo a su lucha por sus libertades religiosas en el mundo. Cómo reaccionarán mis paisanos Testigos de Jehová cuando lean que sus hermanos alrededor del mundo no se quedan de brazos cruzados ante las violaciones o amenazas a sus prácticas. En reiterados casos se narra la apelación de esta organización al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Respecto a Rusia por ejemplo se relata cómo se acudió a tal instancia en 2001 y en 2004 para lograr en 2010 el dictado en su favor y la condena a la proscripción de la que eran objeto según se dictaminó por motivo de intolerancia religiosa, si bien el fallo del Tribunal Europeo no ha sido acatado por diversas autoridades rusas. En Francia ante violaciones que tuvieron lugar protestaron enérgicamente y terminaron llevando el caso también al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2005 para conseguir fallo definitivo en su favor el 30 de junio de 2011 en el cual se afirma que el derecho a la libertad religiosa debe impedir que el Estado determine la legitimidad de las creencias religiosas o la forma de expresarlas; a diferencia de Rusia el gobierno francés devolvió con intereses los injustos impuestos cobrados a la asociación y se adhirió al cumplimiento de lo dictaminado por el Tribunal.

Los desmanes contra las libertades religiosas cometidos en las décadas del ’60 y el ’70 llegaron a extremos en Cuba contra los miembros o simpatizantes de este particular grupo religioso. Además de los consabidos campos de concentración eufemísticamente denominados “Unidades Militares de Apoyo a la Producción” donde los Testigos sufrieron una de las más altas cuotas, y de las marginaciones de todo tipo, este grupo tiene la exclusividad de haber recibido un ataque mediante la distribución masiva a nivel nacional por parte del Estado de un libro anónimo de 274 páginas, ¨La Verdad sobre la secta Testigos de Jehovᨠpublicado en mayo de 1977 por la editora Cultura Popular que les denigraba sin derecho a réplica. Dos años antes, en 1974, ya el Comité Central del Partido Comunista de Cuba había hecho circular un libelo declarando la proscripción todavía no levantada hoy a los Testigos de Jehová. Quienes aún ocupan el poder político en Cuba son los mismos que con total impunidad cometieron aquellas violaciones, pero no solo no han reconocido ni mucho menos purgado su culpabilidad sino que mantienen la proscripción decretada en 1974, si bien les conceden algunas migajas a modo de premios por su falta de compromisos con la vida política que hoy constituye el modelo ideal que el Estado solicita a todas las agrupaciones religiosas; en este sentido la propia Caridad Diego Bello, Jefa de Atención a los Asuntos Religiosos les pone de ejemplo en algunas de sus encuentros sostenidos, como en el del verano pasado con profesores de la Universidad Central de Las Villas.

Aunque constituyen uno de los casos más notorios los Testigos de Jehová no son el único grupo que en el pasado gozó de los privilegios del reconocimiento del Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia y que luego fue proscrito sin habérsele devuelto hasta el momento su carácter legal. Las iglesias bautistas “Misión Bereana”, llegadas a Cuba desde 1946 fueron sometidas en los ’60 al total despojo de propiedades hasta que en 1976 les retiraron su carácter legal considerándoles ya totalmente extinguidas como consecuencia de tanta agresión. Pero aunque pasados los años muchos de sus feligreses, que habían estado refugiados en iglesias con las que fue más difícil acabar, se reagruparon bajo la dirección de su líder Daniel Josué Pérez Naranjo, hijo de uno de los fundadores, solicitaron la renovación de su legalidad en la lista del Registro en los ‘90 solo recibieron como respuesta la segunda oleada de expropiaciones y desalojos en el 2000, ocho años después del vitoreado cambio constitucional que declaraba que el Estado dejaba de ser confesionalmente ateo y se proclamaba laico para confirmar que el tal estado laico solo existe en la letra constitucional pero realmente se le niega con la práctica. En junio de 2014 la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos ratificó la negativa a devolverles a la lista y añadido a ello se les amenazó con nuevos desalojos si continuaban empecinados en sus reuniones ilícitas.

En un contexto así resulta bochornoso que ciertos líderes religiosos, ignorando los hechos y desdeñando el derecho que poseen otros aun cuando profesen credos diferentes, se presten para auxiliar a un régimen a todas luces violador de las libertades, como sucede reiteradamente con representantes del Servicio Mundial de Iglesias y el Consejo de Iglesias de Cuba quienes no se hacen ningún favor con un comportamiento tan servil del cual Dios y la Historia toman nota.

Pregunta 9 de 30: ¿Por qué continúa negando el acceso al Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia a grupos religiosos que lo solicitan y que poseen el mismo derecho que los históricamente reconocidos?

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa.

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa para un Estado que irónicamente se hace llamar ¨laico¨.

Hace un año que en Washington enarbolamos treinta preguntas (http://cubanoconfesante.com/?p=733) cuestionando las supuestas libertades religiosas en Cuba invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW).y lamentablemente no es que cada una de ellas conserve su vigencia, es que la han aumentado. Particularmente la novena pregunta lo confirma: enorme cantidad de grupos que aguardaban por su reconocimiento legal continúan en la fila, pero no tranquilamente, sino recibiendo fuertes embates precisamente por la condición de ilegales a la que les condenan. Otros nuevos se añaden a las solicitudes para correr la misma suerte. Entre tanto circulan rumores de si por fin habrá una Ley de Culto, todavía ausente del enrevesado panorama legal cubano. Algunos vaticinios al respecto hacen pensar si dicha ley, preparada por el propio violador principal, empeorará la situación.

 

La realidad es que el Ministerio de Justicia no tiene vendados los ojos ni es fidedigna la balanza que sostiene. Como el resto de los Ministerios constituye un monigote del Partido Comunista de Cuba. Su Registro de Asociaciones debía trasladar su sede a la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central que es la que en definitiva dictamina hasta el momento quien se inscribe o no. Las denominaciones religiosas que tuvieron la suerte de llegar a Cuba antes de 1959 conforman todavía la mayor parte de las plazas aunque algunos de sus nombres han sido borrados. Permanecen fuera los grupos que han llegado a la isla o han surgido en ella como parte de una sociedad que, aunque enferma, todavía vive y por ende es susceptible a cambios. Sería digno de estudio quiénes han podido incorporarse, en buena hora, pero de seguro siempre se encontrará en el caso algún interés marcado del Partido Único o de sus históricos líderes.

 

Lo cierto es que el Registro de Asociaciones no existe para las funciones que debía, como tampoco el manchado Ministerio que le acoge. El criterio para inscribir o no inscribir no es el de los Derechos, del grupo religioso en sí, ni mucho menos de la comunidad en que se enclava, ni de la sociedad en general. El criterio que determina es el de conveniencia de quienes ocupan el poder político. Lo más irónico del caso es que un Estado en el que se actúe así ose llamarse laico desde 1992 cuando se cambió para ello hasta la maltrecha Constitución. La pregunta entonces sería: si en la práctica no es realmente laico el Estado y supuestamente en 1992 dejó de ser ateo, ¿cuál es la Confesión de Fe que privilegia entonces? Y para saberlo no hay que ser muy ducho en la materia sino sufrir a Cuba por dentro y conocer, no necesariamente del Derecho Romano, pero sí de la religión de aquel Imperio y de su terrible proceso de constantinización. La religión es la del Partido Único, y su dios, como muchos literalmente afirman, incluida la Papisa y su Vaticano del Comité Central, es el Líder Histórico, con respaldo de Inquisición y todo.

 

Repaso a las «Treinta preguntas sobre libertad religiosa en Cuba»: Pregunta 1. ¿Por qué mantiene tal Oficina si no le compete (al Partido Comunista de Cuba) como poder político definir quién debe o no creer, o cómo se debe creer?

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa.

Caridad Diego Bello, actual Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos. Al fondo la foto del ¨dios¨ y la religión cuyos asuntos realmente representa.

por Mario Félix Lleonart

Inaudito que una Oficina de un partido político en algún país del mundo se dedique a dirimir, permitiendo o restringiendo, todo lo relacionado a la vida religiosa de tal nación. Que este partido sea precisamente comunista (y por ende con una concepción ateísta del mundo) resulta todavía más absurdo. Pero tales países existen y uno de ellos lamentablemente es Cuba, y tal Partido se abroga en ella no solo el derecho de dirimir en el ámbito religioso sino en todo lo que se haga o deje de hacer nacionalmente en cualquier área. El resto de los partidos políticos están condenados a la ilegalidad y sus adeptos son objeto de hostilidades pues la discrepancia política está penalizada. En proceso de manipulación de masas en 2003 se llegó al extremo de reformar la constitución declarando el Estado Socialista como eterno e irreversible.

Sería lógico que solo el Ministerio de Justicia, dando por sentada una separación de poderes, inexistente en Cuba, incluyera un registro de asociaciones religiosas, abierto a la incorporación o disolución constante de instituciones regidas por una justa Ley de Culto (que también brilla por su ausencia en Cuba). Tal Registro de Asociaciones, heredado de la época republicana, existe, pero supeditado por completo a lo que decida la oficina especial dedicada a la religión del partido único que es la que tiene la potestad final acerca de cualquier asunto de la arena religiosa nacional.

La Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba se encuentra en la cúspide misma del poder de la que emanan todas las orientaciones respecto a cómo debe procederse respecto a cualquier grupo religioso o individuo que decida ejercer su fe, sea la que fuere. Acorde a la estructura piramidal del Estado cubano en cada instancia provincial o municipal del Partido Comunista existen réplicas de la Oficina principal, articulándose una red que extiende los tentáculos del ¨más alto nivel¨ a todos los niveles, presionando, manipulando y/o chantajeando a los grupos religiosos históricamente  heredados; y conteniendo, confrontando  o eliminando a los nuevos movimientos religiosos, todo en función de los intereses políticos de mantener intactos los más altos estamentos del poder. Cuánto cuesta al presupuesto nacional mantener esta superestructura dedicada a violar las libertades religiosas es algo que no sabemos pero que suponemos elevadísima, especialmente si añadimos a ella la red oculta de agentes de la ¨seguridad del Estado¨ especializados en la faceta religiosa.

A pesar de lo evidente que resulta el entuerto de esta Oficina y de las críticas que durante años se han realizado desde todas las direcciones a esta estructura violadora de derechos humanos tan fundamentales como lo son los relacionados con la libertad religiosa; como ilógico e injusto resulta el Partido Único en el que se enmarca; tanto el Partido como su especializada Oficina continúan hasta hoy mancillando la vida religiosa y en general de los cubanos. Constituyen un peso que la más alta jefatura de la nación necesita para intentar mantener intacto el avasallamiento al que se condena a los ciudadanos, y por ende perpetuar su primacía. Más allá de las personas que operan en cualquier triste posición de esta maquinaria de violación de libertad religiosa la estructura resulta totalmente repudiable y hasta el día en que se anuncie su derogación no se podrá comenzar a hablar de nuevos tiempos de auténtico respeto a la libertad religiosa, mientras tanto constituirá una ironía. Entre tanto solo queda denunciar toda clase de violaciones que emanan como consecuencia lógica del sostén, no en vano, sino con tales precisos propósitos de esta Oficina ¨que sobra y que nunca debió estar¨.

A propósito de cuentas congeladas, en el Día de los DDHH

Me sorprendí días atrás cuando el régimen de Cuba salió en defensa del CLAI a quien supuestamente el gobierno norteamericano había congelado cuenta bancaria en Miami que debía utilizarse para Congreso de esta asociación de iglesias a celebrarse en territorio cubano el próximo año. Cual si el moribundo sistema cubano no hubiese sido un probado violador de la libertad religiosa en sus más de 50 años de permanencia en el poder intentó a estas alturas engañar a alguien en el mundo dándoselas de paladín de la libertad religiosa. El raulismo lanzando piedras olvidándose de su maltrecho tejado de vidrios.
No es posible en un post, porque se necesitan libros, y ya hay algunos, para detallar tanta violación a los derechos de la libertad religiosa en Cuba. Pero a propósito de cuentas congeladas es hora ya que el régimen cubano permita acceder a su cuenta bancaria a la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara. Esta iglesia con 105 gloriosos años de historia en esta ciudad central de la isla no puede acceder desde hace algunos años a una cuenta bancaria que abrió desde hace 24 años. Alrededor de 27000 USD, donativos en su mayoría de iglesias hermanas en EE.UU permanecen inaccesibles para esta iglesia que los necesita para su funcionamiento y especialmente para concluir la reconstrucción de su templo que desde hace años se viene realizando.
Hablo con toda propiedad. Mi esposa Yoaxis Marcheco y yo desde 2006 servimos como profesores en el Seminario Luis Manuel González Peña que esta iglesia fundó en el 2000 y que, a propósito, no ha obtenido el debido reconocimiento jurídico a pesar de que si cuenta con todo el respaldo, no solo de la iglesia, sino de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental a la que estamos afiliados, y a pesar de realizar los trámites que la misma Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos recomendó hace unos meses en reunión sostenida con esta iglesia. Se constata la necesidad que tiene el Seminario de que la iglesia pueda acceder a su cuenta.
Sospecho que nuestra presencia como profesores en el Seminario tiene algo que ver con esta cobarde presión política o chantaje. Pero estoy seguro que son más las causas de la burda represalia. Es bien sabido que el Rector del Seminario, pastor jubilado de la iglesia tras más de veinte años de abnegado trabajo, y quien nunca accedió a presiones ni chantajes, ni como pastor de la iglesia ni como líder histórico de la Convención, el Reverendo Homero Carbonell, tampoco ha sido santo de la devoción de las autoridades políticas, como lo prueba su famosa carta hecha pública en el culto magno de su jubilación el Día de la Reforma Protestante, 31 de octubre de 2010. Como si fuera poco, su encantadora esposa Migdalia, y su hijo Asbel, líder de adoración de la iglesia, también son profesores en el Seminario, y su otro hijo Daniel es uno de los más destacados músicos de la iglesia, y un reconocido compositor de la música cristiana en Cuba. De no ser nosotros la causa de esta arbitrariedad, cuál entonces. El pastor actual de la iglesia, el Rev. Juan Carlos Mentado, en el corto tiempo que lleva en la dirección de esta iglesia ha sido un líder solicito y cumplidor de sus deberes. Yo también un día lo fui. No dudo que con los procederes tan violatarios a las libertades de su iglesia en un poco de tiempo más este apreciado hermano pase a formar parte de esta lista negra en la que ya nosotros nos encontramos. Dios no lo quiera.
Preocupado por la cuenta del Clai contacté con funcionarios de la Oficina de Intereses de los EE.UU quienes me informaron de la disposición de su gobierno a colaborar con esta asociación de iglesias latinoamericanas para esclarecer este malentendido, y acerca de lo cual ya se habían dirigido al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), lo cual me alegra mucho ya que concedo losl mismos derechos que defiendo a estos hermanos. Espero que el Clai pueda también reaccionar en solidaridad nuestra y no se deje engañar por este sistema que es harto conocido como violador de las libertades religiosas. Ojalá que su Congreso en Cuba el próximo año sirva para condenar proféticamente tantas arbitrariedades contra tantos creyentes en nuestro país pues lamentablemente la cuenta congelada de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara es un asunto más entre tantos otros que constituyen flagrantes violaciones a la libertad religiosa en Cuba.
Como simple profesor del Seminario Luis Manuel González Peña de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara agradezco a todos aquellos que al enterarse de la acusación que el régimen cubano, como supuesto defensor del Clai realizaba a los EE.UU, y que reaccionaron por contraste ante la arbitrariedad de la conocida cuenta inaccesible para la iglesia en Santa Clara. Ante la necesidad de esclarecer un poco más los detalles me decidí a hablar y para los que quieran sumarse, en este Día Internacional de los Derechos Humanos, derechos de los que los bautistas en nombre del señorío universal de Cristo que proclamamos hemos sido siempre defensores, estoy lanzando la campaña en Twitter que utiliza como emblema la etiqueta #DescongelenLaCuenta. Hasta que descongelen la cuenta ya que, al menos yo, voluntariamente, no me pienso marchar del Seminario.