El vaticanista Giuseppe Rusconi se hace eco de nuestro Informe enviado por el Instituto Patmos al Alto Comisionado de la ONU para el examen Periódico Universal al cual deberá presentarse Cuba en mayo de 2018

El domingo de 17 de diciembre de 2017 los esfuerzos que realizamos para que el mundo conozca acerca de las violaciones a la libertad religiosa que continúan sucediéndose en Cuba tuvieron la satisfacción de ser citados por el prestigioso vaticanista Giuseppe Rusconi quien se ha hecho eco en su muy conocido y consultado blog “Rossoporpora” de nuestro Informe enviado por el Instituto Patmos al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra para el Examen Periódico Universal al cual deberá presentarse Cuba en mayo de 2018:

 http://www.rossoporpora.org/rubriche/vaticano/746-cuba-liberta-religiosa-di-la-da-venire.html

Agradezco en lo personal al vaticanista Giuseppe Rusconi, y lo hago extensivo de parte de nuestros valiosos colaboradores dentro y fuera de Cuba; pero especialmente doy las gracias a nombre de todos quienes en Cuba sufren toda clase de violaciones a sus libertades religiosas y de creencias, que van mucho más allá de los conceptos de tolerancia religiosa o libertad de culto.

Gracias por la solidaridad. Es un gesto digno de la época navideña en la que nuestro deber debe estar más que nunca con los más desfavorecidos y vilipendiados, imitando el ejemplo de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Pbro. Mario Félix Lleonart Barroso

Putin, los Papas y la Luna

lunas

Lo último que pensé ver en la TV de un cuarto de hotel en Praga, durante mi estancia por la 19 edición del Forum 2000, fue el rostro del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, o el del servil agente de la seguridad cubana Raúl Capote, pero así fue, gracias al canal de televisión en español Rusia Today Actualidad (RTActualidad) que se encargaba de hacérmelos aparecer allí como fantasmas que me perseguían hasta en la libre Europa.

Sigue leyendo

Río revuelto

Es cierto que las deserciones entre quienes al menos aparentemente alguna vez fueron acólitos al inclasificable sistema cubano han sido constantes. Nadie duda que este comportamiento ha estado aparejado a los orígenes de esta rocambolesca historia. Es más, en los inicios ocurrió en estampida hasta que el terror lo convirtiera, sin dejar de ser constante, en un fenómeno a cuentagotas. Pero ahora, tal vez como señal de que los finales suelen parecerse mucho a los principios, los hechos parecieran advertir que las renuncias y los cambios de uniforme vuelven a masificarse.

Por estos días ha sido noticia la petición de asilo político en Bahamas de Ortelio Abrahantes Bacallao quien muestra un carné que lo identifica como miembro del Departamento Técnico de Investigaciones del MININT y de diplomas de la Facultad de Leyes y de una Escuela de Investigaciones perteneciente al MININT. Ha sido entrevistado por la policía bahamesa y por funcionarios de Naciones Unidas a causa de la urgencia con que expone que de ser deportado a Cuba su vida peligraría por causa no solo de su huida, sino por lo sensible de la información que domina, y hasta se ha incorporado al coro de voces que se incrementa a medida pasa el tiempo respecto al polémico caso de lo que a todas luces fue la ejecución extrajudicial de Oswaldo Payá y Harold Cepero en julio de 2012. La esposa de este supuesto Mayor en la Dirección de Contrainteligencia (DCI) del MININT, Yadelis Rivera, se ha hecho eco desde el interior de la isla del terror ante probables ajustes de cuentas de los que ella o su hijo pudiesen ser víctimas.

Aun desde mi periférico sitio ejerciendo como pastor bautista, simple “cura de aldea” en la Cuba profunda, he podido tomar pulso a este supuesto fenómeno de las deserciones. No han sido pocos los otrora simpatizantes, cooperantes y hasta informantes que se me acercan para confesarme que si alguna vez creyeron ya nos le queda ni un ápice de contubernio con los que desgobiernan la isla, otra miríada, todavía hasta cierto punto comprometida, al menos me guiña un ojo de complicidad aprovechando instantes de roces en las calles. Todo parece indicar que el barco que desde hace tiempo hacía aguas ahora ofrece evidentes señales de inminente hundimiento. Pero cuidado, no nos dejemos cegar por las ansias de que esta pesadilla concluya por fin alguna vez.

Una semana antes del reciente viaje que realizáramos a USA una pequeña delegación de nuestra iglesia que incluyó la totalidad de mi núcleo familiar a invitación de iglesias hermanas, el pasado 4 de julio, tocó la puerta de nuestra casa un supuesto admirador de nuestros pensamientos volcados en este blog y en el de mi esposa “Isla Interior”. No era un simple lector. Se trataba de uno de los dos agentes de la Seguridad del Estado que nos fue a detener durante la visita papal en marzo de 2012 a casa de un colega pastor que visitábamos en la ciudad de Alamar, y donde quedamos recluidos domiciliariamente. Este agente, supuestamente llamado Marcos, viajó desde La Habana hasta nuestra casa de la Cuba profunda en Taguayabón, Villa Clara, según él a escondidas de sus jefes y solo con el deseo de manifestarnos su aprecio ya que, según sus palabras, tras detenernos en 2012 se sintió motivado a conocer quiénes éramos, impactado por nuestro comportamiento cívico y especialmente por mis palabras de despedida cuando tras finalizar la misa del Papa en la Plaza de la Revolución en la Habana fue a informarnos que nuestro toque de queda concluía, al decirles: “Estaré orando por ustedes. Ustedes son jóvenes y queremos que sepan que la causa por la que se nos persigue es por soñar la Patria de Martí: Con Todos y para el bien de Todos. Y en ese Todos, hasta ustedes están incluidos”.

Luego de más de dos años sin haberle vuelto a ver y sin haberle visto nunca antes, este agente de la Seguridad del Estado de unos 32 años y cuya militancia actual no nos negó, aunque si la motivación de su visita, reaparecía para, según él, manifestarnos su aprecio, especialmente ante la posibilidad de que no regresásemos del viaje que emprenderíamos el 9 de julio y del cual estaba enterado por mi post: “El motivo del atraco”.

Parece ser, en medio de este río revuelto, que el cuerpo de inteligencia del establishment asume que la aparición de un desertor o casi a punto de serlo ya no es vista con tanta suspicacia, el mismo panorama polaco a fines del comunismo. Es tan evidente la tendencia que suelen hasta utilizarlo como carnada. Y digo esto porque en el caso del tal “Marcos” nadie crea que estoy delatando a un pobre joven que lo único que hizo fue dejarse llevar por palabras mías de despedida tras aquella cacería de brujas de la visita del Papa Benedicto XVI por la que todavía ni el Vaticano se ha pronunciado. Nadie crea que estoy faltando a mi deber de creer en la conversión siempre posible de cualquier ser humano. Y es que aunque ya algo sugerí en aquel post enigmático que colgué antes de viajar: “Aquelarre en el callejón del muerto”; ahora tras nuestro regreso que se produjo el pasado 6 de agosto contrario a muchos pronósticos incluyendo posiblemente al del informe de “Marcos”; puedo desmontar buena parte del operativo del que estaba siendo objeto por parte de la Seguridad del Estado quien intentaba engañarme aprovechándose de mi buena fe y del consabido flujo de desertores a la moda.

Gracias a la solidaridad de un pueblo entero que deserta y en deploro de oscuros personajes para quienes ya se va haciendo muy tarde para cambiar de bando, cada vez más aislados, pude conocer detalles como que, además de la reunión en el callejón del muerto de los autos involucrados con almuerzo en cajitas de cumpleaños incluido, la casa del desprestigiado informante Candito Albernaz constituyó el puesto de mando local y hasta posible albergue en el operativo; que Vladimir, veterano agente desde hace décadas en el MINAZ fue el chofer asignado a “Marcos” y en cuyo auto, a pesar de insistentes intentos, e ignoro el real objetivo, solo por obra y gracia de Dios no consiguieron sentarme, y que las constantes rondas de chivatos locales habituales y tan repudiados popularmente como Jesús Ramos o Raúl Cabello no fueron para vigilar al extraño visitante casi disfrazado de turista, no eran otros de sus habituales patrullajes, sino que cumplían la función de proteger a su Caballo de Troya introducido por fin tras semanas de entrenamiento y lecturas en la casa del pastor.

El modus operandi de utilizar probables deserciones lo único que me confirma es que hasta la inteligencia y la contrainteligencia lo reconocen como escenario actual. Y a pesar de los esfuerzos y comprobando además que se encuentran entre mis mas ávidos lectores me siento en el deber de advertirles: pese al teatro de “Marcos” no conseguirán apagar mi fe en que seguirán llegando auténticos arrepentidos, que por cada “Marcos” hay nueve reales desertores aunque no se muestren tan visibles como él, tal vez al estilo del que nos sugiere la excelente opera prima alemana de Florian Henckel von Donnersmarck “La vida de los otros”, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera de su año, y a los cuales suelo olfatear de vez en cuando, aun cuando ni siquiera medie un guiño. Por lo demás, ahora deberán ingeniarla mejor, si acaso fui su presa en la mirilla con casi un Ramón Mercader elevando el piolet, ahora ya estoy a sobre aviso, ha aumentado el número de mis cómplices, directamente proporcional al de sus desertores, y se les hará más difícil atraparme. ¡Sin dejar fuera a Dios, en quien confío aun más en medio de este río revuelto!

Repaso a las Treinta Preguntas sobre Libertad Religiosa en Cuba: 28. ¿Por qué si afirma que las extrañas muertes de creyentes como Juan Wilfredo Soto García, Laura Pollán y Oswaldo Payá Sardiñas no constituyen ejecuciones extrajudiciales, como muchos afirman, se niega a permitir investigaciones imparciales que han sido solicitadas y que sólo confirmarían su inocencia?

Por Mario Félix Lleonart Barroso

Me emocionó conocer que justo ayer

Foto del MCL

Foto del MCL

cuando publiqué mi post acerca de la pregunta cinco de treinta que anarbolamos acerca de la supuesta libertad religiosa en Cuba, la relacionada precisamente con la visita de Benedicto XVI, el Papa Francisco recibía en audiencia privada, en su residencia en Santa Marta, a la familia Payá. Ya sabemos que Juan Pablo II se había encontrado con Oswaldo Payá, y que en la visita de aquel papa a Cuba en 1998 el líder del Movimiento Cristiano Liberación no fue excluido de la manera como lo fue en el propio año de su muerte, cuando unos meses antes del deceso, Benedicto XVI nos visitara. 

En su intercambio, la viuda Ofelia, y los huérfanos Oswaldo José, Rosa María y Reinaldo nos dieron a conocer que al Papa Francisco nada le es ajeno sobre Cuba. Gracias a esta noble familia por sentir la responsabilidad de representar a todas las familias cubanas justo cuando muchas iglesias, como las que pastoreo, entendiendo y sufriendo la crisis de las células de la sociedad, celebran la Jornada del Hogar, entre el segundo domingo de mayo, Día de las Madres, y el tercero de junio, Día de los Padres. Le contaron sobre el atentado a Oswaldo Payá y a Harold Cepero, pero palparon que él estaba al tanto.

¿Tendrá este importante encuentro repercusiones en la Iglesia Cubana? Internacionalmente, como sucede también respecto a la petición de liberación a Sonia Garro y a su esposo Ramón Alejandro Muñoz, la solidaridad crece. En el ámbito teológico ha sido noticia que personalidades como Desmond Tutu se han sumado a la petición de una investigación imparcial sobre las muertes en extrañas circunstancias de Harold y Oswaldo. Pero, ¿dentro de Cuba qué vamos a hacer?

Ojalá las repercusiones hacia dentro de la isla se hagan sentir pronto, de momento, me complace anunciar que el Instituto Patmos del Libro y el Saber Cristianos, del cual soy coordinador, inspirado en el gesto de Francisco al recibir a la familia Payá, da a conocer una carta abierta dirigida al General Raúl Castro y sus acólitos donde, desde dentro de Cuba, solicita también la investigación imparcial para este caso. La carta abierta, fruto de la redacción colectiva de varios religiosos, protestantes y católicos, colaboradores en este Instituto, todavía sin sede física, pero que se desenvuelve de manera especial en el centro de la isla, aunque ya sostiene contactos de oriente a occidente, se concretó hace apenas dos semanas y recaba firmas de profesantes pertenecientes a cualquier afiliación religiosa.

No cejaremos hasta conocer a fondo que sucedió aquel fatídico domingo con las vidas de nuestros hermanos Harold y Oswaldo. Gracias Francisco. Ahora también sabemos que contamos con usted y alienta saberlo.

Repaso a las Treinta Preguntas sobre Libertad Religiosa en Cuba: 5. ¿Por qué no ha rendido cuentas por la ola represiva que tuvo lugar durante la visita del papa Benedicto XVI durante la cual centenares de personas fueron detenidas arbitrariamente o amenazadas, y de la cual aún permanecen en prisión y amenazados a severas penas Sonia Garro y su esposo Ramón Alejandro Muñoz?

(Por Mario Felix Lleonart, enviado a la Comisión de Justicia y Paz del Vaticano:
pcjustpax@justpeace.va)

Cuando pienso que de la visita de Benedicto XVI a Cuba han transcurrido ya más de dos años me lleno tanto de asombro como de indignación. Pero que el tiempo ha pasado inexorablemente nadie puede negarlo. Han sucedido tantas cosas. Tan solo en lo relacionado al ámbito eclesiástico del Vaticano, además de la reciente histórica canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II, tuvo lugar hasta un cambio de Papa, también histórico. Ante los ojos asombrados del mundo el Benedicto XVI que estuvo en Cuba dejó de serlo para volver a ser simplemente Joseph Razinger, dedicado, comprensiblemente, solo a la oración, ceniza y penitencia, dejando su lugar en el papado a Mario Bergoglio, convertido en Francisco I.

Tengo la fe que entre los rezos y avemarías de Razinger ocupe intensos momentos un matrimonio negro que, como secuela de su visita a Cuba, permanece confinado desde entonces en cárceles cubanas, sin que siquiera haya mediado un juicio, justo ni injusto. Siendo como fui victima también de aquella ola represiva, donde centenares de personas incluidas en la lista negra del sistema, mi esposa y yo estuvimos detenidos domiciliariamente en un edificio rodeado por fuerzas de la Seguridad del Estado de la ciudad de Alamar donde vivía un colega pastor a quien visitábamos, me parece increíble que esta otra pareja permanezca tras las rejas desde entonces. ¿Será entre otras razones por no tener blanca la piel como nosotros? La realidad es que aunque el tiempo y el Papa hayan pasado, Sonia Garro y Ramón Alejandro Muñoz siguen recluidos, y sus victimarios gozan de la mayor impunidad del mundo; salvándose incluso de escándalos tan mayúsculos como del descubrimiento en el canal de Panamá de una carga ilegal de armas escondidas bajo azúcar en buque de bandera norcoreana; y dándose el lujo de celebrar, presidiendo y todo, hasta una Cumbre Celac, donde otra ola represiva, también en absoluta impunidad, volvió a tener lugar.

En septiembre de 2013, y pareciéndonos ya entonces demasiado tiempo, mi esposa y yo viajamos desde Cuba a Washington invitados por Solidaridad Cristiana Mundial (CSW), enarbolando treinta preguntas de entre un cumulo de muchas otras que también habríamos podido agregar, y en las que la represión durante la visita de Benedicto XVI a Cuba y el confinamiento del matrimonio negro, ocuparon el quinto cuestionamiento. Más de medio año ha pasado desde entonces y lamentablemente la vigencia de nuestras treinta preguntas, incluyendo esta quinta, más que mantenerse intacta, aumenta su valor, dado el añejamiento del tiempo. La única señal emitida desde entonces por los carceleros fue un falso amago de juicio casi a fines del 2013 luego de lo cual otros asuntos, sin lugar a dudas trascendentes también, como el paradigmático caso de Alan Gross, objeto de nuestra pregunta trece, ocupan casi toda la atención.

Pero afortunadamente Sonia y Ramón Alejandro no se encuentran en el triste saco de los casos anónimos (¿cuántos habrá?) con los que el régimen se ensaña y muestra sin mascaras su verdadera naturaleza retorcida. Una campaña internacional crece en la misma proporción de la impunidad de los victimarios y terminará por liberar al matrimonio. No en balde en esta misma hora es probable que en el silencio místico de su reservado cuarto hasta un expapa rece por ellos; a pesar del silencio de un Vaticano cuyo trono tal vez por ello mismo abandonara, entre otras sonadas razones.