Fines no pertinentes

“Quien acepta el mal pasivamente está tan mezclado con él como quien
ayuda a ejercerlo. Quien acepta el mal sin protestar, realmente está
cooperando con él.
Cuando la gente oprimida acepta de buen grado su opresión, sólo sirve
para darle al opresor la justificación necesaria de sus actos.
Con frecuencia el opresor sigue adelante sin advertir su mal, envuelto
en su opresión, tanto tiempo como los oprimidos lo aceptan”
Martin Luther King Jr.

Pastores por la paz

El autor, junto a uno de los vehículos de la caravana ¨Pastores por la Paz¨ ubicado frente al controversial edificio de J #555. Este controversial edificio fue citado por un artículo de AP el 27 de marzo del 2017 bajo el título de ¨Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba¨; para resaltar que la situación de libertades religiosas en la Isla había mejorado; pero la controversial historia del lugar realmente lo niega…

El 7 de diciembre representantes del Instituto Patmos fuimos recibidos en la Comisión Internacional de Libertad Religiosa de los EE.UU (USCIFR) en Washington DC para transmitir una importante denuncia de violación a la libertad religiosa en Cuba:

La Oficina de la Junta de Misiones de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental se ubica en los altos de J #555, Vedado, Habana. Es parte de un edificio histórico cuyo propietario legítimo es la Home Mission Board de la Southern Baptist Convention (Junta de misiones Domésticas de la Convención Bautista del Sur de los EE.UU). El 16 de octubre de 1967 ante el notario Dr. Fernando Auñón y Calvo se protocolizó un poder otorgado por este dueño legítimo a la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental accesible en el Archivo Nacional de Protocolos Notariales de Ciudad con el número de expediente 259, en este se declara a la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental (ACBCOcc) como su ¨apoderado verdadero y legal¨ para representarle y le entrega ¨toda capacidad para conducir, administrar y hacerse cargo de todos los asuntos, negocios e intereses¨ en Cuba. Este poder incluía a todas las propiedades que hasta ese momento poseía en la isla la Southern Baptist Convention, incluyendo el edificio de J #555. Fue una movida necesaria para evitar la confiscación de estas propiedades que tenían como dueño a una entidad norteamericana puesto que el grupo en el poder estaba expropiando toda propiedad con estas características.

Por su vecindad con la Universidad de La Habana, a apenas unos metros de allí, este constituía uno de los edificios más estratégicos de los bautistas cubanos, con presencia en Cuba desde fines del siglo XIX. Al triunfo de la Revolución el lugar funcionaba como residencia estudiantil para los universitarios bautistas de provincia que se trasladaban a estudiar a la capital. Funcionó como lugar de conferencias históricas que el Dr. Luis Manuel González Peña dictaba y que se hicieron famosas por sus cuestionamientos a los postulados marxistas leninistas que fueron importados y se adueñaron de la alta Casa de Estudios. Compilaciones de algunas de estas conferencias se convirtieron en libros, como ¨Preguntas a la Evolución¨ en el que el Dr. González Peña se atrevía a cuestionar incluso la teoría de la evolución química de Oparin. Sin lugar a dudas que por tales ¨atrevimientos¨ el fue juzgado sumariamente en abril de 1965, en la ¨Primavera Negra Bautista¨, siendo condenado junto a decenas de otros pastores bautistas a largos años de prisión bajo la acusación de espiar para una potencia extranjera.

No bastando la movida legal del poder otorgado por la Home Mission Board de la Southern Baptist Convention a la ACBCOcc, y ante el peligro de que aun así confiscasen esa propiedad tan estratégicamente ubicada (el terreno de lo que antaño fuera el Colegio Bautista en Yaguajay permanece ocupado hasta hoy), la ACBCOcc trasladó hasta el lugar a la Iglesia Bautista ¨William Carey¨. Indudablemente este edificio era un blanco de interés para el sistema político totalitario, y nunca dejó de serlo. El traslado de la iglesia a la propiedad la salvó de confiscación, pero esa iglesia fue sometida a prioritario bombardeo ideológico, influencia política que tuvo efectos y dio lugar a que en la escisión de 1986 de cuatro iglesias que fueron separadas de la ACBCOcc se encontrara esta, que a partir de ese momento se convirtió en una de las puntas de lanzas de iglesias usadas por el sistema político para realizar proselitismo en su favor, convirtiéndose, por ejemplo, en uno de los cuarteles para visitas políticas como las de ¨Pastores por la Paz¨, etc.

En el controversial reportaje de Andrea Rodríguez publicado el 27 de marzo del presente año bajo el título de Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba; para resaltar que la situación de libertades religiosas en la Isla había mejorado se ponía precisamente como ejemplo a esta iglesia ubicada en el controversial edificio de J #555, y a sus actividades.  Aunque el edificio no era propiedad de la iglesia sino de la ACBCOcc, por supuesto que el sistema siempre amparó a una iglesia que respondía a sus intereses en detrimento de la ACBCOcc que ha tolerado con recelos, especialmente porque esta es una de las asociaciones evangélicas cubanas que nunca accedió a formar parte del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), otra de las entidades evidentemente manipuladas por el sistema político. La iglesia radica en la planta baja y por desidia de esta por una parte, y por el interés del gobierno por la otra, las plantas altas fueron llenándose de personas ¨particulares¨ que ocuparon ilegalmente para vivir lo que en otro tiempo fueran los dormitorios de los estudiantes bautistas de la universidad, quienes no tuvieron más opciones que ser admitidos por las residencias estudiantiles de la propia Universidad como las ubicadas en F y 3ra, o 12 y Malecón, si es que eran aceptados por esta.

La ACBCOcc no quedó de brazos cruzados y estableció litigio contra los ocupantes ilegales. Los tribunales fallaron a principio de los ´90 en favor de la ACBCOcc pero este fallo no tuvo ningún efecto pues los encargados de hacer valer la ley se lavaban las manos diciendo que aunque eran ocupantes ilegales no tenían otro lugar que ofrecer a los ocupantes y que por tanto no los podían obligar a salir. La ACBCOcc por lo menos pudo recuperar dos de los antiguos dormitorios que convirtió en una oficina, la de su Junta de Misiones. Y esta oficina de la Junta de Misiones radicó allí hasta que  el 6 de julio de este año algunos de los ocupantes ilegales de otros apartamentos del tercer piso rompieron la pared medianera entre ambos apartamentos clausurando la puerta de entrada con un pestillo. Todos los bienes muebles que estaban dentro de la propiedad, incluyendo caja fuerte, computadoras, y documentos permanecen también en sus manos hasta el momento.

El Pastor Karell Lescaille, Director de la Junta Misionera se personó allí en las primeras horas del viernes 7 de julio, y al intentar abrir la puerta de la oficina descubrió que estaba obstruida desde adentro, siendo imposible abrirla. Los vecinos se negaron a dejar entrar al Pastor alegando que ellos habían ocupado dicho apartamento pues era usado por la ACBCOcc para ¨fines no pertinentes¨. De inmediato la ACBCOcc realizó denuncia formal a la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), específicamente en la Unidad de la PNR de Calzada en el Municipio Plaza de la Revolución. Los líderes convencionales fueron instruidos en volver a la propiedad y entrar a tomar posesión del apartamento e intentar restaurar la pared. Con tal objetivo acudieron hasta allí varios pastores y líderes pero los ocupantes se negaron a retirarse del mismo formando un ambiente de escándalo y alteración de orden. La ACBCOcc también se puso en contacto con la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos (OAAR) del Partido Comunista de Cuba. Pero ni las gestiones ante la PNR ni ante la OAAR han dado respuestas satisfactorias a pesar de haber transcurrido más de cinco meses, a no ser evasivas que demuestran complicidad con estas personas ¨particulares¨ acostumbradas desde hace años a la impunidad por sentirse respaldados por el poder, o incluso tal vez por encontrarse bajo sus órdenes directas.

Además de la posición estratégica del edificio parece ser que la Junta de Misiones de la ACBCOcc también constituye un blanco del sistema. En los últimos años dicha Junta ha estado muy activa a nivel nacional realizando una labor multiplicadora de gran alcance evangelístico con mucha influencia en las comunidades donde trabaja. Cada vez suele ser mayor el número de misioneros que reclutados por esta Junta trabajan en misiones domésticas. A ello se suma que la Junta ha ampliado su objeto de misión al mundo entero incluyendo entre sus objetivos el envío de misioneros al extranjero, como ya se ha concretado en casos como el de Colombia, país al que ya fueron enviadas tres familias en calidad de misioneros bautistas tal y como reconoció la visa colombiana estampada con claridad en sus pasaportes.

Puesto que los mecanismos nacionales lejos de dar algún resultado han demostrado durante estos cinco meses de ocupación el amparo a la impunidad, hacemos un llamado a todas las instancias nacionales e internacionales que puedan cooperar para que la Oficina de la Junta de Misiones de la ACBCOcc vuelva a funcionar recuperando sus bienes muebles e inmuebles, e incluso para que todo el edificio de J #555 vuelva a sus legítimos dueños. Puesto que la ACBCOcc recibió poder legal de la Home Mission Board de la Southern Baptist Convention para tramitar en situaciones como estas, pero no ha conseguido hacerlo con efectividad, recomendamos a la Southern Baptist Convention que finalmente vuelva a tomar cartas en el asunto y solicite al gobierno de los EE.UU. que le respalde en sus gestiones.

 

@TheEconomist: Mi lectura cubana al ensayo The Stand dedicado al 500 Aniversario de la Reforma Protestante (V)

En el ensayo The Stand publicado por The Economist dedicado al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) se afirma que dondequiera que los gobernantes desmesurados chocan con las personas que demandan su derecho a la libertad religiosa, el espíritu divisivo y dinámico de Lutero seguirá siendo una inspiración. Esto por cuestiones asociativas nos traslada al panorama cubano donde las autoridades políticas aferradas al poder por casi seis décadas mantienen a raya a toda forma política de oposición condenando a la ilegalidad a quienes se atreven a discrepar pero teme y mira con recelos el crecimiento de las denominaciones protestantes reconociendo sin dudas los argumentos que The Economist expone. El Estado cubano prácticamente ha hecho una copia al calco del sistema chino para la represión religiosa. Si China tiene su Administración del Estado para las Atenciones Religiosas (SARA), Cuba tiene su Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos (OAAR); si China tiene su Three-Self Patriotic Movement (TSMP) Cuba encuentra la versión de este en el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC).

Dada su preocupación por el fenómeno del crecimiento protestante el gobierno chino está aplicando su ¨Operación Disuasión¨ mediante la cual intenta ¨guiar¨ a los creyentes que asisten a iglesias no autorizadas a las que el Estado controla y manipula. Similar operación llevan a cabo los órganos de la Seguridad del Estado de Cuba que intentan mantener bajo su control a las denominaciones protestantes con reconocimiento legal en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia (MINJUS) que este aparato represivo manipula para conseguir de ellas lo mismo que intenta el Partido Comunista chino con sus homólogas; mientras hace todo lo posible por frenar el crecimiento, reprimir, e incluso si fuese posible destruir a los movimientos protestantes de nuevo tipo (equivalentes a las Shouwang de China).

Si bien el porcentaje de la población cubana que profesa alguna modalidad de creencia protestante constituye apenas entre un 10 o un 15% (similar al de la población mundial),  este constituye sin embargo el movimiento religioso cubano en mayor efervescencia y con un sorprendente crecimiento exponencial. El 8% de los evangélicos, unas 30 denominaciones, están afiliadas al CIC, organización políticamente comprometida con el sistema equivalente al TSMP de China; y que tiene como referente internacional al Concilio Mundial de Iglesias (CMI). Otro 80% de las denominaciones evangélicas sin embargo simpatiza con la Alianza Evangélica Mundial (AEM) pero ha visto negado sus intentos de fundar con reconocimiento legal la Alianza Evangélica Cubana (AEC) que le tendría como referente, aunque ya en la práctica existe extraoficialmente; su principal oponente es precisamente la OAAR que ha invalidado todo intento de solicitud; e incluso ve con malos ojos y obstaculiza que los líderes de estas denominaciones evangélicas celebren reuniones de oración o de confraternidad entre ellos, a pesar de lo cual sus líderes colaboran y mantienen todo contacto posible.

El rechazo de la OAAR a la AEM es una secuela de la época de la guerra fría cuando esta representaba a las iglesias evangélicas del bloque capitalista mientras que el CMI representaba a las del campo socialista constituido por muchas iglesias que los regímenes comunistas consiguieron manipular para intentar controlar a las masas. Esto explica el porqué de las frecuentes delegaciones internacionales que visitan a Cuba representando al CMI, que sobrevivió al bloque político en el cual se generó, pero no de la AEM, para quienes la OAAR niega reiteradamente el visado religioso pero con la cual, sin embargo, simpatiza y posee lazos la mayor parte de un movimiento protestante cubano cada vez más dinámico, que crece, y consigue apoyo popular en la misma medida que las opciones políticas de cualquier tipo pierden el atractivo y carecen de respuestas para sus necesidades.

Las autoridades políticas tanto de China como de Cuba tienen fuertes razones para mirar y tratar con recelo a los movimientos religiosos protestantes que crecen en sus poblaciones y en considerarlos una verdadera amenaza. No en balde, como recuerda el ensayo de The Economist en la excelente síntesis histórica que incluye, después de la guerra civil inglesa grupos religiosos como los Diggers o los Levellers exigieron el sufragio universal y la propiedad común de la tierra. En 1647, uno de ellos, Thomas Rainsborough, dijo en los debates de Putney con Oliver Cromwell, el puritano que había encabezado el parlamento, que “El hombre más pobre de Inglaterra no está obligado a someterse, en sentido estricto, a un gobierno en el que no ha tenido voz”. Los Diggers se dispersaron, pero la idea de que la igualdad ante Dios implicaba una democracia plena echó raíces. Esta resistencia fue la que precisamente impresionó a John Locke e influyó en sus escritos sobre la libertad de conciencia, que fueron los cimientos del liberalismo inglés, y la Ley de Tolerancia de 1689, que formalizó la aceptación legal de las sectas no conformistas. Las formas participativas en que las iglesias no conformistas a menudo eligieron a sus líderes finalmente pasaron a la sociedad en general. Según David Martin, sociólogo británico de religión citado en The Stand “Las iglesias eran escuelas de democracia”, y sus similares chinas y cubanas, en momentos cruciales de las historias de estos países, no tienen por qué ser la excepción.

@TheEconomist: la Fe protestante ha sido políticamente más exitosa en la oposición que en el poder (IV)

Tal vez lo más interesante del ensayo The Stand publicado por The Economist a propósito del 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) sea su afirmación de que la Fe protestante ha sido políticamente más exitosa en la oposición que en el poder. Las denominaciones históricas establecidas por los misioneros, por ejemplo, fueron fundamentales en la caída del apartheid en Sudáfrica. Historias similares abundan: “En Kenia durante la década de 1980, cuando se prohibió toda actividad de oposición, los líderes de la oposición eran, en efecto, eclesiásticos”, dice Paul Gifford, profesor emérito de religión en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres.

Los lugares donde el protestantismo está más vivo y parece políticamente más sobresaliente -donde sus iglesias continúan discutiendo acerca de quién tiene la razón y qué significa la Biblia, emitiendo declaraciones y contraestructuras tal como lo hizo Lutero- son a menudo aquellos en los que ha conservado su condición de perseguido. El crecimiento de la fe evangélica en China, por ejemplo, tiene lugar en un contexto de desaprobación del que parece sacar fuerza. En 2015 el pastor Wang Yi emitió sus propias 95 tesis sobre “Reafirmar nuestra postura sobre las iglesias en casa” (las Shouwang), congregaciones fuera del control del gobierno. Reiteró la necesidad de la libertad de conciencia y de permitir que las iglesias caseras se independicen, al tiempo que protestan contra la distorsión de las Escrituras y atacan a las iglesias aprobadas por el estado que comulgan con las autoridades del Partido Comunista.

@TheEconomist: Las vidas transformadas por el mensaje #protestante transforman el entorno (III)

Según admite The Economist en su ensayo The Stand dedicado al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) las vidas transformadas se caracterizan por cambiar también su lugar, como ha sucedido con los creyentes pentecostales de Almolonga quienes han traído nuevas energías a su pueblo. Donde antes la prisión estaba llena y los borrachos se desplomaban en las calles, ahora hay un zumbido de prosperidad. Una escuela secundaria que se abrió en 2003 envía a algunos de sus graduados, todos miembros del pueblo K’iché indígena, a universidades nacionales; Oscar, el hijo del Sr. Riscajche, quien preside la junta escolar, afirma su deseo posible de que algún día alguno de sus estudiantes trabaje en la NASA.

Los eruditos han sido sorprendidos por el boom protestante del mundo en desarrollo. Hasta cierto punto, este crecimiento entre los pobres del mundo marca una pérdida de fe en los credos políticos y seculares. The Economist señala que entre 2000 y 2017, el crecimiento anual de 1.9% en el número de musulmanes se debió principalmente a una población en expansión, pero que una parte significativa de la expansión del pentecostalismo del 2.2% anual se debió a la conversión religiosa.

Su énfasis en la experiencia personal hace que el pentecostalismo y creencias similares sean culturalmente maleables; su simplicidad y capacidad para prescindir del clero les da una agilidad que se adapta a las personas en movimiento. Tienden a erosionar las distinciones de fe basadas en la etnia o el lugar de nacimiento lo que hizo de este tipo de protestantismo una fuerza modernizadora. The Economist cita a Peter Berger, académico de la Universidad de Boston, recién fallecido, quien describe a los evangélicos como “la única religión importante que, en el centro de su piedad, insiste en un acto de decisión personal”. Su mezcla de individualismo distintivo y comunidades fuertes y de apoyo la convierte en “un paquete muy poderoso”. Para algunos sociólogos, tales ideas evocan el fantasma de Max Weber, cuyo libro “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”, publicado en 1905, postulaba que el capitalismo moderno era la consecuencia involuntaria de un “ascetismo interior” en los comienzos de la modernidad protestante.

Kevin O’Neill de la Universidad de Toronto es citado por su aseveración de que “En Guatemala, la iglesia pentecostal es casi la única organización funcional de la sociedad civil”. Casi todos los centros de rehabilitación de drogas en la ciudad de Guatemala, de los cuales hay más de 200, son administrados por voluntarios pentecostales. En toda América Latina, hay indicios del impacto socioeconómico de la fe. Un estudio reciente de hombres brasileños realizado por Joseph Potter de la Universidad de Texas descubrió que la fe protestante se asoció con un aumento en las ganancias de los trabajadores durante un período de 30 años, especialmente entre personas de color y menos educadas. En la misma Almolonga, en la primera década de este siglo, los granjeros en promedio ganaban el doble que los de la aldea siguiente, donde el protestantismo no había despegado. Los escépticos lo atribuyen al suelo más fértil o a los nuevos métodos de cultivo pero según Berger, “Max Weber está vivo y goza de buena salud en Guatemala”.

@TheEconomist: El #protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas (II)

Lejos de tratarse de un fenómeno del pasado histórico The Economist afirma en su ensayo The Stand dedicado al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante (https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand) que el protestantismo se mantiene como un movimiento vivo que sigue transformando vidas al punto de que en las últimas décadas, el número de sus adherentes creció sustancialmente. En Almolonga, la comunidad guatemalteca tomada como muestra, desde la década de 1970, cerca de tres cuartas partes de los 14,000 residentes se han convertido a esa Fe; y más del 40% de la población de Guatemala ahora es protestante. Esta historia es presentada por The Economist como un microcosmos de un “despertar protestante” que hoy es más amplio en América Latina y en el mundo en desarrollo. El Pew Research Center es citado en relación a que el 40% de los 2.300 millones de cristianos del mundo son protestantes.

The Stand sin embargo es claro en que el epicentro de este movimiento no se encuentra ya hoy en la Alemania natal de Lutero, ni siquiera en Europa que representa solo el 13% de los protestantes del mundo. La publicación enfatiza que el hogar de esta fe ahora es más bien el mundo en vías de desarrollo. Nigeria por ejemplo tiene más del doble de protestantes que Alemania. Se destaca que más de 80 millones de chinos han abrazado la fe en los últimos 40 años y se cita a Yang Fenggang, de la Universidad de Purdue, quien predice que para el año 2025 podría haber al menos 160 millones de protestantes en China, lo cual significa que esa nación albergará a más protestantes que Estados Unidos en donde hoy todavía viven unos 150 millones de protestantes, el mayor número en cualquier país, pero en el cual ya resulta evidente que la proporción disminuye, las principales denominaciones, a menudo más liberales, cayeron del 18.1% al 14.7% entre 2007 y 2014, según el Pew Research Center, la proporción de evangélicos cayó menos drásticamente, del 26.3% al 25.4% mientras  que los religiosos no afiliados aumentaron del 16.1% al 22.8%.

La diversidad en el protestantismo también se tiene en cuenta en el ensayo que afirma que las variedades de más rápido crecimiento tienden a ser las evangélicas, que enfatizan la necesidad de un renacimiento espiritual y la autoridad de la Biblia. La base de datos del Gordon-Conwell Theological Seminary de Massachusetts, se cita en relación a que los pentecostales y otros evangélicos carismáticos representan el 35% de los protestantes de Europa, el 74% de los Estados Unidos y el 88% de los países en desarrollo y el 10% de todas las personas en la Tierra.

@TheEconomist dedica un ensayo titulado The Stand al 500 Aniversario de la Reforma Protestante (I)

En un reciente número, el 9065 del Volumen 425, The Economist dedica su ensayo The Stand al 500 aniversario del estallido de la Reforma Protestante: https://www.economist.com/news/essay/21730868-stand. El autor, quien como es tradicional en esta prestigiosa publicación, queda en el anonimato, realiza una evaluación de cinco siglos de un movimiento que no cesa de reformar su entorno mientras también se reforma a sí mismo. Es lógico que The Economist, con casi dos siglos (desde 1843), abordando la actualidad de las relaciones internacionales y de la economía desde un marco global, no quede fuera del amplio debate que ha suscitado al quinto centenario de un estallido religioso que determinó el desarrollo del Occidente liberal moderno.

El ensayo se mueve entre la fecha marcada como el origen de la Reforma, el 31 de octubre de 1517, cuando Martin Lutero clavó las 95 tesis en la iglesia en Wittenberg, Sajonia, Alemania, y hasta la actualidad en lugares tan distantes del estallido original como Corea del Sur, pero principalmente en el punto específico de la comunidad guatemalteca de Almolonga, donde Mariano Riscajche, un aldeano maya, tuvo en los ´70 del siglo pasado una experiencia mística parecida a la del monje alemán en el siglo XVI, que inició, como aquel, un movimiento que está transformando para bien el entorno de su localidad.

The Stand adjudica el éxito de este movimiento, que pudo haber terminado como una protesta menor en un rincón remoto de Europa, pero que llegó a convertirse en un movimiento global, a las tres creencias basadas en la palabra latina para “solo”: sola fide (que las personas son salvadas solo por la fe en Jesús, no por lo que hacen); sola gratia (que esta fe es dada solo por gracia, y no puede ganarse); y sola scriptura (que se basa solo en la autoridad de la Biblia, y no en la tradición o la iglesia). Estas ideas ofrecieron un nuevo tipo de libertad, la centrada en el individuo, que ayudó a allanar el camino hacia la modernidad. Según Jacques Berlinerblau, sociólogo de la Universidad de Georgetown, citado en el ensayo, “La separación de poderes, la tolerancia, la libertad de conciencia, todas son ideas protestantes”.

Manolo se nos fue, para quedarse para siempre

Foto tomada por Leonardo Rodríguez Alonso. Manolo, junto a su pared manchada con el improperio de ¨mercenario¨ y el suelo anegado de orine y excrementos arrojados impunemente.

Un amigo entrañable, opositor de siempre al castrismo en #Cuba, Juan Manuel Sarduy Segredo, murió la mañana del domingo 12 de noviembre en su poblado de Camajuaní en Cuba sin conseguir su anhelado sueño de ver a su patria libre. Tuvo la bendición de militar en el mítico Comité Cubano Pro Derechos Humanos y en el año 1994 fue uno de los fundadores del Movimiento Cubano Reflexión ofreciendo su vivienda como sede del mismo hasta el día de su muerte.

Viví en su casa eventos estoicos que nunca olvidaré, como lo fueron las premiaciones del concurso ¨Espuela de Plata¨ que se convirtieron en un evento literario nacional que contó entre sus jurados con escritores de la talla de Raúl Rivero. Siempre llevaré conmigo también aquel 10 de junio de 2011 cuando participé y tuve el honor de dirigir unas palabras en la inauguración de la Biblioteca Independiente ¨Gustavo Arcos Bergnes¨ con sede en su casa. Gracias a los eficientes servicios de Manolo como bibliotecario pude leer libros prohibidos en Cuba que de otra manera no hubiese podido conseguir.

Biblioteca en homenaje a Gustavo Arcos Bergnes

Biblioteca en homenaje a Gustavo Arcos Bergnes

Disfruté mucho horas de conversación en la sala de su casa que fueron verdaderas lecciones para mí sobre la Historia de Cuba, la que los medios oficiales tanto han distorsionado y abusado, y también sobre el amor más puro y desinteresado por la patria… fuera de los libros no creo haber conocido a alguien de quien personalmente haya aprendido tanto de esto como del vivo ejemplo de él.

También fue un paradigma para mí en cuanto a padre y esposo, su esposa Mariíta, su mayor cómplice de oposición y sueños, sobrevive de cáncer y he conocido a pocos cónyuges que cumplan tan fielmente como él aquello de ¨ser fiel en pobreza y enfermedad¨ que tanto se promete pero tan pocas veces se practica. Su mayor razón para vivir era precisamente ella, sin embargo quiso la inexorable voluntad divina que fuese ella quien ahora le sobreviva.

Hordas de ¨segurosos¨ frente a casa de Manolo

Permanecerá para siempre en mi memoria una mañana de sábado cuando fui a visitarles para encontrarme su cuadra en un cerco de la Seguridad del Estado con el objetivo de impedir que cualquiera pudiese visitarles. Un agente me impidió llegar diciéndome que estaba prohibido acceder al hogar de mis ancianos amigos. Hice como que me iba y luego de dar un rodeo me las ingenié para entrar por la retaguardia y cuando me descubrieron ya me encontraba a escasos diez metros de la vivienda. Percibiendo el corre corre de los esbirros, Manolo y Mariíta salieron de casa para darnos un abrazo en plena calle que no pudieron impedir. Los gendarmes insistieron en que tenían que cumplir órdenes y que no me dejarían entrar, pero les dije que no me retiraría sin hacer antes una oración por ellos, que era el objetivo que me llevaba, y allí, en plena calle, tomados de la mano, en voz alta realicé una oración pública escuchada por todo el vecindario, en la cual pedí por mis amigos ultrajados y también por aquellos que en ese mismo momento nos rodeaban, como me diera ejemplo Cristo al rogar por aquellos que le crucificaban. Aquella oración mía, así como otras elevadas en su momento, pidiendo por la libertad de Cuba, aún no han recibido respuesta total, lo cual no significa que no vayan a ser contestadas, y que lo tanto por lo que Manolo procuró y luchó no nos vaya a ser concedido, para disfrute de sus hijos y nietos.

Vista previa a un acto de repudio contra Manolo, desde su ventana

Vista previa a un acto de repudio contra Manolo, desde su ventana

Su poder moral es un ejemplo tan fuerte para su comunidad que su casa fue objeto de vigilancias y actos de repudio. Sus paredes permanecen hasta hoy escritas y manchadas por sus enemigos quienes no solo contentos con esto le lanzaban excrementos y otras pudriciones muy emblemáticas del sistema durante la madrugada, sin considerar que quienes habitaban el lugar ya eran mayores, y que Mariita es una sobreviviente de cáncer.

Entre los insultos que escribieron en las paredes del indoblegable Manolo en letras bien grandes que expresan la impotencia del régimen ante su valor, incluyeron la palabra ¨Mercenario¨, uno de los epítetos preferidos por el sistema para ofender a quienes anhelamos ver a Cuba libre de las garras del comunismo. Contradictoriamente la única vez que tocó las puertas de la Embajada de los EE.UU. en Cuba para solicitar visa -el 30 de junio de 2016- le fue negada, y como tampoco viajó a ningún otro país murió sin poner jamás un pie fuera de su isla donde permaneció la totalidad de sus 76 años (habría cumplido 77 el próximo 24 de noviembre), por lo cual todavía nos preguntamos de qué potencia extranjera habrá sido Manolo mercenario. Algunos de los lacayos del régimen que participaron en actos de repudio en su contra y le gritaron, sí recibieron visa y algunos de ellos viajan todavía con frecuencia a Miami.

A su hijo Manolito (el Nene) le hicieron la vida imposible por el simple hecho de ser hijo de su padre, y sin que militase jamás partido o movimiento de oposición alguno, vez tras vez vio cerrarse como represalia toda puerta de estudio o de trabajo; motivo por el cual fue acogido en USA como refugiado donde le sorprendió el día de la fatídica muerte de su padre. Llegue a todos sus familiares nuestro más sentido pésame. Manolo, ¡haremos realidad tu sueño, que es el nuestro también! Y ese día, parte de lo que consigamos lo deberemos a hermanos como tú, aunque ya no estén físicamente entre nosotros, espiritualmente nos acompañarán siempre.

La IV Edición Anual del Premio Patmos a Dagoberto Valdés Hernández en el 500 Aniversario de la Reforma Protestante

Dagoberto muestra la placa que lo acredita como Premio Patmos 2017 acompañado de representantes de Convivencia y del Instituto Patmos.

La IV Edición Anual del Premio Patmos que concedemos a nuestro muy apreciado Dagoberto Valdés Hernández coincidiendo con el 500 Aniversario de la Reforma Protestante, es más un premio a Patmos, que lo entrega, que a Dagoberto que lo recibe. Nuestro Instituto con solo casi cinco años de existencia se encuentra apenas en estado embrionario y nuestra corta vida ha estado signada por tribulaciones que encajan muy bien con el nombre con el cual nos identificamos, el de la isla mediterránea donde Juan el apóstol estuvo preso por causa ¨de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo¨ (Apocalipsis 1:9).

Entre las muchas inspiraciones que nos impulsaron, primero a nacer, y luego a continuar adelante en lo poco que hemos conseguido hacer en nuestra corta y atribulada existencia, se encuentra precisamente la de Dagoberto Valdés y de quienes le acompañaron primero en Vitral, y ahora en Convivencia. Nuestra historia y quehacer son nada al lado de la apasionada labor de Dagoberto y de sus valiosos colaboradores de dentro y de fuera de Cuba. Las enseñanzas y el ejemplo generados por el Centro de Estudios Convivencia constituyen hoy para nosotros un desafío para lograr de Cuba lo que juntos soñamos por igual. Dios utiliza a Dagoberto y a Convivencia para ofrecernos esperanza en las tribulaciones como mismo las recibiera Juan en Patmos a través de visiones celestiales.

Placa premio Patmos 2017

Este es el cuarto año consecutivo en que concedemos este reconocimiento. La condición primordial para nuestra selección es que nuestro elegido sea alguien que haya demostrado ser consecuente con su Fe en Cuba. Y Dagoberto Valdés Hernández lo ha demostrado con creces a lo largo de muchos y difíciles años sin claudicar.

Es de notar que con Dagoberto suman ya tres premios concedidos a católicos de los cuatro que hemos otorgado, le anteceden el laico Amador Blanco Hernández, Premio Patmos 2014 y el P. José Conrado, Premio Patmos 2015; solo el Premio Patmos 2016 ha sido el concedido a un protestante, el Dr. Oscar Elías Biscet, de definición bautista. No debe sorprender a nadie nuestra selección de tres católicos entre nuestros premios anuales que se otorgan precisamente en el Día de la Reforma Protestante. Como se sabe, nunca fue la intención de Martin Lutero cuando clavó sus 95 tesis a la puerta de su Iglesia en Wittenberg, Alemania, abandonar a su Iglesia, por el contrario, movido de gran amor por ella se proponía reformarla a la luz de lo que consideraba correcto en la Palabra de Dios y por la cual se sentía desafiado. Mucho menos se había propuesto provocar la escisión que finalmente ocurrió y que tuvo lugar luego de un juicio celebrado a Lutero por su iglesia y en el cual fue excomulgado. Lamentablemente no fue comprendido en su momento por la iglesia que amaba y anhelaba reformar de acuerdo a la Palabra de Dios.

Dagoberto Valdés Hernández ha sido siempre un católico comprometido con su profunda fe cristiana que ama con fervor a su iglesia y anhela y procura que ella actúe como es digno de Cristo en el contexto cubano aunque no siempre sea bien entendido por ello. Él y sus proyectos, primero Vitral y luego Convivencia, constituyen expresiones de la manera en que los hijos de Dios debemos encarnarnos en medio de la sociedad en la que Dios nos coloca para servirle. Nuestro Premio Patmos 2017 se entrega a una luz en la oscuridad como lo fue Martin Lutero en 1517. Y no dudamos que como también ocurrió con el creer y actuar de aquel monje agustino que de una luz que parecía condenada a apagarse, pero que resultó en un movimiento imparable que transformó a toda la cultura occidental; esta luz de Cristo que se irradia para toda Cuba desde Pinar del Río desde hace tantos años, no solo no se apagará, como el Maligno procura, sino que terminará iluminando irresistiblemente a toda Cuba.

A la acción social y cívica que nace de la fe que en Dagoberto se genera por la gracia de Dios puede sumarse su vocación en tender puentes y abrir puertas y ventanas que contribuyan a la convivencia no solo de quienes habitamos bajo el mismo techo de la patria sino también de la iglesia universal. Dagoberto no olvida nunca los genes protestantes que también se encuentran en su ADN cristiano, sigue amando su tiempo en la iglesia metodista, y no fue casual que en la Comisión Nacional de Laicos de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en 1977 Dagoberto titulara una tesis con el mismo nombre del de una de las obras del famoso teólogo luterano alemán del siglo XX Karl Barth: “Comunidad cristiana y comunidad civil” en la que introdujo el término de sociedad civil y las relaciones entre ella y la comunidad cristiana; principios con los que Dagoberto ha sido totalmente consecuente. Llama la atención que Karl Barth fuera también uno de los autores más citados en la cristología espiritual desarrollada por Josef Razinger, el papa Benedicto XVI, que renunció para retirarse a orar.

Es por estas y muchas razones más que el Instituto Patmos al hacer este humilde homenaje, repleto sin embargo de significados, más que felicitar, agradece a Dagoberto Valdés Hernández por aceptar nuestra distinción y recibirnos, lo cual nos honra profundamente a la vez que nos anima, y esperamos que estimule a otros también, para tampoco claudicar ni dejar espacio al desaliento; sino por el contrario seguir el ejemplo que nuestro premiado, como Juan en Patmos, o Lutero en Wittenberg, nos ofrece a seguir.